Antiasmáticos

El asma requiere de atenciones y cuidados para el paciente debido a toda la serie de cambios que se generan en la respiración y esto se logra a través del tratamiento ideal con antiasmáticos.

Los antiasmáticos son fármacos que se utilizan especialmente (tal y como su nombre lo indica) para el tratamiento del asma, enfermedad que afecta especialmente a las vías respiratorias.

A pesar de que el asma requiere tanto de un cuidado específico como de controles médicos periódicamente, cuando se está bajo un tratamiento de mantenimiento, el paciente puede continuar con una vida relativamente normal. 

Los antiasmáticos deben ser siempre recetados exclusivamente por un médico y su toma debe seguir un orden determinado para que puedan producir el efecto deseado; es decir, la mejora del paciente. Estos medicamentos pueden clasificarse en varios grupos, los cuales se mencionan a continuación:

Clasificación de los antiasmáticos

Clasificación de los antiasmáticos

  • Antagonistas de mediadores.
  • Modificadores de la respuesta inflamatoria: glucocorticoides.
  • Agentes biológicos tipo anticuerpos monoclonales: omalizumab.
  • Inhibidores de la liberación de histamina: cromoglicato de sodio.
  • Broncodilatadores: agonistas adrenérgicos β2, antagonistas muscarínicos, metilxantinas.

Te recomendamos leer: ¿Te preocupa tu salud cerebral? Descubre 6 malos hábitos que pueden afectarla

Broncodilatadores

Broncodilatadores

Agonistas adrenérgicos β2

Vía inhalatoria

  • Salbutamol.
  • Fenoterol.
  • Salmeterol.
  • Formoterol.

Los broncodilatadores por excelencia son los agonistas adrenérgicos ß2, los cuales actúan, a su vez, como antagonistas muscarínicos o de la respuesta a la acetilcolina.

El sistema nervioso simpático no es el predominante al tratarse del mantenimiento del músculo liso bronquial, puesto que hay numerosos receptores que se acoplan a este tipo de músculo, así como también a otros componentes de las vías respiratorias.

Por ende, son los fármacos adrenérgicos los que actúan directamente en los receptores del tono muscular bronquial cuando hay hiperreactividad.

Actúan de forma rápida y efectiva ya que relajan todas las vías respiratorias y con ello, van disminuyendo la severidad de los síntomas que la condición produce. Su acción es efectiva y duradera, pero tiene limitantes después de determinadas dosis.

Lee también: 5 tips necesarios para utilizar inhaladores para el asma

  • Bromuro de Ipratropio.
  • Derivado cuaternario de atropina.
  • Bromuro de Tiotropio.

Este tipo de antiasmáticos se encarga de bloquear la acción de la acetilcolina, compitiendo así con sus receptores. Genera broncodilatación en los bronquios grandes y medianos pero de forma más lenta que los agonistas betaadrenérgicos.

Metilxantinas

Metilxantinas

  • Teofilina.
  • Aminofilina.

La teofilina es la droga tipo dentro de la clasificación de las metilxantinas, además de la aminofilina. Ambas son un conjunto de alcaloides, la diferencia entre cada una se basa en que la teofilina es para administración oral, mientras que la aminofilina es para uso intravenoso.

Tanto la teofilina como la aminofilina son excelentes antiasmáticos ya que permiten la relajación del músculo liso (como el de los bronquios y el de los vasos sanguíneos). Así mismo, estimulan la actividad cardíaca y el centro respiratorio, incrementando la contractilidad diafragmática.

Modificadores de la respuesta inflamatoria

Glucocorticoides

  • Flunisolide.
  • Budesonida.
  • Dexametasona.
  • Dipropionato de beclometasona.

El efecto antiinflamatorio en las condiciones de asma se consigue a través de varios mecanismos, siendo estos la inhibición de la migración de las células inflamatorias, así como también su propiedad para bloquear la formación de leucotrienos, intervinientes en el asma.

Inhibidores de la liberación de histamina

Cromoglicato de sodio

Cromoglicato de sodio

El cromoglicato es una de las elecciones utilizadas en el asma bronquial dado a que actúa como un inhibidor de la anafilaxis provocada por los alérgenos que entran en contacto con los bronquios.

Otra de las acciones farmacológicas del cromoglicato de sodio, como parte de los antiasmáticos, es que no tiene ningún tipo de efectos adversos, pero puede llegar a tener sus propiedades después de cierto período de tiempo, motivo por el cual no se usa dentro de las primeras elecciones.

Antagonistas de mediadores

Antileucotrienos

  • Montelukast.
  • Pranlukast.

Estos antiasmáticos son utilizados en el tratamiento de mantenimiento, específicamente para el asma bronquial. De esta forma, los antileucotrienos se caracterizan por tener un efecto netamente antiinflamatorio, evitando la aparición repentina de broncospasmo tras el ejercicio.

En casos pediátricos tienen un excelente mecanismo de acción y efecto terapéutico que colabora en el control de las crisis asmáticas a largo plazo. Sin embargo en los adultos la eficacia de estos medicamentos es inferior con respecto a los glucocorticoides inhalados a pequeñas dosis.

También te gustará leer: Tratamiento de Lupus Eritematoso Sistémico (LES)

Agentes biológicos tipo anticuerpos monoclonales

Omalizumab

Los anticuerpos monoclonales utilizados como parte de los antiasmáticos, se excluyen netamente a aquellos pacientes con asma refractaria a otros tratamientos lo que significa que no es controlada por ninguno de los tipos de principios activos anteriores.

Omalizumab es un medicamento implicado con IgE (inmunoglobulina E), el cual ha sido aprobado por la FDA (Food and Drug Administration) para el asma alérgica moderada que persiste a pesar de la administración de corticoides inhalados.

En determinados pacientes asmáticos, es necesario solicitar que se realice el test cutáneo para que así, pueda ayudar a dar un diagnóstico más preciso, puesto que brinda la certeza que sí se trata de un caso de asma alérgica.

Referencias

Pedro Grosso. Universidad de la República de Uruguay. Departamento de Farmacología y Terapéutica. 2013.
http://www.farmacologia.hc.edu.uy/images/Broncodilatadores_-_EUTM.pdf

Categorías: Medicamentos Etiquetas:
Te puede gustar