Anís y salud estomacal: ¿cómo se relacionan?

Paula Aroca · 30 septiembre, 2019
¿Sabías que, además de ayudarnos a combatir el estrés y a calmar los nervios, la infusión de anís puede ayudar a mejorar nuestras digestiones? Para ello, la tomaremos antes de las comidas

El anís es una planta milenaria utilizada por diferentes civilizaciones y culturas. Entre ellas, podemos destacar a los egipcios, hindúes, chinos, romanos y griegos.

En la actualidad, es una de las plantas más populares y utilizadas en el tratamiento de diferentes trastornos. Esto se debe, sobre todo, a que aporta una gran cantidad de beneficios para la salud. ¿Quieres conocer las propiedades de esta planta singular? A continuación, te las mostramos.

Existen dos tipos diferentes:

  • El anís verde o convencional.
  • El estrellado. Proviene de una familia botánica diferente, sin embargo, las propiedades de ambos son muy parecidas, ya que poseen el mismo principio activo. 

Por lo general, solo se aprovechan su aceite y semillas. De sus hojas y raíz se obtienen los principales beneficios medicinales, entre los que se encuentran:

  • Aumento de la energía sexual.
  • Alivio de dolores estomacales.
  • Equilibrio del apetito. Tal y como señala este artículo de la Universidad de Cuenca, Ecuador, antiguamente se utilizaba para abrir o estimular el apetito.
  • Catalizador de la menstruación en las mujeres.

La relación del anís con el sistema digestivo

Al ser un sedante, antiespasmódico y carminativo natural, se utiliza con regularidad para combatir diversos problemas digestivos. Los frutos de esta planta se preparan en infusiones, debiendo tomarlas antes de cada comida. Gracias a ello eliminaremos gases, molestias y dolores en el sistema intestinal.

Esta propiedad sedante puede utilizarse además para combatir la acidez. Nos será de gran ayuda también contra la gastritis y diversos problemas estomacales provenientes de alteraciones nerviosas. Ayuda a realizar la digestión con mayor rapidez y puede disminuir los dolores abdominales generales.

Por si esto fuera poco, esta peculiar planta contribuye al sano equilibrio del apetito. Lo aumenta en aquellas personas que poseen carencia del mismo. Todo ello se señala en este estudio científico publicada en ISRN pharmaceutics sobre las propiedades químicas y farmacológicas del anís.

Los beneficios en nuestro sistema nervioso

El sistema nervioso puede mejorar con anis

La característica sedante de esta planta también ayuda a calmar los nervios, el estrés y la neurastenia, aunque no hay muestras científicas al respecto. Esta última es un trastorno neurótico que se detecta por sentir un cansancio inexplicable después de realizar alguna actividad psíquica o física. En este caso, lo mejor sería preparar una infusión a base de semillas de anís.

Tratamientos para afecciones en el sistema respiratorio

Las personas que padecen de tos, bronquitis, asma o gripe, pueden mejorarse gracias a su consumo. ¿Por qué razón? Porque esta planta posee propiedades antiinflamatorias y expectorantes, permitiendo liberar los bronquios de fluidos indeseables. Para obtener estos beneficios, prepárate infusiones con las semillas secas. Tómala de dos a tres veces al día para conseguir óptimos resultados.

Más posibilidades medicinales del anís

Como dijimos al comienzo, el anís puede ayudar a equilibrar la menstruación. Podría ser un gran aliado para aquellas mujeres que padecen algún trastorno. Todo ello aparece evidenciado en el artículo que se ha mencionado anteriormente sobre las propiedades del anís.

Además, se dice que aumenta la libido, por lo que potencia el deseo sexual de aquellas personas que sufren su carencia, aunque no hay evidencias científicas al respecto, pero se debe a que se considera un afrodisíaco.

Como ves, esta planta tan conocida posee propiedades verdaderamente fabulosas para nuestra salud. ¡Recuerda tenerla siempre a mano para beneficiarte de ella!