¿Qué es la anorexia nerviosa? ¿Cómo se trata?

Daniela Castro 17 junio, 2018
La anorexia nerviosa es un grave trastorno de la conducta alimentaria que puede producir secuelas graves en los pacientes. Su detección oportuna es determinante para lograr un tratamiento rápido y satisfactorio.

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria cuya principal característica es una percepción distorsionada del peso corporal. El anoréxico hace incesantes esfuerzos para adelgazar y siente temor de ganar peso, inclusive cuando su índice de masa corporal está por debajo de lo normal.

Entonces, para mantener un peso ideal o seguir adelgazando, la persona hace estrictas restricciones en la ingesta alimentaria o accede a métodos de “purga” como vomitar después de comer o usar laxantes en exceso. Además, algunas veces, acompañan todo esto con ejercicio físico intenso.

Estos comportamientos conllevan a consecuencias graves que disminuyen la calidad de vida en general. Mientras que las deficiencias nutricionales deterioran la salud, los estados de depresión e irritabilidad interfieren en el ámbito social y familiar. ¿Cómo se combate?

Causas de la anorexia nerviosa

Hasta el momento no se ha definido una causa exacta para explicar la anorexia nerviosa. Sin embargo, hay varios factores involucrados. Al igual que otras enfermedades, puede ser el resultado de agentes biológicos, psicológicos y sociales. De manera más específica, sus posibles detonantes son:

  • Cambios genéticos o factores hereditarios
  • Descontroles hormonales
  • Ansiedad por alcanzar una figura delgada
  • Baja autoestima
  • Ideas culturales o sociales respecto a la salud y belleza
  • Presión de los padres al fomentar el deseo de estar delgado
  • Tendencia extrema al perfeccionismo
  • Trastorno afectivo
  • Introversión o inestabilidad

Síntomas de la anorexia nerviosa

Los síntomas de la anorexia nerviosa están relacionados con la debilidad física y mental que se produce por la malnutrición. En sus etapas iniciales es difícil detectarla, ya que la persona enferma se niega a aceptar su problema y trata de ocultarlo.

Sin embargo, conforme el trastorno se agrava, familiares y amigos pueden empezar a notar cambios notorios. Tras identificarlos es primordial dar apoyo y buscar atención, pues la enfermedad causa graves complicaciones que amenazan la vida de los pacientes.

Síntomas físicos

  • Pérdida de peso excesiva o delgadez extrema
  • Debilidad y fatiga constante
  • Hemograma anormal
  • Mareos y desmayos
  • Coloración azulada en los dedos de la mano
  • Cabello fino o quebradizo o pérdida de cabello
  • Ausencia del periodo menstrual (amenorrea)
  • Boca y piel seca
  • Intolerancia al frío
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Adelgazamiento de los huesos (osteoporosis)
  • Atrofia muscular

Síntomas emocionales

Gran parte de los síntomas de la anorexia nerviosa son de origen emocional. La persona siente un fuerte temor de ganar peso, incluso cuando su índice de masa corporal es insuficiente. De igual manera, tiene una imagen distorsionada de su cuerpo y niega estar delgada.

Como consecuencia adopta conductas de la alimentación peligrosas, como hacer dietas hipocalóricas o usar métodos de purgas tras un atracón. Además, desarrolla alteraciones nerviosas que pueden venir acompañadas con crisis de ansiedad. Otras señales emociones de anorexia nerviosa son:

  • Preocupación por los alimentos
  • Rehusarse a comer
  • Negación del hambre
  • Mentir sobre la cantidad de comida que se ingirió
  • Estado de ánimo indiferente (falta de emociones)
  • Irritabilidad y estrés
  • Disminución del interés en las relaciones sexuales
  • Estados depresivos y pensamientos de suicidio
  • Desinterés por su vida social
  • Necesidad de saber el peso y las medidas constantemente

¿Cómo se trata la anorexia nerviosa?

Para diagnosticar la anorexia nerviosa el médico realiza una evaluación física del paciente y hace pruebas complementarias como un hemograma completo y evaluaciones psicológicas. Tras confirmar este trastorno, inicia un largo y tedioso proceso de rehabilitación.

Los pacientes suelen tener constantes recaídas si no tienen suficiente apoyo. Por eso, para tener un mejor pronóstico, el tratamiento se enfoca en normalizar los patrones alimentarios y modificar las conductas y el estilo de vida. ¿Qué incluye el proceso de recuperación?

Hospitalización

Los pacientes en un estado de anorexia nerviosa grave necesitan ser estabilizados en urgencias. Por eso, si hay signos de alteraciones cardíacas, deshidratación o problemas psiquiátricos, la primera intervención será la hospitalización. También se sugiere esta medida cuando hay complicaciones médicas o signos de desnutrición grave. Si la persona se niega a comer o recae durante el tratamiento, puede permanecer mucho tiempo internada.

Tratamiento farmacológico

Hasta el momento no hay medicamentos aprobados para tratar la anorexia nerviosa porque ninguno ha dado resultado. No obstante, se suelen emplear antidepresivos, medicamentos psiquiátricos y estimulantes del apetito para paliar los síntomas asociados.

Rehabilitación nutricional

Un programa de rehabilitación nutricional es el único recurso establecido para combatir la anorexia de forma eficaz. Su principal objetivo es normalizar los patrones alimentarios y, por supuesto, restablecer el peso corporal a un nivel sano.

Este tratamiento también aborda las preocupaciones relacionadas con la ganancia de peso y los cambios en la figura. Por ende, está enfocando en corregir las secuelas biológicas y psicológicas que se derivan de una mala nutrición.

Psicoterapia

La psicoterapia tiene importantes retos en el plan de control de la anorexia nerviosa. En primer lugar debe normalizar los hábitos y conductas de alimentación para que la persona pueda regresar a un peso sano. Por otro lado, tendrá que cambiar esos pensamientos distorsionados que impiden superar el problema.

En este punto empieza a ser clave la participación familiar. Los padres y parientes cercanos recibirán asesoramiento para que puedan ayudar al niño o adolescente en la recuperación de sus hábitos de alimentación y peso.

Medicina alternativa

Algunas terapias y disciplinas que ofrece la medicina alternativa tienen efectos beneficiosos sobre los pacientes con malas conductas alimentarias. Aunque sus efectos no se han estudiado a profundidad, muchos los sugieren como aliados para aumentar el bienestar. Algunas opciones interesantes son:

  • Yoga y Pilates
  • Acupuntura
  • Masajes
  • Remedios con plantas calmantes

Los pacientes que luchan contra la anorexia nerviosa muchas veces no son conscientes de su enfermedad porque lo ven como un estilo de vida. Debido a esto, se requiere la ayuda de varios profesionales médicos y el apoyo familiar.

Bibliografía

Te puede gustar