Los 6 mejores ansiolíticos naturales para calmar la ansiedad

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Incluir el ejercicio, la meditación y todas aquellas actividades que generen distracción en nuestra vida diaria es la mejor manera de combatir la ansiedad
 

El uso de las hierbas y raíces medicinales como tratamiento para determinadas dolencias físicas y psicológicas cuenta con siglos de antigüedad. Ahora bien, en la actualidad, los ansiolíticos naturales se alzan también como una opción adecuada ante condiciones como la ansiedad ocasional y moderada (siempre cuando, eso sí, contemos con el consejo de los facultativos).

Todos nosotros en algún momento hemos recurrido a estos recursos con el fin de no hacer uso de los medicamentos alopáticos. Así, algo tan sencillo como tomar una valeriana o una infusión de manzanilla, son alternativas muy adecuadas cuando por ejemplo, hemos tenido un mal día y necesitamos relajarnos.

No obstante, no podemos dejar de lado un aspecto. Los psicofármacos son necesarios en muchos casos, sobre todo si debemos hacer frente a un trastorno determinado. También, cuando arrastramos estados crónicos que merman por completo nuestra calidad de vida. Por otro lado, ante situaciones de estrés y ansiedad puntual,  agitación o nervios ocasionales, los ansiolíticos naturales pueden ser una buena respuesta.

Sabiendo elegir cuál es el más adecuado y la cantidad recomendada, nos beneficiaremos sin duda de esos regalos que la naturaleza ha puesto a nuestro alcance.

Psicofármacos y ansiolíticos naturales

ansiolíticos naturales y psicofármacos
 

La industria farmacéutica intenta diseñar psicofármacos cada vez más efectivos y con menores efectos secundarios. Cabe decir que desde los años 50 hasta la actualidad se ha avanzado mucho. Antes disponíamos de esas opciones tan peligrosas como los barbitúricos. En la actualidad los ISRS (Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) son sin duda un avance notable en el tratamiento de la depresión y  la ansiedad. 

Así, entre los medicamentos prescritos más conocidos se encuentran:

  • El clonazepam, utilizado para tratar la ansiedad generalizada y la fobia social.
  • El lorazepam, utilizado para los trastornos de pánico.
  • El alprazolam, utilizado para trastornos de pánico y la ansiedad generalizada.

Sin embargo, estos medicamentos no están exentos de efectos secundarios. Es más, alargar más de lo adecuado su administración puede generar dependencia.

No solo dependencia, también tolerancia (cada vez se necesitará más dosis para provocar el mismo efecto) y abstinencia (se producirán efectos negativos al dejar de tomar el fármaco).

Te sugerimos leer: 10 señales físicas que experimentas cuando tienes ansiedad

¿Cuándo hacer uso de un ansiolítico natural?

Debemos tener claro que la automedicación nunca es recomendable ni adecuada, según afirma este estudio de la Universidad de Santiago de Compostela (España). Tal y como hemos señalado al inicio, será siempre un profesional quien determine qué tipo de tratamiento necesitamos. Si tras una valoración y un diagnóstico se establece que lo mejor es un psicofármaco para poder conciliar el sueño o mejorar nuestro estado para facilitar también una terapia psicológica, así lo haremos.

En lo referente a los ansiolíticos naturales, cabe señalar que son positivos en los siguientes casos:

  • Ansiedad moderada y ocasional.
  • Tratamiento puntual para estados de nerviosismo: afrontar un examen, una entrevista de trabajo, etc.
  • Recurso natural para tratar el insomnio moderado.

Por otro lado, si nos preguntamos ahora si los ansiolíticos naturales son efectivos cabe señalar que, efectivamente, lo son. Estudios como el llevado a cabo por la Universidad Adelphi, de Nueva York, EE. UU nos señalan lo siguiente: existen hierbas naturales y nutrientes que pueden estimular la síntesis de neurotransmisores y, de forma más natural, mejorar e incluso ajustar la química cerebral sin causar efectos secundarios. 

Veamos ahora qué plantas son las más adecuadas.

Ansiolíticos naturales para calmar la ansiedad

Entre las plantas medicinales utilizadas como sustitutos y alternativas a los medicamentos ansiolíticos para aliviar los problemas de ansiedad encontramos:

 1. La melisa

melisa uno de los ansiolíticos naturales más comunes

Comúnmente conocida como toronjil, es una planta ansiolítica capaz de reducir de forma considerable los problemas de ansiedad, estrés y calmar los nervios de forma efectiva, rápida y natural. Tal y como nos explican en un estudio de la Universidad de Aviñón, en Francia, la melisa es muy efectiva para tratar los estados de ansiedad moderada así como el insomnio.

