Anatomía del ojo

Edith Sánchez · 5 noviembre, 2017
El ojo es una máquina fantástica compuesta por tres capas y varias estructuras que permiten la visión y la protección del órgano

En la anatomía del ojo se distinguen tres capas: externa, media e interna. Así mismo, el globo ocular, que es lo que conocemos popularmente como “ojo”, tiene varios componentes en su interior y también estructuras de protección.

La capa externa del globo ocular está compuesta por la córnea y la esclera. La córnea es la zona más exterior de la anatomía del ojo. Es un área transparente, muy parecida al cristal de un reloj de pulsera. La córnea está formada por un tejido “avascular”, es decir, sin irrigación sanguínea. Se trata de un tejido sumamente especializado, que permite refractar y transmitir la luz hacia la retina, en el fondo del ojo.

La esclera, por su parte, es una cubierta externa de tipo fibroso que tiene alto contenido de colágeno. Tiene una conformación densa, de color blanquecino. En la parte delantera, se continúa con la córnea y en la parte trasera con el nervio óptico. El globo ocular se mueve gracias a los músculos que están sujetos a la esclerótica.

La anatomía del ojo en la capa media

La anatomía del ojo en la capa media

La capa media del ojo recibe el nombre de “úvea” y está compuesta por la coroides, el iris y el cuerpo ciliar. Cada uno de esos componentes de la anatomía del ojo tiene una conformación diferenciada.

  • La coroides: se ubica entre la esclera y la retina, nutriendo las zonas más externas de esta. La coroides contiene un pigmento cuya función es absorber el exceso de luz y prevenir la visión borrosa.
  • El cuerpo ciliar: es una estructura de la anatomía del ojo que conecta la coroides con el iris. Tiene forma triangular y es la zona encargada de producir la salida del humor acuoso, a través del canal de Schlemm. También hace que el cristalino cambie de forma.
  • El iris: esta estructura protege al ojo de la entrada excesiva de luz. Está ubicado entre la cámara anterior y el cristalino. En el centro tiene una abertura circular llamada “pupila”, que se dilata o se contrae. Puede ser de diferentes colores, según la herencia.

Visita este artículo: Desprendimiento de retina qué es, causas y cómo evitarlo

La capa interna o retina

retina

La capa interna de la pared del globo ocular se llama “retina”. En ella se encuentran los conos y los bastones, que son los fotoreceptores del ojo. Esto quiere decir que permiten percibir la luz y los colores. En total, hay entre seis y siete millones de conos en la retina.

Los conos permiten captar los colores durante el día. Asimismo, hay unos 120 millones de bastones que hacen posible la visión en blanco y negro en la oscuridad. Las señales de los fotorecepetores son enviadas al cerebro mediante las vías ópticas que se encuentran en el nervio óptico.

La zona más importante está localizada en el centro de la retina y es conocida como “mácula” o “mácula lutea”. Esta área se encarga de otorgarle color y nitidez a las imágenes captadas por el ojo. Es la región de mayor agudeza visual.

Ver también: Síndrome del ojo seco y cómo combatirlo.

El interior del globo ocular

El interior del globo ocular

En el área interior del globo ocular se encuentran los siguientes componentes:

  • Cristalino: se encarga de la nitidez y de los enfoques de los rayos de luz, junto con la córnea. Está formado por un tejido transparente y rodeado de una cápsula elástica.
  • Cámara anterior y posterior: la cámara anterior está entre la córnea y el iris. La posterior, entre el iris, el cristalino y el cuerpo ciliar.
  • Humor vítreo: es un tejido gelatinoso que ocupa las dos terceras partes del globo ocular. El humor vítreo es transparente y está compuesto en un 98% por agua.
  • Ángulo iridocorneal: está formado por la córnea y el iris y permite el drenaje del humor acuoso.

Estructuras de protección y nervio óptico

Las estructuras de protección en la anatomía del ojo son:

  • Órbitas óseas: son unas concavidades formadas por siete huesos adyacentes al cráneo. Tienen dos aberturas, una abajo y otra atrás; por ellas pasan los nervios y las venas. El globo ocular ocupa la quinta parte de las órbitas y la zona restante tiene tejidos conjuntivos y grasos, nervios, músculos y vasos.
  • Párpados: los párpados son dos pliegues móviles de piel, que protegen al ojo de elementos externos o de fuertes deslumbramientos. En el borde tienen glándulas sebáceas.
  • Aparato lacrimal: la glándula lacrimal está ubicada debajo de la parte externa del párpado superior. Se une con la cavidad nasal a través del saco lacrimal y el conducto naso-lacrimal.
  • Conjuntiva: es una membrana transparente y mucosa que recubre el globo ocular y lo protege contra gérmenes y cuerpos extraños.

El nervio óptico, por su parte, es un cable que se conforma a partir de la confluencia de las fibras nerviosas de la retina. Estas fibras suman más de un millón. Transmite lo impulsos visuales hacia el cerebro y conecta el ojo con el área visual del mismo.