Anatomía de la vagina

Edith Sánchez 2 enero, 2018
Lo más notorio en la anatomía de la vagina es la presencia de tres capas o túnicas, cada una de las cuales desempeña funciones específicas

La palabra vagina proviene del término vāgīna, que en Latín significa “vaina”. El primero en utilizar este término fue el doctor Johann Vesling, en 1641. Comúnmente, la vagina es conocida por ser el órgano genital del aparato reproductor femenino.

La vagina es un conducto hueco, elástico, conformado por fibras y músculos que une la vulva con los órganos genitales internos (cérvix uterino, ovarios, trompas de Falopio y útero). Del mismo modo, la vagina comunica el útero con la vulva superficial (el área visible que incluye los labios internos y externos, el clítoris y el perineo), y por ende, el exterior.

Funciones de la vagina

cuidado vaginal

  1. Permitir periódicamente la salida de flujo y tejido menstrual, entre otras secreciones.
  2. Permitir la cópula; específicamente la penetración vaginal.
  3. Fungir como canal para la salida del bebé, en el momento del parto.

Ver también: ¿Picazón y ardor vaginal? Prueba estos remedios

Localización y conformación de la vagina

La vagina se encuentra ubicada entre la uretra y el recto y termina en un orificio alrededor de los labios mayores. Su longitud oscila entre los 8 y 11 centímetros aproximadamente y atraviesa la pelvis, que es la cavidad que le sirve de soporte.

Tanto el orificio vaginal como la abertura de la uretra se encuentran protegidos por los labios de la vulva. En estado de reposo, la vagina tiene una forma aplanada, por lo cual sus paredes se tocan una con la otra, a excepción de las extremidades.

En posición dorsal de litotomía, es decir, cuando el cuerpo de la mujer está en reposo, con la cabeza, la espalda y las nalgas sobre una superficie, pero con las piernas levantadas, la vagina se extiende hacia atrás, en dirección del sacro.

La vagina se encuentra unida con el útero, en su extremo superior, es decir, por encima del cuello uterino. Los espacios entre este último y la vagina reciben el nombre de fondos de saco vaginales. Son el anterior, el posterior y los laterales.

Las capas de la pared vaginal

lubricante-vaginal

La pared vaginal está compuesta por tres capas: túnica mucosa, túnica muscular y túnica adventicia. Cada una de ellas tiene una conformación y unas características específicas. Veamos esto en detalle.

Lee también: 5 remedios naturales contra el mal olor vaginal

Túnica mucosa

Está formada por varios pliegues, los cuales reciben el nombre de “arrugas vaginales”. Estas tienen diferente grosor y forma. La túnica mucosa contiene, a su vez, dos capas: el epitelio y la lámina propia.

  • Epitelio. Tiene un diámetro variable, pero en promedio es de tres centímetros. Allí se encuentran las células eosinófilas, cuyo papel es transformar el glucógeno en monosacáridos. Luego, debido a la acción de la flora vaginal, estos se convierten en ácido láctico, el cual le confiere un carácter ácido al órgano.

Durante una etapa fisiológica denominada “fase secretora”, el grosor del epitelio y su citología cambian drásticamente.  En ese momento hay mayores posibilidades de embarazo y también de infección, ya que no hay presencia de ácido láctico.

La función de esa etapa “inofensiva” es la de contribuir a la supervivencia de los espermatozoides. En esa fase, la “lámina propia” se convierte en la principal barrera defensiva contra posibles infecciones.

  • Lámina propia. Es un tejido que une el epitelio con la túnica muscular. En la parte más profunda de esta zona hay fibras más gruesas y vasos sanguíneos de mayor calibre. Tales vasos forman las “cavernas vasculares” y estas, a su vez, conforman un tejido eréctil.

Túnica muscular

resequedad vaginal

La túnica muscular de la vagina está conformada por un músculo liso. Este, a su vez, tiene dos estratos diferentes: uno interno y otro externo. El interno está compuesto por fibras circulares y el externo por fibras longitudinales. Este último es más grueso.

De otro lado, también hay una serie de células musculares esqueléticas, que conforman el músculo bulboesponjoso. Este, por su parte, forma una especie de esfínter que cierra la vagina.

Túnica adventicia

La túnica adventicia está formada por un tejido conjuntivo fibroelástico que es denso. Ayuda a fijar a las otras túnicas con una gran cantidad de venas, vasos sanguíneos y fibras nerviosas.

En el siguiente enlace puede encontrar más información acerca de la vagina: Asociación Española de Terapia Sexual y Sex Coaching

Inervación y vascularización

La parte superior de la vagina está irrigada por dos ramas que se desprenden de la arteria uterina: las vésico-vaginales y las cérvico-vaginales. Las primeras aparecen antes del cruce de la arteria por el uréter y las segundas, después de dicho cruce.

En la parte media de la vagina está la arteria vaginal, la cual se deriva de la arteria hipogástrica. En la parte inferior está la arteria hemorroidal media y ciertas ramas de la arteria pudenda interna. Entre tanto, la parte alta de la vagina recibe la inervación del plexo uterovaginal y la parte inferior, del nervio pudendo.

Te puede gustar