Antibióticos naturales: un tratamiento sano al alcance de todos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 15 noviembre, 2018
¿Conoces todas las propiedades antibióticas del ajo? Es un remedio muy eficaz para aliviar tanto infecciones del aparato respiratorio como del aparato digestivo, como puede ser la gastroenteritis.

Parece que a veces nos olvidamos de las bondades que la naturaleza tiene para ofrecernos. Los antibióticos naturales son habitualmente muy eficaces, mientras que los sintéticos provocan más problemas de los que se supone deberían resolver.

Esto es debido a que muchas bacterias, como señala este estudio, han desarrollado una gran resistencia a los antibióticos sintéticos y solo los más potentes funcionan. Pero, estos tienen unos efectos secundarios que son, a menudo, peligrosos.

Entre sus desventajas, encontramos que el abuso de este producto químico favorece el desarrollo de la cándida, los hongos y las levaduras, además de que debilita al sistema inmunitario, favorece las alergias y perjudica al hígado y los riñones.

La opción de los antibióticos naturales

Los antibióticos naturales no irritan ni estimulan artificialmente al organismo, sino que lo ayudan a equilibrarse, respetando los tiempos de curación necesarios.

Asimismo, no tienen efectos secundarios y ayudan a reforzar el sistema de defensas natural del cuerpo. Un punto muy importante es que son más accesibles y los encontramos en la mayoría de nuestros hogares.

Hacer la dieta del limón

A continuación, vamos a descubrir algunas opciones de antibióticos naturales. No obstante, siempre debemos consultar con nuestro médico y seguir sus indicaciones en el caso de que nos recomiende antibióticos sintéticos.

Lee: Antibióticos: ¿por qué no se puede abusar de ellos?

La razón está en que la opinión del médico siempre debe prevalecer ante cualquier otra opción que tengamos en mente. Si utilizamos antibióticos naturales y tenemos una fuerte infección esta puede no resolverse adecuadamente. Por ello, los antibióticos naturales debemos utilizarlos en casos que no se vaya a agravar el problema que suframos.

Ajo

Es el antibiótico natural por excelencia, ideal para el tratamiento de enfermedades respiratorias y del aparato excretor. Es muy eficaz para curar gripes, resfriados, sinusitis, infecciones por cándidas y gripes digestivas.

  • Para curar un resfriado solo tienes que tomar un diente de ajo crudo cinco veces al día.
  • Otra opción es machacar el ajo con perejil y tomarlo con una cucharada de miel y zumo de limón natural.

Cebolla

La cebolla es de la misma familia del ajo y combate infecciones, bacterias, depura el cuerpo y aniquila organismos nocivos.

Es otro de los grandes remedios naturales para combatir infecciones respiratorias y lo podemos incluir en diferentes comidas.

Limón

El limón es otro de los antibióticos naturales que la naturaleza nos brinda. Este fruto constituye un bactericida poderoso que ayuda a la prevención  de infecciones y colabora haciendo que el tiempo de recuperación de las afecciones sea más breve.

  • Para consumirlo, lo más simple es exprimirlo y diluir su jugo en agua.
  • Es ideal tomarlo por las mañanas con un poco de agua tibia.

Descubre: ¿Es bueno beber agua con limón caliente en las mañanas?

Equinácea

Equinácea

La eficacia de este antibiótico natural se encuentra en sus propiedades antimicrobianas, situándolo como una verdadera alternativa a los productos químicos.

Es excelente para combatir bacterias y hongos, tratar la piel, reforzar el sistema de defensas y curar catarros. Además, tiene la capacidad de estimular el sistema inmunitario, produciendo más glóbulos blancos. Por lo general, la equinácea se consume en cápsulas.

Jengibre

La capacidad antibacteriana del jengibre y su tolerancia a los microorganismos de la flora intestinal le permiten mejorar la riqueza de esta, eliminando los microorganismos perjudiciales.

Este alimento sirve para evitar gastroenteritis y úlceras, así como para tratar resfriados, reducir la tos y expectorar las mucosidades. El jengibre puede tomarse en cápsulas o como té, hirviendo una porción de la raíz en una taza de agua.

Algunos trucos

  • Si tienes tos, puedes tomar regaliz, pues alivia la congestión y elimina las flemas. Utiliza la decocción de la corteza de raíz en agua hervida durante diez minutos.
  • La miel tiene propiedades antisépticas, cicatrizantes, expectorantes y vigorizantes. Una cucharada cada mañana ayuda a aumentar la hemoglobina, es energizante y previene las infecciones.
  • Las inhalaciones e infusiones de romero son efectivas para eliminar las infecciones y ayudar al cuerpo a recuperarse de la enfermedad.
  • Hacer gárgaras con tomillo, salvia y limón evita el contagio en época de infecciones. También son útiles durante los primeros síntomas de la enfermedad.

A pesar de contar con estas opciones de antibióticos naturales, como bien hemos señalado, la opinión que tenga nuestro médico siempre debe ser la que prevalezca.

Eso sí, nunca debemos tomar antibióticos sintéticos por nuestra cuenta. Esto siempre debe hacerse bajo prescripción médica.