Antidepresivos tricíclicos

Entre los primeros medicamentos desarrollados para tratar la depresión se encuentran los ATC. Los antidepresivos tricíclicos (ATC) son drogas que, a diferencia de otras, no estimulan el sistema nervioso central ni bloquean la monoaminooxidasa. También se usan para tratar otras afecciones como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y la enuresis crónica.

Los antidepresivos tricíclicos son eficaces pero no se usan como primer tratamiento. De hecho, han sido reemplazados por antidepresivos que causan menos efectos secundarios. Sin embargo, los ATC resultan ser una excelente opción cuando otros tratamientos no dan los resultados deseados. Por ejemplo, en casos donde la depresión sea resistente a otros medicamentos.

En dosis más bajas, los antidepresivos tricíclicos son usados para mitigar las migrañas y para tratar el dolor crónico. Algunas veces se usan para ayudar a las personas con trastorno de pánico.

Mecanismo de acción

Mecanismo de acción

Existen muchas sustancias químicas en el cerebro que están involucrados en la regulación de las funciones corporales. Estas sustancias se denominan neurotransmisores. La serotonina y la noradrenalina son dos neurotransmisores responsables del control y la regulación de los estados de ánimo.

Cuando una persona está deprimida, suele haber una disminución de estos dos neurotransmisores liberados de las células nerviosas del cerebro. Estas sustancias químicas se liberan de las células nerviosas y actúan para aliviar el estado de ánimo. Al ser reabsorbidas en las células nerviosas, ya no tienen un efecto sobre el estado de ánimo.

Los ATC evitan que la reabsorción de la serotonina y la noradrenalina regrese a las células nerviosas. Esto prolonga el efecto de alivio del estado de ánimo de cualquier noradrenalina y serotonina liberada y de esta manera ayudan a aliviar la depresión.

Los antidepresivos tricíclicos ayudan a mantener disponible más cantidad de serotonina y noradrenalina en el cerebro. Al tener más de estas disponibles para el cerebro, le ayudan a elevar el estado de ánimo. Los antidepresivos tricíclicos también afectan a otras sustancias químicas del cerebro, lo que puede conducir a una serie de efectos secundarios.

Ver también: 5 cosas que debes recordar si tomas antidepresivos

Efectos secundarios

Los antidepresivos tricíclicos interfieren con otros sistemas de neurotransmisores y receptores de células cerebrales. Esto afecta la comunicación normal de las células nerviosas dentro del cerebro. Ante esta situación, la probabilidad de efectos secundarios aumenta considerablemente.

Los tricíclicos pueden afectar el normal funcionamiento muscular lo que afecta ciertas funciones del cuerpo, incluidas las secreciones y la digestión. También bloquean los efectos de la histamina. El bloqueo de la histamina suele provocar efectos como: somnolencia, visión borrosa, boca seca, estreñimiento e, incluso, glaucoma.

Al comienzo de la toma de algún ATC, generalmente, los síntomas son leves y desaparecen tras de un par de semanas. No obstante, en caso de que no sea así, el paciente debe acudir a su médico y consultar otras opciones, como la reducción de la dosis o el cambio a otro antidepresivo.

En este sentido, los beneficios de tratar la depresión deben evaluarse frente a los efectos secundarios del tratamiento. 


Los efectos secundarios más comunes incluyen

Los efectos secundarios más comunes incluyen

  • Problemas sexuales (dificultad para lograr una erección, retraso en el orgasmo o bajo deseo sexual).

  • Aumento del apetito (lo cual conlleva al aumento de peso).

  • Hiperhidrosis (sudoración excesiva).

  • Pensamientos suicidas.

  • Retención de orina.

  • Estreñimiento.

  • Visión borrosa.

  • Somnolencia.

  • Temblores.

  • Boca seca.
  • Náuseas.

Cualquier persona con prescripción de antidepresivos debe ser vigilada de cerca por si presenta algún comportamiento inusual o si empeora la depresión. Si usted o alguien que conoce, tiene pensamientos suicidas al tomar un antidepresivo, comuníquese de inmediato con su especialista y obtenga ayuda de inmediato.

Encontrar el ATC apropiado

Encontrar el ATC apropiado

Cada caso de depresión es distinto. Por esta razón, se puede reaccionar de distintas formas ante el mismo antidepresivo. Se considera que la codificación genética puede jugar un papel importante en la forma en que los antidepresivos afectan a cada persona. Otros factores, además del genético, pueden afectar la respuesta a la medicación.

Los análisis, previas a la prescripción, ayudan a determinar qué tipo de medicamento será más seguro para el paciente. Las más comunes suelen ser un electrocardiograma (EKG) y análisis de sangre de rutina.

