Anticonvulsivantes

María Vijande 5 noviembre, 2017
Los anticonvulsivantes son los fármacos utilizados para combatir las epilepsias, y para ello presentan numerosos mecanismos de acción.

Los anticonvulsivantes o antiepilépticos son fármacos utilizados principalmente para el tratamiento crónico de epilepsias, el tratamiento agudo de convulsiones y del estado del mal epiléptico o la migraña.

No se unen mucho a proteínas plasmáticas y, en su mayoría, presentan metabolismo hepático, por lo que pueden interactuar con otros medicamentos. Además, los anticonvulsivantes pueden presentar efectos secundarios, pero estos no suelen ser graves. Entre ellos encontramos: pequeños mareos, ligero aumento de peso y cansancio.

Generalmente, los anticonvulsivantes se absorben bien por vía oral, con una biodisponibilidad del 80%. Por otra parte, los anticonvulsivantes se pueden dividir en base a distintos criterios:

Según su generación

  • De primera generación o clásicos.
  • De segunda generación.
  • De tercera generación.

Según su capacidad para inhibir glutamato o potenciar GABA

Según su capacidad para inhibir glutamato o potenciar GABA

  • Aumento de la inhibición simpática mediada por GABA. En presencia de GABA, el receptor GABAA se abre y produce un flujo de iones Cl que aumenta la polarización de las células. Existen fármacos que:
    • Disminuyen el metabolismo del GABA habiendo así menos GABA que se una a los receptores y disminuir las polarizaciones
      • Ácido valproico.
      • Vigabatrina.
    • Actúan sobre el receptor GABAA haciendo que la unión con el GABA sea menor o incluso bloqueándolo totalmente como las diferentes benzodiazepinas
  • Inhibición de los canales de Na: diminuyen las descargas neuronales disminuyendo la excitación, por ejemplo, el ácido valproico.
  • Bloqueo de los canales de calcio: al inhibir estos canales, el músculo no tiene el Ca necesario para desarrollar la contracción
  • Inhibición de los canales tipo T: utilizados para el control de las crisis de ausencia, como la etoxusimida

Ver también: ¿Cuándo se considera grave una temperatura corporal alta?

Según su mecanismo de acción

  • Inhibidores de la excitación: si inhiben los canales de Na votaje- dependientes, pueden:
    • Prolongar la inactivación rápida como el topiramato.
    • Prolongar la inactivacion lenta: lacosamida.
    • Pueden inhibir los canales de Ca tipo T: etoxusimida.
    • Los canales P/Q activados por alto voltaje: gabapentina y pregabalina.
  • Potenciadores de la inhibición: potencian el tono gabaérgico mediante tres mecanismos:
    • Actuando sobre receptores (benzodiazepinas y barbitúricos).
    • Estimulando la liberación presináptica de GABA.
    • También pueden actuar por otros mecanismos relacionados con acciones inhibidoras.

Anticonvulsivantes inhibidores de la excitación

Estos fármacos inhiben los canales de Na voltaje dependientes, y actúan de la siguiente manera:

1.Prolongan la inactivación rápida

Prolongan la inactivación rápida

El mecanismo de acción de estos fármacos es la inhibición del canal de sodio que es voltaje-dependiente, por lo que van a impedir la apertura del canal, pasando este a un estado inactivo y evitando la desvalorización de las membranas celulares.

Te recomendamos leer: 4 principales factores que influyen en tu salud física y mental

CARBAMACEPINA

Es eficaz en crisis focales y convulsiones tónico-clónicas. Hay que tener precaución ya que este fármaco puede empeorar las ausencias y las miclonías. Tiene acción sedante, antiarrítmico, antidiurético y antineurálgico ( eficaz en el tratamiento de la neuralgia del trigémino). La carbamacepina es un inductor enzimático, por lo que presenta numerosas interacciones con otros fármacos.

OXCARBACEPINA

OXCARBACEPINA

Su actividad se debe a su metabolito activo la escilicarbazepina. Su eficacia es similar a la carbamacepina pero este fármaco presenta mayor tolerabilidad, ya que no modifica el metabolismo hepático y tiene menos tendencia a provocar interacciones.

