Anticonceptivos orales; cómo actúan y cómo deben tomarse

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 5 diciembre, 2018
Si bien constituyen un método muy efectivo, debemos tener en cuenta que algunos medicamentos pueden influir en la efectividad del anticonceptivo. Por lo tanto, conviene consultar con el especialista ante cualquier cambio en la vida cotidiana.

El uso de los anticonceptivos orales aumenta año a año, por diferentes motivos. Entre ellos se destacan la comodidad, la seguridad que ofrecen, el aumento de sus efectos positivos y la disminución de las consecuencias adversas de las últimas generaciones de estos fármacos.

Ante todo, debemos remarcar que, cuando una mujer se decide por usar este método, debe acudir a la consulta de un ginecólogo. Este profesional realizará entonces unos estudios previos, tales como analítica y citología, para determinar si es conveniente tomarlos y cuál de todas las presentaciones comercializadas se ajustan a esa situación específica.

Además, durante su consumo, la paciente deberá hacerse citologías de control cada 6 o 12 meses. Este control consiste en extraer un número de células del cuello uterino de la mujer para, posteriormente, analizarlas.

El objetivo de las citologías es detectar la posible presencia de lesiones, infecciones y hasta enfermedades malignas como el cáncer cérvico uterino. Por ese motivo es que se recomienda efectuarlo con regularidad; la prevención es clave cuando se trata de afecciontes tan serias.

Existen algunos casos en los que el consumo de anticonceptivos orales está contraindicado. Por ejemplo, esta situación se da cuando se padecen enfermedades cardiovasculares, trastornos hepáticos o cánceres sensibles a niveles de hormonas.

Asimismo, también están contraindicados para mujeres fumadoras, en los momentos en los que hay alguna sospecha de embarazo, o también ante un sangrado vaginal no filiado.

Efecto de los anticonceptivos orales

La principal acción de los anticonceptivos orales, cuya composición son gestágenos y progestágenos, es inhibir la formación de las hormonas LH y FSH, que son responsables de la ovulación y de los cambios que sufre el útero para recibir al óvulo fecundado.

De tal forma, se impide la ovulación; de ahí que también se los conozca como anovulatorios. Debemos recordar que este efecto es totalmente reversible y que, cuando se dejan de tomar, la ovulación se reanudará normalmente. Esta es, justamente, una de sus principales ventajas, además de su altísima efectividad.

Te puede interesar: Antibióticos y anticonceptivos hormonales, ¿qué debes saber?

Efectos beneficiosos de los anticonceptivos orales

Los anticonceptivos orales presentan diversos beneficios para las mujeres que los consumen. A continuación, enumeramos los más destacados:

  • Anticoncepción efectiva: De hecho, es el método reversible más eficaz.
  • Regulación del ciclo menstrual: Ingerirlas estimula la disminución del dolor menstrual, de los sangrados abundantes y de los quistes ováricos.
  • Reduce el riesgo de sufrir cáncer de endometrio.

Más allá de estas incuestionables ventajas, debemos recordar que los anticonceptivos orales no previenen la transmisión de enfermedades venéreas. Por ese motivo, en el caso de tener varias parejas sexuales, se deberá usar un método de barrera como el preservativo, además de los anticonceptivos orales.

Por otra parte, mucho se ha hablado de algunos efectos secundarios de estas pastillas, como el aumento de peso y la disminución de la libido. No obstante, en las composiciones actuales de los anticonceptivos orales, estos efectos se han reducido a su máxima expresión o, directamente, se han eliminado.

En última instancia, cabe destacar que es totalmente falso que provoque esterilidad o dificultad para concebir, por más que se los tome por muchos años.

 

Cómo tomar los anticonceptivos orales

En un principio, los comprimidos deben tomarse durante 21 días seguidos, siempre a la misma hora. Después se descansará 7 días, durante los cuales se tendrá la menstruación. Tras esta semana, se vuelven a empezar los 21 días.

En el mercado hay presentaciones de 21 y 28 pastillas. En estas últimas, hay 7 pastillas que solo contienen placebo. Es decir que no tienen efecto y que se toman durante la semana de descanso. Su objetivo es mantener la costumbre de tomar una pastilla todos los días a la misma hora.

Lee también: ¿Es peligroso tomar anticonceptivos durante el embarazo?

Se debe tener en cuenta que, si se toma algún medicamento, este puede interferir en la efectividad de los anticonceptivos orales. Por lo tanto, se ha de consultar al médico al respecto. En caso de interferencia, es necesario usar preservativo durante el tiempo que se tome; lo mismo pasa si se sufren vómitos o diarreas.

En caso de olvido, hay que tomar la pastilla lo antes posible; luego, volver a ingerir la siguiente a la hora habitual. Si han pasado más de 12 horas, también se recomienda usar preservativo en los siguientes 7 días.

En resumen, los anticonceptivos orales son un método seguro, eficaz, cómodo y con efectos beneficiosos. Sin embargo, claro, siempre deberán ser recetados por un ginecólogo.

Imagen cortesía de Iñaki Pérez

  • Cardo E, Baixauli, V. (2004). Anticonceptivos orales. Offarm23(tabla 1), 81–86.
  • Carbajal, J., Cardenas, A., Pastrana, E., & Lopez, D. (2008). Eficacia y efectos adversos de anticonceptivos hormonales. Estudio comparativo. Rev Med Inst Mex Seguro Soc46(1), 83–87.