La apendicitis: todo lo que debes saber

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu el 8 febrero, 2019
María José · 8 febrero, 2019
La apendicitis es una de las urgencias quirúrgicas más comunes. No implica grandes riesgos especialmente si es detectada a tiempo.

La apendicitis aguda consiste en la inflamación del apéndice vermiforme. Si bien puede presentarse en todas las edades, es más frecuente entre los 20 y los 40 años. Aunque en las edades extremo es rara, los síntomas son más inespecíficos y el riesgo de perforación mayor.

La apendicitis en embarazadas suele ser un tanto delicada. Debido al crecimiento del útero, el apéndice se encuentra desplazado hacia arriba y hacia atrás. Además, el dolor y las náuseas pueden interpretarse erróneamente como propias del embarazo.

Este tipo de apendicitis suele darse en el segundo trimestre. Por suerte, la cirugía laparoscópica es segura en cualquier trimestre de embarazo.

¿Dónde se localiza el apéndice?

El apéndice vermiforme es un órgano cilíndrico que se desarrolla a partir del ciego, con el que se encuentra conectado. En superficie se encuentra en el punto de McBurney, situado en la línea imaginaria que une el obligo con la cresta iliaca derecha.

valvula-ileocecal-y-apendice

Ver también: 5 señales inminentes de una posible apendicitis

Tipos de apendicitis y patogenia

Esta clasificación se basa en la evolución de la apendicitis. La inflamación del apéndice produce una obstrucción progresiva de la luz del órgano. Esto produce una acumulación de secreciones en su interior que aumentan poco a poco la presión intraluminal.

Finalmente, se comprimen los vasos sanguíneos del apéndice apareciendo entonces isquemia e invasión bacteriana. Es entonces cuando aparecen la necrosis y la perforación, con riesgo de salida del contenido intestinal y la consecuente peritonitis.

Síntomas y signos

  • Dolor en fosa iliaca derecha. El dolor se inicia en torno al ombligo y se irradia hacia la fosa iliaca derecha.
  • Náuseas y vómitos. Los vómitos aparecen siempre después del inicio del dolor abdominal. En caso de no seguir esta secuencia se debe cuestionar el diagnóstico de apendicitis.
  • Fiebre o febrícula.
  • Signos de irritación peritoneal.
  • Signo de Blumberg o dolor a la descompresión. Es uno de los signos más característicos de la apendicitis aguda. Se presiona suavemente con los dedos sobre la fosa iliaca derecha, y al retirarlos súbitamente es cuando aparece el dolor (“de rebote”).
  • Signo de Rosving. Es indicativo de contractura abdominal. Consiste en la aparición de dolor en fosa iliaca derecha al percutir la fosa iliaca izquierda.
La fiebre es uno de los síntomas de la apendicitis

Diagnóstico

Clínica y exploración física

La aparición secuencial de dolor en fosa iliaca derecha, vómitos y fiebre es muy sugerente de apendicitis. Esta sospecha se ve apoyada por la presencia de dolor al rebote y al comprobar la contractura abdominal. 

Otros signos que también hacen sospechar el diagnóstico de apendicitis son:

  • Dolor al elevar la pierna derecha (signo del psoas)
  • Dolor a la rotación interna del muslo derecho (signo del obturador)
  • Tacto rectal doloroso

Analítica

Destaca la presencia de leucocitosis con neutrofilia y aumento de la proteína C reactiva (PCR). Ambos datos son indicativos de la presencia de un proceso inflamatorio.

Por un lado, aumenta el número de leucocitos totales (valor normal 5000–10 000 leuc/mm3) a expensas de los neutrófilos (5800 neut/mm3). El aumento de neutrófilos, o neutrofilia es, de hecho, la causa más común de leucocitosis.

Por otro lado, aumentan los llamados reactantes de fase aguda, como la PCR. Se trata de proteínas cuya concentración aumenta en respuesta a un proceso inflamatorio.

Pruebas de imagen

No suele ser necesaria, aunque se recomienda realizar en casos dudosos, en niños y en mujeres en edad fértil. La tomografía computerizada es la prueba de mayor sensibilidad. Sin embargo, en niños y mujeres jóvenes es preferible realizar una ecografía doppler.

Escala de Alvarado

Se trata de un sistema de puntuación clínica empleado para el diagnóstico de la apendicitis. Se emplean 6 parámetros médicos y 2 de laboratorio cuya puntuación final es de 10 puntos.

Los dos datos más relevantes, el dolor en la fosa iliaca derecha y la leucocitosis, reciben 2 puntos.

  • De 5 a 6 puntos el diagnóstico de apendicitis es compatible.
  • De 7 a 8 puntos el diagnóstico de apendicitis es probable.
  • Con más de 9 puntos el diagnóstico de apendicitis es muy probable

Lee también: Los 7 síntomas de apendicitis que no debes pasar por alto

Tratamiento

La apendicitis aguda es la urgencia quirúrgica más frecuente. El tratamiento de elección es la extirpación del apéndice (apendicectomía) bajo anestesia general. La incisión se realiza sobre el punto de McBurney.

La apendicitis suele remediarse mediante intervención laparoscópica.

En cuanto al abordaje, no se han demostrado diferencias entre la cirugía abierta y la laparoscopia. Normalmente la laparoscopia se reserva a:

  • Mujeres jóvenes en edad fértil
  • Pacientes obesos
  • Pacientes embarazadas
  • Casos de peritonitis difusa (permite el lavado de la cavidad abdominal)

Además del tratamiento quirúrgico es necesario instaurar un tratamiento médico adecuado, con hidratación y antibióticos. Los antibióticos empleados son la ampicilina, la clindamicina o el metronidazol.

Complicaciones

Preoperatorias

  • Perforación
  • Peritonitis

Postoperatorias

  • Infección de la herida (es la complicación más frecuente)
  • Abscesos intraabdominales
  • Íleo paralítico