Anatomía esencial de las vías aéreas

29 agosto, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Las vías aéreas son una serie de estructuras encargadas de transportar el aire hacia los pulmones, donde se produce el intercambio gaseoso.

Las vías aéreas (faringe, laringe, tráquea y árbol bronquial) constituyen las estructuras capaces de conducir el aire en el interior del organismo. ¿Conoces cuál es su anatomía?

A continuación explicaremos las estructuras más importantes según su localización anatómica, así como cuáles son sus puntos de entrada.

Puntos de entrada a las vías aéreas

Hay dos puntos de entrada:

  • Las fosas nasales: en general son las encargadas de introducir el aire mediante el proceso de inspiración. El aire entra por la nariz, sufre un proceso de purificación en las vibrisas (pelos encargados de eliminar los gérmenes) y continúa hasta la parte más alta de la faringe, denominada rinofaringe.
  • La boca: es el punto de acceso del aire en situaciones de respiración forzada. Este proceso es más forzoso que la inspiración y se lleva a cabo en situaciones de alta demanda de aire, o por el contrario, cuando las fosas nasales se encuentren taponadas y no permitan la entrada de aire.

Quizá te interese: Los efectos de fumar para el organismo

Anatomía de las vías aéreas

«Las vías respiratorias son un conjunto de órganos que participan en la respiración; incluye la nariz, la garganta, la laringe, la tráquea, los bronquios y los pulmones. También se llama aparato respiratorio»
– Diccionario de cáncer–

Faringe

La faringe, entrada a las vías aéreas

La faringe es una estructura hueca y alargada en forma de tubo que contiene mucho tejido muscular. Constituye la porción del cuello denominada garganta y es común que se inflame en procesos de infección respiratoria (faringitis).

Se trata de un punto clave de la anatomía puesto que convergen dos sistemas de conducción: Por un lado se encarga de conducir el aire hasta la laringe y, por otro lado, transporta el bolo alimenticio hacia el esófago.

Esto significa que si un cuerpo extraño se estanca a su paso por el esófago (una espina de pescado, un hueso, etc.) hay riesgo de que las bacterias que constituyen la flora orofaríngea. Entonces podrían proliferar y producir infección justo por encima o por debajo de la localización de la obstrucción.

La epiglotis y las amígdalas

Para evitar que los alimentos pasen a las vías aéreas existe una válvula membranosa que tapona la entrada a la laringe durante la deglución. Esta se conoce como epiglotis.

La faringe comunica con la nariz, con la boca y también con el oído mediante la trompa de Eustaquio. Por eso cualquier infección de la mucosa tiene riesgo de extenderse.

Para evitar la infección presenta unas estructuras denominadas amígdalas. Se trata de glándulas de tejido linfoide muy activo a nivel inmunitario. En el anillo de Waldeyer se concentran varias amígdalas y suponen un mecanismo de defensa muy importante.

Laringe

Una vez el aire atraviesa la faringe llega hasta la laringe, atravesando las cuerdas vocales que actúan como esfínter. Regulan el paso de aire y también constituyen una parte muy importante del aparato fonador.

Como curiosidad, cabe destacar que el tamaño de la laringe en las mujeres es mucho más pequeño que en los hombres. De manera que existe una variabilidad de 2 o más cm según el sexo (se dice que la media estaría entre 5 y 7 cm).

La tiroides

En esta estructura existen varios cartílagos y ligamentos que fijan las partes blandas y proporcionan estabilidad. Además, la laringe se encuentra en relación con el tiroides.

Es imprescindible hacer un estudio tridimensional del tumor en el caso de cáncer de tiroides puesto que la lesión del nervio laríngeo recurrente es una complicación muy frecuente de la cirugía. Además, puede dejar al paciente con problemas de fonación persistentes.

Tráquea

La siguiente estructura de las vías aéreas es la tráquea. Es un cilindro constituido por la superposición de cartílagos en forma de herradura, de manera que en la parte posterior se sitúa el esófago y por delante, el cartílago le otorga resistencia.

Todos los anillos cartilaginosos conectan al estar en relación con el músculo traqueal, que se trata de un músculo liso. En la porción más inferior, la tráquea se bifurca en un punto denominado carina, dando lugar a los 2 bronquios principales (izquierdo y derecho).

Descubre: Cómo hacer un enjuague bucal para el tratamiento de la laringitis

Árbol bronquial

A partir de los bronquios principales, las vías aéreas se siguen dividiendo en forma de ramas. Así constituyen bronquios cada vez más pequeños.

De los bronquios principales nacen los bronquios lobares, y estos a su vez se dividen en bronquios segmentarios, hasta que estos carecen de cartílago y pasan a denominarse bronquiolos. Este es el punto final puesto que a partir de aquí se encuentran los alveolos, que es el lugar donde se produce el intercambio gaseoso. Los alveolos son el elemento más pequeño de los pulmones.

Esta es la anatomía básica de las vías aéreas. Ahora ya conoces un poco más de esta parte del cuerpo humano.

  • David J. Stone y Thomas J. Gal. Airway Anatomy. En Miller RD (ed), 5th ed., New York: ChurchillLivingstone, 2000, pp. 1414-1451.
  • Andranik Ovassapian. Anatomy of the airway. En Andranik Ovassapian (ed), 2nd ed., Philadelphia: Lippincott-Raven. Publishers, 1996, pp17-26.
  • Joseph R Brimabombe. Anatomy. En Joseph R Brimabombe (ed), 2nded, Philadelphia: Elsevier Limited, 2005, pp73-104.
  • Shawn T. Simmons. M.D. and Arno. R. Schleich. M.D. Airway regional. Anesthesia for Awake Fiberoptic. Intubation. Regional Anesthesia and Pain Medicine, vol 27, No 2,2002: pp 180 – 192.