Anillo vaginal: todo lo que hay que saber

Claudia Pamela Forestello · 6 agosto, 2018
El anillo vaginal se ha convertido en un elegido de las mujeres como método anticonceptivo, sin embargo necesita complemento para la prevención de enfermedades de transmisión sexual

El anillo vaginal es uno de los métodos preventivos para la planificación familiar. En la actualidad, las mujeres tienen la posibilidad y la libertad de elegir cuidarse. Así, el sexo se disfruta desde otro lugar y no meramente como un acto para reproducir.

Lo más acertado es realizar un control ginecológico a temprana edad. Más aún, cuando deciden tener una vida sexual activa. De esta manera, cada chica aprende cómo prevenir embarazos no deseados. Con la ayuda de un profesional es más sencillo conocer su propio cuerpo y optar por la mejor opción.

Anillo vaginal: ¿de qué estamos hablando?

Es uno de los métodos anticonceptivos hormonales más utilizados por las mujeres en la actualidad. Consiste en un aro de aproximadamente 5 cm fabricado con acetato de vinil etileno.

Debido a su uso, se trata de un elemento a prueba de alergias y flexible para su mejor manipulación. El mismo se coloca en la vagina de la mujer con el fin de detener la ovulación. Es decir, cumple la misma función que las pastillas anticonceptivas. Previene embarazos, pero no las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Conoce todas las opciones: Antibióticos y anticonceptivos hormonales: ¿qué debes saber?

Todo lo que debes saber sobre los anillos vaginales

1. Es un método privado

El anillo vaginal es un método personal que pasa inadvertido por otras personas. Solo la mujer que lo tiene colocado sabe de su existencia. Muchas chicas lo eligen porque además de su eficacia, encuentran en él la discreción que buscan para cuidados sexuales.

2. Facilidad en el uso

Es un anticonceptivo de fácil colocación, de hecho no es necesario asistir a un profesional para comenzar a utilizarlo o para su recambio. La mujer, sola, puede ingresar el mismo sin sentir la invasión de en su cuerpo de una mano ajena.

3. Alta efectividad

Del mismo modo que las píldoras anticonceptivas, tienen una efectividad del 99%. Inhibe la ovulación femenina y actúa como barrera para los espermatozoides. Una de las ventajas es que no hay que recordar cada día de su presencia.

Descubre: Pastillas anticonceptivas: efectos secundarios

4. Solo una vez al mes

El primer día de menstruación es el indicado para colocar el anillo vaginal. Debe permanecer en su lugar por los siguientes 21 días en que habrá que quitarlo.

Se realiza un descanso de una semana y se hace un recambio del anticonceptivo. En el caso de las mujeres que se encuentran en situación de postparto, los cambios se realizan a los 3 meses.

5. Liberación de hormonas leves

Las hormonas que liberan para evitar la ovulación se realizan en pequeñas dosis y con mayor distribución. A diferencia de otros métodos, no trabaja directamente sobre el flujo de sangre.

6. Compatible con los tampones

Las mujeres modernas están acostumbradas al uso de tampones en sus días más críticos. Sienten mayor seguridad con estos productos y los mismos no se ven perjudicados con el anillo vaginal.

7. No influye en las rutinas diarias

¿Somos compatibles sexualmente?

Llevar en la vagina uno de estos aros preventivos permite realizar todo tipo de actividades. Todos los hábitos, incluidos los ejercicios físicos, no se ven afectados en lo más mínimo. Demás está afirmar que durante las relaciones sexuales su presencia no es percibida por ninguno.

¡Aclaración importante!

Cuando se utiliza un anillo vaginal por primera vez, durante los primeros 7 días, hay que complementar con otro preservativo.

En el caso de correrse o salirse de lugar, se puede lavar y volver a colocar, siempre dentro de un margen de 3 horas.

Como no es útil para la prevención de ETS, siempre se aconseja complementar con condones en los casos de que no estén seguras de la salud de su compañero.

Contraindicaciones de los anillos para las vaginas

Las mujeres que se encuentren en buen estado de salud no tienen contraindicaciones. Pueden surgir efectos colaterales leves como náuseas, alteraciones menstruales o irritación. Esto durante un corto período de tiempo, hasta que el organismo se adapte.

No se recomienda su uso en:

  • Embarazadas
  • Muchachas con deficiencias cardíacas, vasculares o del hígado
  • Mujeres con problemas de coagulación
  • Antecedentes personales de cancer de mama o uterino
  • Chicas diabéticas o hipertensas

¿Cuándo recuperas la fertilidad si has usado un anillo vaginal?

La elección del ginecólogo.

Cuando deciden con su pareja o solas buscar un bebé, es muy sencillo; solo debe quitarse el anillo cuando corresponde y el organismo comienza a funcionar naturalmente. Las hormonas se normalizan y el ciclo de ovulación mensual se restablece.

Basta con hacer el amor los días exactos para cumplir el sueño de ser madre. Pues, el nivel de fertilidad no se ve alterada por el uso pasado, mucho o poco tiempo, del anillo vaginal.