Los antidepresivos y sus contraindicaciones

Cristian Salemi · 23 marzo, 2018
El tratamiento y consumo de antidepresivos siempre debe estar supervisado por un especialista que evalúe nuestro caso particular y pueda ofrecernos un diagnóstico adecuado a nuestro caso

Como todo medicamento creado para corregir alguna deficiencia de nuestro organismo, los antidepresivos son psicofármacos diseñados para el tratamiento de la depresión severa o grave.

Dependiendo de sus causas, estos productos químicos buscan controlar o equilibrar la producción de sustancias químicas requeridas por nuestro organismo para su normal funcionamiento.

En la actualidad los antidepresivos han encontrado aceptación y aplicación en distintos trastornos que tienen una relación directa e incidencias en aspectos psicológicos que no permiten el normal desenvolvimiento del individuo.

Tipos de antidepresivos

Ejemplos de antidepresivos tricíclicos

Estos psicofármacos son muy variados según su composición y uso. La complejidad de la mente humana exige de compuestos especializados que permitan la solución de un problema sin ser generador de otros más graves.

No obstante, en ocasiones es complicado alcanzar este equilibrio.

  • En materia de antidepresivos podemos encontrar desde los más sencillos, con incidencias mínimas, hasta los tratamientos de mayor relevancia y cuidado en su uso.
  • Las prescripciones de estos últimos deben ser seguidas de manera diligente por parte del especialista. Un ejemplo de ellos son los tricíclicos.

Ante estos compuestos químicos de producción farmacéutica existe una opción natural.

  • Justamente por sus características, te ofrece tratamientos de bajo impacto y de pocos o ningún efecto secundario según sea el caso.
  • La naturaleza pone a nuestra disposición una serie de alternativas de gran provecho para nuestro bienestar.

El uso de antidepresivos de tipo psicofármacos se ha multiplicado en los últimos años.

Según revelan estudios estadísticos seguidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), no se sabe a ciencia cierta si esto sucede por un incremento de personas diagnosticadas, o si por el contrario su uso se ha dedicado al tratamiento de otras patologías.

En el peor de los casos se sospecha que se pueda deber a una moda.

El mayor inconveniente que esto genera es que un uso indiscriminado de estos productos químicos genera nuevos problemas que tienen incidencia no solo en el individuo tratado, sino en todo su entorno y, por ende, en la sociedad globalizada.

El uso de antidepresivos siempre debe estar supeditado a la estricta vigilancia médica especializada

Ver también: Herramientas mentales cuando llega la depresión

¿Son realmente eficaces los antidepresivos?

Medicamentos antidepresivos

La eficacia de los antidepresivos es relativa y subjetiva. Su valoración dependerá de los efectos que produzcan en cada paciente.

Así pues, no son una vía garantizada a la felicidad, sino una manera científica de aminorar situaciones que el organismo por sí solo no puede regular. No obstante, no siempre se obtienen resultados absolutos, ya que cada caso representa una realidad distinta.

Ahora bien, si analizamos el hecho de que el uso de psicofármacos en el mundo es cada día mayor y que sus efectividad absoluta queda en tela de juicio, debemos preocuparnos por algo que sí es objetivamente medible, como lo son las contraindicaciones y consecuencias del uso de estos medicamentos.

Te recomendamos leer: yoga contra la depresión

¿A qué me expongo al consumir fármacos antidepresivos?

antidepresivos

Cada especialista debe ser muy cuidadoso al momento de prescribir el uso de un antidepresivo.

Debe ser una última instancia y totalmente fundamentada, pues los efectos secundarios muchas veces pueden generar complicaciones mayores por un uso inadecuado.

Así, tenemos:

  • Frustración. Los efectos de estos psicofármacos son a largo plazo, y muchas veces la lentitud del proceso genera ansiedad y frustración en el paciente.
  • Tolerancia al medicamento. El organismo puede hacerse inmune al mismo y no surtir el efecto esperado, haciendo necesario el incremento de dosis y duración del tratamiento.
  • Dependencia al medicamento. En muchos casos el medicamento solo actúa como un placebo ante el cual reacciona el organismo y sin él no funciona, creando dependencia o adicción.
  • Algunos especialistas como Irving Kirsch, prestigioso investigador de la Universidad de Hull (Reino Unido) han indicado que el uso de antidepresivos puede alterar la química cerebral.
  • Otras complicaciones físicas asociadas al uso de estos psicofármacos incluyen la disfunción sexual, náuseas, descontroles de peso, estreñimiento, descontroles de tensión y mareos.

Si te encuentras analizando el uso de algún fármaco de esta naturaleza lo más adecuado es buscar otras alternativas naturales y menos agresivas.

Si a pesar de esto es necesario su uso, recuerda que debes hacerlo de la mano de un especialista.