Los antibióticos durante el embarazo pueden ser peligrosos

22 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Los usos de antibióticos durante el embarazo pueden ser peligrosos cuando no se ajustan a lo que la ciencia sabe hasta ahora sobre ellos. Diversas investigaciones a lo largo de las décadas han definido qué medicamentos son seguros y cuáles no para la mujer embarazada.
 

El uso de antibióticos durante el embarazo es relativamente frecuente. Diversas afecciones que padece la embarazada requieren tratamiento con antimicrobianos, y no habría otra forma de lograr la curación.

Pongamos como ejemplo la infección urinaria, o su forma más silenciosa, la bacteriuria asintomática. El médico se ve obligado a prescribir un antibiótico a la gestante.

Pero la cuestión está en que el uso de antibióticos durante el embarazo puede ser peligroso si no se elige el adecuado y el correcto. Como en todos los fármacos, existen reacciones adversas que hay que considerar. Y durante la gestación, estos efectos pueden afectar tanto a la madre como al feto.

Si bien hay extremismos que postulan no utilizar ningún medicamento, de ninguna índole, durante un embarazo, sabemos que no es tan así. Hasta ahora la ciencia ha demostrado la seguridad de uso de varios fármacos, incluidos antibióticos.

Pero para determinados medicamentos aplica la prohibición total. Del mismo modo para ciertos antimicrobianos que no pueden recetarse ni emplearse en automedicación cuando hay una gesta, ya que el resultado puede ser desastroso.

 

Cómo afecta el uso de antibióticos durante el embarazo

Cuando se utiliza un antibiótico en el embarazo, el proceso que sigue el fármaco dentro del cuerpo es muy similar al proceso habitual. Casi todos los antibióticos terminan excretándose por la orina para sacarlos del organismo.

En la embarazada, el flujo renal está aumentado, y también el volumen de orina que se produce. Esto se traduce en una eliminación más rápida de los fármacos y, por ende, en menor concentración de los mismos en la sangre.

De todas maneras, aunque se elimine más rápido, lo que se evalúa del antibiótico es su capacidad de atravesar la placenta y llegar al feto. Luego, una vez atravesada la placenta, importa si son teratogénicos o no. Un fármaco teratogénico es aquel que puede provocar una malformación congénita o un aborto.

El mayor efecto teratogénico de los antibióticos que lo causan se da en los primeros tres meses de gestación, es decir, hasta la semana doce. Posteriormente, cuando los órganos ya están formados, estos fármacos ya no causan modificaciones en los órganos, sino en las funciones, pudiendo ser igualmente peligrosos.

 

Por otro lado, en el uso de antibióticos durante el embarazo también se considera si influyen en la placenta. Los antibióticos que alteran el funcionamiento placentario restringen el crecimiento del feto y le provocan bajo peso.

uso de antibióticos durante el embarazo

Sigue leyendo: ¿Cuáles son los tipos de reacciones adversas a los medicamentos?

Antibióticos seguros en la gestación

El uso de antibióticos durante el embarazo es peligroso si no se respetan las indicaciones y conocimientos de la ciencia sobre los mismos. De otro modo, se pueden emplear con seguridad cuando el protocolo así lo requiere.

La penicilina y su familia de antibióticos son los que más seguridad han demostrado para la embarazada y el feto. Todas las investigaciones, hasta el momento, no han encontrado asociación entre estos fármacos y la teratogénesis. Inclusive el uso habitual de los mismos sirve como prueba.

 

El mismo razonamiento aplica para la familia de las cefalosporinas, emparentadas con la penicilina. Son seguros en su utilización y útiles para las infecciones urinarias, por ejemplo.

Otro antibiótico que se utiliza en las infecciones urinarias de las gestantes por su seguridad es la nitrofurantoína. Este antimicrobiano es particularmente útil en las embarazadas alérgicas a penicilina, ya que se convierte en la opción adecuada.

Sobre la azitromicina hay evidencia a su favor en estudios que se realizaron con animales embarazadas. Por eso ingresan a la categoría de medicamentos clase B para la gestación.

Los medicamentos clase B son aquellos que se consideran seguros para emplear durante el embarazo porque investigaciones en animales lo avalan, además del uso frecuente en la práctica clínica. Toda esa experiencia certifica que no causan defectos congénitos.

receta de antibiótico para embarazada
Cualquier uso de medicación durante el embarazo debe ser prescripto por un médico
 

Descubre más: ¿Cómo prevenir defectos congénitos del embarazo?

Antibióticos inseguros durante el embarazo

Entre los antibióticos que son de uso peligroso y contraindicado durante el embarazo tenemos:

  • Aminoglucósidos: se los ha asociado a daño en los riñones del feto y sordera congénita.
  • Tetraciclinas: afectan el crecimiento de los huesos y el cartílago en el embrión, así como también la estructura dentaria.
  • Fluoroquinolonas: en la experiencia clínica han generado alteraciones de los cartílagos.

También hay que considerar la nefrotoxicidad de estos antibióticos para la madre, y no sólo los riesgos fetales. Sobre todo cuando se emplean combinaciones de antibióticos, es posible que haya un efecto adverso en la función renal de la mujer gestante.

Así como hablamos de los medicamentos clase B, en este caso tenemos que mencionar los que son clase X. Esta clasificación, presente en los prospectos, permite orientarnos.

Los antibióticos clase X son prohibidos durante el embarazo, ya que investigaciones en animales y humanos, así como la experiencia clínica, han demostrado que son teratogénicos. Si el empaque o el prospecto del fármaco avisa que es una clase X, entonces no debes consumirlo estando embarazada.

 

Siempre será prioridad que no realices automedicación. Un médico es el profesional idóneo para recetarte y orientarte sobre el uso de antibióticos durante el embarazo. De esta manera proteges tu salud y la de tu bebé en formación.

 
  • Figueroa Damián, Ricardo, Eduardo Bueso Hernández, and José Luis Arredondo García. "El uso de antibióticos en el embarazo: parte I." Ginecol. obstet. Méx (1993): 53-9.
  • Salhi, Y., et al. "Antibióticos y embarazo." EMC-Ginecología-Obstetricia 55.2 (2019): 1-11.
  • Mattuizzi, A., et al. "Infección urinaria y embarazo." EMC-Ginecología-Obstetricia 54.4 (2018): 1-20.