Aspectos que se tienen en cuenta para prescribir ATCs:

  1. Síntomas.
  2. Historial clínico (antecedentes familiares y problemas de salud, si los hubiere).
  3. Otros medicamentos que la persona esté tomando en el momento.

Si el paciente no responde a la prescripción de ATC inicial, esto puede significar que la dosis no es lo suficientemente alta. Para ello, el médico puede solicitar que se realicen análisis de sangre nuevamente para evaluar cuánto de la droga tricíclica circula por el torrente sanguíneo del paciente.

Si después de aumentar la dosis tricíclica la persona todavía se siente deprimida, tras 4 – 5 semanas de tratamiento, el médico posiblemente cambie a otro tipo de antidepresivo. Por lo general, puede tomar varias semanas (o más) antes de que un antidepresivo sea completamente efectivo y que los efectos secundarios disminuyan, por tanto, es necesario tener paciencia y seguir las pautas que indique el especialista.

Algunos aspectos a considerar

Algunos aspectos a considerar

  • Los ATC no deben usarse si:
    • La persona presenta problemas cardíacos o hepáticos.
    • Está embarazada o en período de lactancia.
  • Algunos ATC, como por ejemplo, la amitriptilina, causan más somnolencia que otros y son útiles para tratar la depresión en personas que también están ansiosas y agitadas.
  • Los ATC que causan menos somnolencia, como la imipramina y la lofepramina. Estos son útiles para las personas retraídas y letárgicas.
  • La lofepramina también se usa a menudo para tratar la depresión en los ancianos, ya que tiene menos potencial de efectos secundarios en el corazón que los otros tricíclicos. 

Te recomendamos leer: ¿Tomas antidepresivos? Debes saber esto antes de dejarlos

Detener el tratamiento con ATC

Los antidepresivos cíclicos no se consideran adictivos. Sin embargo, suspender el tratamiento abruptamente puede causar síntomas similares a la abstinencia. Los síntomas pueden variar dependiendo de cómo funciona el antidepresivo. Trabaje con su médico para disminuir de forma segura y gradual su dosis.

Otros medicamentos y sustancias también pueden interactuar con los antidepresivos tricíclicos. Es importante que la persona informe a su médico acerca de todas las drogas y sustancias que usa, para que así, su médico pueda ayudarlo a evitar cualquier interacción.

Ejemplos de antidepresivos tricíclicos

Ejemplos de antidepresivos tricíclicos

La Food and Drug Administration (FDA) aprobó estos antidepresivos tricíclicos para tratar la depresión.

  • Amitriptilina (Elavil, Levate).

  • Amoxapina (Asendin).

  • Clomipramina (Anafranil).

  • Desipramina (norpramina).

  • Doxepina (Silenor).

  • Imipramina (Tofranil, Tofranil-PM).

  • Nortriptilina (Pamelor, Aventil).

  • Protriptilina (Vivactil).

  • Trimipramina (Surmontil, Trimip, Tripramina).

Tratamientos alternativos para la depresión

Además de los ATCS, los médicos pueden recomendar al paciente terapias alternativas. Otras recomendaciones son:

  • Suspender la ingesta de alcochol o sedantes.
  • Ejercitarse con regularidad.
  • Mantener una dieta saludable (con suplementos vitamínicos del complejo B).
  • Cambiar los medicamentos actuales (tales como antihipertensivos, anticonceptivos y esteroides) para reducir los efectos secundarios que puedan estar causando depresión.
  • Recibir consejería (psicoterapia: comportamiento cognoscitivo, interpersonal; entre otros).
  • Terapia ligera (exposición a la luz blanca fluorecente para reducir los síntomas del desorden afectivo estacional).
  • Terapia electroconvulsiva (descarga eléctrica controlada que ocasiona una convulsión breve dentro del cerebro).

Referencias

1. Tricyclic antidepressants, http://www.netdoctor.co.uk/medicines/depression/a628/tricyclic-antidepressants/

2. Tricyclic antidepressants and tetracyclic antidepressants, Mayo Clinic Staff, https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/depression/in-depth/antidepressants/art-20046983

3. Tricyclic antidepressants, https://www.healthline.com/health/depression/tricyclic-antidepressants-tcas

4. Tricyclic Antidepressants: How Tricyclics Work, Side Effects, https://www.healthyplace.com/depression/antidepressants/tricyclic-antidepressants-how-tricyclics-work-side-effects/

5. Antidepresivos: medicamentos para la depresión, American Academy of Family Physicians, editorial de Familydoctor.org, https://web.archive.org/web/20080517043447/http://familydoctor.org/online/famdoces/home/common/mentalhealth/treatment/012.printerview.html

6. El Uso de Medicinas en el Tratamiento de la Depresión, The Cleveland Clinic, Department of Patient Education and Health Information, https://web.archive.org/web/20080308100145/http://www.clevelandclinic.org/health/sHIC/html/s6377.asp