2. La tila

También conocida como tilo, es una planta muy popular y una de las mejores opciones naturales para calmar los nervios y el malestar generado por el exceso de ansiedad, según afirma este estudio realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, en México.

3. La lavanda

La lavanda es una planta perteneciente a la familia de las lamiáceas y es reconocida mundialmente sus múltiples aplicaciones. Entre los usos de esta aromática destacan, según esta investigación llevada a cabo por la Universidad Estatal de Maringá (Brasil):

  • Actividades antiinflamatorias
  • Actividades antioxidantes
  • Actividades antimicrobianas

Además, la lavanda tiene la capacidad de calmar los nervios, reducir  el estrés y la ansiedad. Así lo afirma este estudio realizado por la Western University of Health Sciences en California (Estados Unidos).

4. La pasionaria

pasionaria uno de los ansiolíticos naturales más comunes

La pasionaria, también conocida como passiflora incarnata, es una planta medicinal nativa de los bosques de Estados Unidos y es utilizada como un sedante natural capaz de aliviar:

  • La tensión nerviosa.
  • La hiperactividad.
  • Los problemas de sueño.

Así, en el estudio citado al inicio de la Universidad Adelphi de Nueva York, se ha podido ver que la valeriana aumenta la síntesis de GABA así como la recaptación sináptica de este elemento, con lo cual, favorece la relajación y el bienestar.

También te recomendamos leer: 5 ejercicios de respiración que te ayudan a controlar la ansiedad y el estrés

5. La manzanilla

manzanilla, uno de los ansiolíticos naturales más comunes

Según este estudio realizado por la Case Western Reserve University de Ohio (Estados Unidos), la manzanilla es una planta que ofrece una gran cantidad de funciones y beneficios al cuerpo humano, tales como:

  • Calmar el dolor de estómago
  • Eliminar las flatulencias
  • Desinfectar heridas
  • Reducir la inflamación

Además, esta maravillosa planta con propiedades ansiolíticas también tiene la capacidad de disminuir los nervios y la ansiedad, ofreciendo relajación al cuerpo.

6. La hierba de San Juan

Tal y como nos explica el doctor Elham Alramadhan, de la Universidad Adelhy de Nueva York, la hierba de San Juan se ha utilizado de forma tradicional como antidepresivo. Su efectividad es muy positiva también en el tratamiento de la ansiedad y el estrés porque la producción de  serotonina.

Es muy adecuado a su vez para el tratamiento del síndrome premenstrual (SPM). No obstante, es recomendable que antes de consumirlo, hablemos con nuestro médico.

¿Cómo preparar los ansiolíticos naturales?

La mejor forma de preparar un ansiolítico natural que ayude a calmar y aliviar los problemas es elaborando una infusión con la planta seleccionada.

De esta manera se podrán absorber efectivamente todos los beneficios que ofrece.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de la planta seleccionada (15 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Añade el agua en una olla y lleva a ebullición.
  • Cuando hierva, retira del fuego y añade la planta elegida.
  • Tapa la olla y deja reposar durante 15 minutos.
  • Seguidamente, separa las hojas de la infusión con un colador.
  • Añade la miel y deja reposar 5 minutos.

Modo de consumo

Para aliviar todos los problemas relacionados con la ansiedad moderada, te sugerimos beber entre 2 y 3 vasos (600 ml) al día de alguna de las infusiones sugeridas.

Recuerda que son tratamientos puntuales y que debemos contar con consejo profesional si el cuadro se mantiene o empeora.

Por tanto, estos remedios no pretenden sustituir, de ningún modo, a los psicofármacos, en el caso de que su uso sea preceptivo.

 
  • Silver, J. A., Hughes, J. D., Bornstein, R. A., & Beversdorf, D. Q. (2004). Effect of anxiolytics on cognitive flexibility in problem solving. Cognitive and Behavioral Neurology. https://doi.org/10.1097/01.wnn.0000119240.65522.d9
  • Fedotova, J., Kubatka, P., Büsselberg, D., Shleikin, A. G., Caprnda, M., Dragasek, J., … Kruzliak, P. (2017). Therapeutical strategies for anxiety and anxiety-like disorders using plant-derived natural compounds and plant extracts. Biomedicine and Pharmacotherapy. https://doi.org/10.1016/j.biopha.2017.08.107
  • Gelfuso, É. A., Santos Rosa, D., Fachin, A. L., Mortari, M. R., Olimpio, A., Cunha, S., & Oliveira Beleboni, R. (2013). Anxiety: A Systematic Review of Neurobiology, Traditional Pharmaceuticals and Novel Alternatives from Medicinal Plants. CNS & Neurological Disorders -Drug Targets. https://doi.org/10.2174/18715273113129990102