Angioma cerebral, ¿cómo nos afecta?

2 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
El angioma cerebral es una patología que consiste en la malformación de los vasos sanguíneos que irrigan el territorio encefálico.

Un angioma cerebral (también denominado hemangioma cerebral) es un tipo de malformación vascular caracterizada por agrupaciones de capilares dilatados. Un angioma es una malformación o neoplasia de las células de los vasos sanguíneos que puede aparecer en forma de nódulo o de caverna formada por endotelio que contienen sangre.

Los angiomas pueden aparecer en diversas partes del cuerpo, aunque lo más común es que aparezcan en la piel.

De acuerdo a los datos de las investigaciones más recientes, los angiomas afectan por igual a hombres y mujeres. Por otra parte, suelen desarrollarse entre los 20 y los 30 años de vida, aunque pueden aparecer en otras etapas de crecimiento.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del angioma cerebral?

En el caso del angioma cerebral, la malformación se produce en algún área de este órgano. Al igual que los demás tipos de hemangioma, posee un alto riesgo de derrame. Por tanto, es probable que se produzca una hemorragia en el lugar de la neoplasia. Sin embargo, en el caso del cerebro, una hemorragia tendría fatales consecuencias a corto y largo plazo.

De esta manera, la sangre derramada impide la renovación de nutrientes y eliminación de desechos de células cercanas. Por tanto, las neuronas pueden llegar a morir y el organismo no es capaz de reemplazarlas.

derrame cerebral

Por otra parte, si el hemangioma cerebral no estalla, mantendrá un crecimiento gradual. Más tarde, empezará a ejercer una presión extra sobre áreas encefálicas cercanas, alterando sus funciones habituales.

Asimismo, los síntomas pueden variar en función de la localización del angioma cerebral en el paciente. Aproximadamente 1 de cada 4 pacientes poseen un cuadro clínico asintomático, es decir, no desarrollan señales de este trastorno. De esta manera, entre los síntomas más frecuentes de este trastorno podemos destacar:

  • Náuseas y vómitos.
  • Cefalea o dolor de cabeza intenso.
  • Problemas visuales. La alteración visual más frecuente en estos casos es la visión doble o borrosa.
  • Cansancio, debilidad o fatiga general. También puede afectar al tono muscular.
  • Episodios de convulsiones. Se trata de crisis en las que el paciente desarrolla descargas epilépticas.
  • Dificultades para llevar a cabo un pensamiento racional. Es posible que el angioma cerebral afecte a las áreas encargadas del planteamiento lógico y de problemas. Asimismo, el sujeto suele presentar problemas relacionados con el lenguaje.
  • En otras ocasiones, se han presentado alteraciones en las funciones digestivas, cardíacas y respiratorias controladas por el encéfalo.

Quizá te interese: ¿Qué son las convulsiones?

¿Cuáles son las posibles causas del angioma cerebral?

Cuando los angiomas se presentan en órganos como los pulmones o el cerebro, pueden llegar a tener consecuencias para la salud del paciente.

De momento, no se ha podido identificar una causa en concreto. Sin embargo, ha sido capaz de diferenciar entre dos tipos de angiomas según el origen que presenten:

Forma familiar

En este caso, el paciente presenta una serie de antecedentes (familiares que han desarrollado la misma alteración). De esta forma, el componente genético de la enfermedad se transmite de una generación a otra de forma dominante.

Además, padecer el angioma es consecuencia de una serie de mutaciones a nivel genético. Por norma general, el grupo de genes afectado es CCM1, CCM2 o CCM3. Asimismo, estos pacientes suelen presentar otros tumores a nivel cerebral o malformaciones.

Forma esporádica

Por otra parte, existen sujetos con angioma cerebral que no tienen antecedentes familiares. Normalmente la malformación aparece de forma única o simple.

Descubre: Primeros síntomas del angioma en el hígado

¿Cómo se lleva a cabo el diagnóstico del angioma cerebral?

Finalmente, el equipo médico realizará una serie de pruebas médicas para identificar esta alteración. Así, también es capaz de descartar otros trastornos que presenten características similares. Por ejemplo, entre los procedimientos médicos dentro del diagnóstico más comunes encontramos:

  • Examen físico. En él los especialistas comprobarán los síntomas que haya desarrollado el paciente. Asimismo, se realizará un estudio de la historia clínica y los antecedentes familiares del paciente.
  • Obtención de imágenes internas. Gracias a ellas, el grupo de expertos podrá identificar el tumor y comprobar sus características. Por norma general, se llevan a cabo el TAC (Tomografía Axial Computarizada) y la IRM (Imagen por Resonancia Magnética). En otras ocasiones se ha empleado también la angiografía cerebral.
  • Afridi, S., & Goadsby, P. J. (2003). New onset migraine with a brain stem cavernous angioma. Journal of Neurology Neurosurgery and Psychiatry. https://doi.org/10.1136/jnnp.74.5.680
  • Felbor, U., Sure, U., Grimm, T., & Bertalanffy, H. (2006). Genetics of cerebral cavernous angioma. Zentralblatt Fur Neurochirurgie. https://doi.org/10.1055/s-2006-933537
  • Zakaria, M. A., Abdullah, J. M., George, J. P., Mutum, S. S., & Lee, N. N. A. (2006). Third ventricular cavernous angioma. Medical Journal of Malaysia. https://doi.org/10.1016/j.jocn.2004.08.025