Ansiolíticos

18 septiembre, 2017
Las benzodiazepinas, a pesar de causar tolerancia y dependencia, son los ansiolíticos más utilizados

La ansiedad es una comportamiento natural que engloba las reacciones que tienen los seres humanos ante alguna amenaza física o psicológica. El problema nace cuando esta reacción se vuelve desmedida o poco acorde con el estímulo desencadenante. Resulta así la aparición de un estado patológico de ansiedad que puede necesitar el uso de los llamados fármacos ansiolíticos.

El límite entre un estado de ansiedad patológico y uno normal es difuso pero podría establecerse en el punto en el cual los síntomas interfieren en con la vida cotidiana del individuo.

Los ansiolíticos son fármacos que actúan en el sistema nervioso central

La ansiedad es un trastorno mental que aumenta día a día en todo el mundo. El número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado de 416 a 615 millones entre 1990 y 2013.

Para comprender por qué unos fármacos son más indicados que otros en función del tipo de ansiedad que sufra el paciente debemos diferenciar entre:

  1. Trastornos que implican miedo como ataques de pánico, ansiedad social y fobias.
  2. Trastornos que conllevan una sensación de ansiedad general sin ninguna razón u origen claro.

Tratamiento de la ansiedad

Los fármacos ansiolíticos son aquellos que alivian o suprimen el síntoma de la ansiedad sin producir sedación o sueño. Las benzodiazepinas se aproximan al ansiolítico ideal porque, aunque a dosis elevadas producen sedación y sueño, es posible manejarlas con eficacia y bajo riesgo.

Sin embargo, este tipo de fármacos tienen el inconveniente de que producen efectos adversos notorios como son la amnesia o la tolerancia y dependencia físicas.

Además, en la mayoría de las ocasiones, el tratamiento farmacológico debe de ser combinado también con un abordaje psicológico. A lo largo de la última década, el tratamiento de la ansiedad ha pasado de basarse en el uso de fármacos ansiolíticos e hipnóticos a emplear una gran variedad de medicamentos utilizados en otros trastornos del sistema nervioso central que carecen de efecto hipnótico.

Benzodiazepinas

La primera benzodiazepina sintetizada fue el clordiazepóxido en 1961. Estos ansiolíticos actúan uniéndose selectivamente a los receptores del GABA. Este neurotransmisor fisiológico media la inhibición del sistema nervioso central. Así, este grupo de fármacos facilita la apertura de los canales de cloro activados por el GABA y acentúa su efecto inhibidor. Además poseen otras acciones como son la sedante, anticonvulsivante y miorrelajante.

Las benzodiazepinas son utilizadas frecuentemente para tratar la ansiedad aguda. También tienen aplicación frente a los ataques de pánico en combinación con ISRS y en forma de enema para su administración en niños epilépticos. Para clasificarlas suele tomarse como referencia el tiempo que tardan en ejercer sus efectos:

  • Benzodiazepinas de acción corta: midazolam, triazolam.
  • De acción intermedia: alprazolam, bromazepam, lorazepam, lormetazepam…
  • De acción larga: clobazam, clorazepato, diazepam, clordiazepóxido…

Son ansiolíticos con una buena absorción oral pero que presentan interacciones con psicofármacos, alcohol, barbitúricos, opiáceos y antialérgicos H1. Deben dosificarse con precaución en ancianos para evitar acúmulos en el organismo.

Para el tratamiento de personas de edad avanzada se recomienda la administración de lorazepam, oxazepam y temazepam.

Los principales efectos secundarios de estos ansiolíticos son:

  • Somnolencia.
  • Confusión.
  • Amnesia.
  • Deterioro de la coordinación.

Además, todas las benzodiazepinas dan lugar a tolerancia (lo que supone un incremento gradual de la dosis necesaria para producir el efecto) y dependencia. Es por ello que, a la hora de suprimir el tratamiento, se recomienda retirar gradualmente las benzodiazepinas, disminuyendo poco a poco la dosis.

Alprazolam, asiolítico del grupo de las benzodiazepinas

La sobredosis aguda de benzodiazepinas es considerablemente menos peligrosa que la de otros ansiolíticos. No obstante, la sobredosis de benzodiazepinas puede desembocar en una depresión respiratoria grave. En esta situación suele recurrirse al tratamiento con flumazenilo, fármaco utilizado para revertir el efecto de las mismas en caso de intoxicación.

Buspirona

La buspirona es un ansiolítico agonista de los receptores de serotonina 5-HT1a. Sirve para tratar el trastorno de ansiedad generalizada pero no las fobias o el trastorno de ansiedad social. Carece de acción sedante, anticonvulsivante y miorrelajante. A su vez, presenta un perfil de interacciones farmacológicas bajo. Sus principales efectos adversos son náuseas, mareos, cefalea e inquietud.

Antidepresivos utilizados como ansiolíticos

Estos fármacos son eficaces contra trastornos de ansiedad generalizada, social y fobias. En contrapartida, los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) tienen más efectos secundarios pero también pueden utilizarse.

Dentro de esta categoría suelen utilizarse:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como la fluoxetina o la sertralina.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina como la venlafaxina o la duloxetina.

Antiepilépticos

Los antiepilépticos gabapentina, pregabalina, valproato y levetiracetam también son eficaces en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada.

Antipsicóticos atípicos

Ciertos antipsicóticos atípicos como la olanzapina, la risperidona, la quetiapina y la ziprasidona son eficaces en ciertas formas de ansiedad incluidos los trastornos de ansiedad generalizada y de estrés post-traumático.

Antagonistas β-adrenérgicos

El propranolol es ampliamente utilizado como ansiolítico en el tratamiento de ciertas formas de ansiedad. Sobre todo es útil frente a los síntomas físicos como la sudoración, el temblor y la taquicardia.

 

Marcos Pedrosa

Farmacéutico. Leer, escribir e imaginar son mis tres pilares. Buscando constantemente aquello que me llene, promoviendo la salud y tratando siempre de mejorar.

Ver perfil
Te puede gustar