Antracosis: la enfermedad de los mineros del carbón

Las personas diagnosticadas con antracosis suelen haber estado expuestas a polvo con alto contenido en carbón durante más de 20 años, principalmente debido a sus ocupaciones laborales.

La antracosis es una afección pulmonar consecuencia de una prolongada exposición e inhalación de polvo con alto contenido en carbón. Esta enfermedad también es conocida como neumoconiosis del minero de carbón o enfermedad del pulmón negro. Esto se debe a que la afección tiene una alta prevalencia entre personas dedicadas a la minería.

El carbón es un mineral de color negro que contiene principalmente carbono. Contiene otros elementos tales como: azufre, oxígeno, nitrógeno o hidrógeno. Se utiliza como combustible fósil debido a su poder calorífico y su alto porcentaje de elementos volátiles.

Grupos de riesgo

Grupos de riesgo (3)

Principalmente constituido por trabajadores pertenecientes a la industria carboquímica e industrias varias.

  • Mineros.
  • Cortadores de carbón.
  • Fabricantes de grafito.
  • Manufactureros de electrodos de carbón.

¿No lo sabías? 7 usos fascinantes del carbón en el hogar

Fisiología de la antracosis

El sistema inmunológico acaba con las partículas de polvo que se cuelan en el interior de los pulmones de forma natural. Esta función le corresponde a los macrófagos, células del sistema inmune que fagocitan (engullen) cualquier tpartícula externa indeseable.

Los macrófagos alveolares fagocitan las partículas de polvo que llegan al extremo final de los bronquios, los bronquiolos. Estos representan las ramificaciones últimas de los bronquios, donde ocurre el intercambio gaseoso.

Las partículas fagocitadas se acumulan en los intersticios pulmonares alrededor de los bronquiolos. Con el tiempo, darán lugar al síntoma más visible de la antracosis: las máculas de carbón. Estas se irán haciendo más grandes a medida que aumenta el tiempo que se está expuesto a este tipo de polvo.

Las máculas de carbón no son más que manchas negruzcas visibles en radiografías o tomografías computerizadas de tórax. Es el síntoma más claro para realizar el diagnóstico de esta afección.

En los casos más graves de antracosis, las máculas evolucionan a nódulos de carbón. Esto se debe a la acumulación de colágeno en los intersticios pulmonares (fibrosis). Además, las paredes de los bronquiolos se delimitan progresivamente. En consecuencia, se dilatan, lo cual da lugar a un enfisema pulmonar focalizado que, a su vez, conlleva a una disminución de la función respiratoria.

La función respiratoria

Cómo dejar de fumar y desintoxicar los pulmones

Durante la inhalación los alveolos se llenan de aire rico en oxígeno. Estas estructuras están rodeadas de finísimos capilares sanguíneos cuyo tamaño diminuto es imprescindible para que el oxígeno acceda al riego sanguíneo por difusión.

Del mismo modo, la sangre que circula por estos capilares presenta altos niveles de dióxido de carbono, el cual accederá a los alveolos también por difusión para ser eliminado con cada exhalación

Cuando las paredes de los alveolos están excesivamente dilatadas (enfisema pulmonar), estos no adquieren durante la inhalación la presión necesaria para que se produzca el intercambio gaseoso, por lo que pierde su función

¿Quieres conocer más? Hay muchas formas de respirar, ¿sabes si es sana la tuya?

Sintomatología y tratamiento

Rehabilitación pulmonar

Los alveolos, cuyas paredes han sido dañadas, no volverán a recuperar su integridad. Por lo tanto, la pérdida de función respiratoria es progresiva y crónica. Estos síntomas son muy comunes también en fumadores habituales, los cuales suelen desarrollar EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), afección cuya fisiopatología es muy similar a la antracosis.

Por otro lado, diversos estudios relacionan la antracosis con una mayor predisposición a padecer artritis reumatoide, enfermedad autoinmune crónica que afecta a las articulaciones y tejidos circundantes produciendo inflamación y dolor.

Por norma general, la antracosis no suele producir síntomas

De hecho, los síntomas pulmonares son causados por afecciones secundarias derivadas de la acumulación de carbón, pero no debidas a ella. Entre estos síntomas se encuentran:

  • Enfisemas pulmonares focalizados.
  • Aparición de ciertos tipos de cáncer (en algunas casos, no se trata de una constante).
  • Por otra parte, en algunos pacientes, puede haber un desarrollo de tos crónica, aun cuando dejan de estar expuestos a ese tipo de polvo.

El tratamiento de la antracosis, en algunas ocasiones, puede incluir:

  • Terapias con oxígeno.
  • Rehabilitación pulmonar.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, los defectos producidos como consecuencia de la exposición son crónicos, por lo que el tratamiento se suele limitar a restringir a los individuos de nuevas exposiciones, especialmente en los casos más graves.

Se considera importante adoptar, como medida adicional, mantener al paciente en un entorno limpio o, en otras palabras, con la menor contaminación posible.