La ansiedad social: 5 maneras de sobrellevarla

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 2 marzo, 2019
La ansiedad social es una de las situaciones que más se produce en la actualidad; entre otras causas, fruto del estrés y la ansiedad del mundo laboral, la frialdad de las nuevas tecnologías, etc. ¿Cómo se puede prevenir y tratar?

El humano es un ser social desde que nace hasta que muere. Para que una persona desarrolle todas sus capacidades es necesario que interactúe con las personas que lo rodean en todos los ámbitos. En este sentido, la ansiedad social impedirá una calidad de vida plena para la persona.

Hoy en día, es muy común un tipo de alteración que impide el correcto funcionamiento en la sociedad. Este trastorno se llama ansiedad social o TAS, también conocido como fobia social. Quien la padece ve afectada seriamente su vida normal. ¿Qué es la ansiedad social?, ¿cómo se puede tratar?

¿Qué es la ansiedad social?

Mujer tapada por la gente
Las personas con este trastorno sienten un pánico excesivo en situaciones con alta afluencia de personas.

El hecho de sentir nervios o timidez ante ciertas situaciones cotidianas, como pararse frente a la clase, pedir indicaciones a un transeúnte, tener una cita o preguntar algo a un vendedor, suelen ser problemas menores. Para quien padece ansiedad social, ese nerviosismo se transforma en pánico.

Entre los síntomas, sudan las manos, la persona se ruboriza en extremo, el ritmo cardíaco y la respiración aumenta y, en algunos casos graves, produce nauseas, mareos y visión borrosa. La inseguridad y el temor a ser avergonzado paralizan haciendo imposible que la persona interactúe normalmente con su entorno.

Ante estos síntomas, la persona comienza a evitar situaciones o lugares que lo hagan sentir incómodo. A la larga, se aísla cada vez más. Por supuesto, se ven afectados el rendimiento escolar, el desempeño laboral y las relaciones afectivas.

El trastorno de ansiedad social empieza a notarse en la niñez. Después, si no es detectado a tiempo, aumenta durante la adolescencia y continúa en la vida adulta.

Quizá te interese: Las redes sociales: relaciones basadas en el control y la ansiedad

Los síntomas

Es difícil de diagnosticar, pues la persona que lo padece tiende a ocultar lo que siente. A veces, un niño con ansiedad social puede mostrarse agresivo o indiferente. Sin embargo, los síntomas se sienten por dentro:

  • Angustia de ser humillado en público.
  • Temor a ser juzgado.
  • Pánico a hablar con otros.
  • Miedo a que los demás se den cuenta de lo que le sucede.
  • Sudoración excesiva, voz temblorosa y tartamudeo, rubor intenso, náuseas y vómitos.
  • Taquicardia y taquipnea.
  • Mareos y tensión muscular.
  • Evitar cualquier actividad o situación que represente interactuar con otros o en público.
  • Crítica exagerada del desempeño personal después de un episodio de ansiedad.
  • Sentimientos negativos y pesimismo.
  • En los niños pequeños, se manifiesta a través de los berrinches.
  • Pensamientos suicidas.

Toda esta sintomatología puede presentarse completa en casos graves. Por eso, la persona elude cualquier tipo de evento social. Los adolescentes evitan ir a fiestas, tener citas, hablar con sus compañeros de escuela o comer con ellos. En definitiva, dejan de hacer aquello que les gusta.

En el caso de los adultos, tener que cambiar un producto en una tienda, comer solo en un restaurante, usar un baño público o mantener el contacto visual, representa una tortura. Sin embargo, existen formas de sobrellevar la ansiedad social y lograr una vida tranquila y plena. ¿Cómo?

Quizá te interese: Cómo reducir la ansiedad en los niños

5 maneras de sobrellevar la ansiedad social

Niña en el colegio con ansiedad social
En el caso de los niños, se debe buscar ayuda de un especialista para evitar complicaciones en la edad adulta.

Tener en cuenta los siguientes consejos ayudan a controlar la fobia social y sentirse mucho mejor en público:

  1. Buscar ayuda de inmediato: ante la presencia de los síntomas antes mencionados es vital pedir ayuda profesional. Los padres que observan comportamientos fuera de lo normal en sus hijos deben asesorarse.
  2. Priorizar: quien padece ansiedad social tiende a dejar de realizar las actividades que disfruta por miedo. En este caso, es importante organizar el tiempo y disponer de energía para los pasatiempos, hobbies, deportes que ofrecen alegría y fortalecen la mente y la salud.
  3. Escribir un diario: el registro de los acontecimientos que suceden en el día a día ayuda a la persona y al especialista a determinar las causas de la ansiedad para darle el tratamiento correcto.
  4. Evitar sustancias nocivas: en ocasiones, quien padece ansiedad social recurre a drogas o alcohol para librarse del miedo a tratar con los demás. Esto produce adicción y problemas de salud todavía más graves.
  5. Psicofármacos y terapia: si el trastorno así lo requiere, se recetarán medicamentos específicos o terapia cognitiva-conductual.

El hábito de aprender a sobrellevar la ansiedad social equivale a disfrutar de la vida. Por eso, es bueno hablar con alguien de confianza y solicitar asistencia médica ante cualquier indicio de este mal para combatirlo con éxito. Cuanto antes se pongan en práctica los consejos, mejores serán los resultados a futuro.

  • National Institute of Mental Heathl. Trastorno de la ansiedad social. Extraído de: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastorno-de-ansiedad-social-mas-alla-de-la-simple-timidez/sqf-16-4678_154698.pdf
  • Lic. Lorena Frangella. Lic. Cecilia Lukaszewicz. Fundación foro. MANUAL PSICOEDUCATIVO PARA PERSONAS CON ANSIEDAD SOCIAL. Extraído de: https://www.fundacionforo.com/uploads/pdfs/archivo45.pdf