FENITOÍNA

Este fármaco tiene un estrecho margen terapéutico, por lo que debe monitarizarse. La fenitoína es eficaz en todas las manifestaciones epilépticas, pero también es inductor enzimático por lo que va a comprometer la actividad de cualquier fármaco metabolizado por el hígado dando interacciones. Entre sus efectos adversos encontramos:

  • Oculares: nistagmo y visión borrosa.
  • Del SNC: ataxia, disartria e insonmio entre otros.
  • Alteraciones gastro-intestinales: náuseas y vómitos.
  • En tratamientos de larga duración, en niños, puede producir gingivitis.

ÁCIDO VALPROICO

ÁCIDO VALPROICO

El ácido valproico presenta numerosos mecanismos de acción, algunos de ellos son los siguientes:

  • Disminuye los niveles de Aps.
  • Aumenta la síntesis de GABA.
  • Aumenta la liberación del GABA.
  • Inhibe los canales de sodio y calcio.
  • Inhibe la degradación por inhibir GABA-T (que es la enzima encargada de la degradación del GABA).

Su uso está limitado por los problemas de hepatotoxicidad que presenta, sobretodo en niños de 2 años con piloteara. Se suele asociar con otros anticonvulsionantes en:

  • Espasmos infantiles.
  • Epilépticos mioclónicos.
  • Ausencias infantiles prejuveniles.
  • El síndrome de Lennox-Gastaut.

El ácido valproico es un inhibidor enzimático ya que inhibe la glucuronación y epósido-hidroxilación en el CYP2C9 y presenta una tolerabilidad intermedia debido a sus efectos adversos:

  • Aumento de peso.
  • Gastro-intestinales: dolor epigástrico, náuseas y diarrea.
  • Del SNC: ataxia y parkinsonismo reversible aislado.

LAMOTRIGINA

Es un nuevo antiepiléptico que presenta una buena tolerancia y tiene un espectro antiepiléptico amplio pero se utiliza como tratamiento de 1ª línea en epilepsias parciales o generalizadas y en la prevención de episodios depresivos en el trastorno bipolar.

Sus mecanismos y su perfil son similares a la carbamacepina y fenitoína, aunque este presenta menos efectos sedantes y tiene menos efectos neurotóxicos. El principal problema es que a veces produce erupciones que pueden obligar a suprimir el tratamiento. Este fármaco presenta diferentes interacciones como con:

  • Anticonceptivos hormonales.
  • Carbamacepina.
  • Paracetamol: disminuye la vida media de la lamotrigina.

TOPIRAMATO

Presenta un amplio espectro de acción y tiene también numerosos mecanismos de acción. El topiramato responsable de la pérdida de peso y la urolitiasis. Se utiliza en el tratamiento de migraña en pacientes con terapia estándar contraindicada.

ZONISAMIDA

Su mecanismo de acción no está claro completamente, bloquea los canales de Na y Ca y tiene un efecto modulador en la inhibición neuronal de GABA y un débil efecto inhibido de anhidrasa carbónica. Tiene acción analgésica en el dolor neuropático y es un inhibidor débil del CYP450 por lo que presenta interacciones. Entre sus efectos secundarios se encuentran: somnolencia, mareos y anorexia.

2.Prolongan la inactivación lenta

LACOSAMIDA

Este anticonvulsivante es un inhibidor de los canales de Na voltaje dependientes prolongando la inactivación lenta. No está totalmente demostrada su eficacia como anticonvulsionante o antiepileptógeno por lo que se utiliza en combinación con otros. No interfiere en el metabolismo, pero presenta efectos adversos como: mareos, náuseaás y diplopía.

3.Inhibición de los canales de Ca tipo T

ETOSUXIMIDA

Su utilidad está centrada en crisis de ausencia. Sufre metabolismo hepático, que se verá reducido con otros antiepilépticos. Entre sus efectos adversos se encuentran:

  • Gastro-intestinales: vómito, diarrea y dolor abdominal.
  • Del SNC: trastornos del sueño.
  • Oculares: miopía.
María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar