El apio, un alimento ideal para limpiar tus riñones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Vijande el 13 diciembre, 2018
El apio es rico en vitaminas, minerales y fibra, por lo que favorece la eliminación de toxinas de nuestro orgenismo

El apio es una hortaliza muy saludable con grandes propiedades nutricionales y medicinales. Por su bajo contenido calórico y elevado porcentaje en agua, el apio es común en las dietas. La forma más sencilla y con la que mejor se aprovechan sus propiedades es comerlo crudo. A diferencia de algunas verduras, el apio conserva la mayoría de sus nutrientes aún después de haber sido cocinado al vapor.

Es una fuente importante de vitamina K, ácido fólico, fibra y potasio. También contiene vitaminas A,C y B. Además, tampoco podemos olvidar que el apio está considerado como uno de los mejores diuréticos vegetales, algo esencial para eliminar sustancias de desecho de nuestro organismo.

Sus propiedades diuréticas se deben a su riqueza en aceites esenciales, especialmente abundantes en las semillas y en la raíz. A su vez, estas propiedades diuréticas se deben al alto contenido en potasio que posee la planta. Simplemente comiendo apio en combinación con otras verduras u hortalizas puedes comprobar como alivia la retención de líquidos.

Lee también:¿Por qué no se debe comer apio en el embarazo?

Propiedades del apio

Cuáles son los beneficios del apio para adelgazar

Por su composición, además de aliviar la retención de líquidos, nos aporta otros beneficios como:

Regulador intestinal

Otro dato interesante es que el apio es rico en fibra, algo esencial no solo para prevenir el estreñimiento, o las dispepsias, sino que, además, conseguiremos reducir el nivel de colesterol en sangre y favorecer el control de la glucemia.

Un organismo con un alto nivel de colesterol presenta una peor circulación sanguínea. Si la circulación sanguínea no es óptima forzamos a nuestros riñones a trabajar más, algo que a largo plazo les va a restar funcionalidad.

Apio para combatir infecciones urinarias

Apio.

El apio contiene aceites esenciales con propiedades antibacterianas con lo que, al mismo tiempo, que aumentamos la micción, nos ayudará a combatir las infecciones de los riñones causadas por virus o bacterias.

Además de eliminar el ácido úrico, será útil consumir esta planta a personas con sobrepeso, pero también a enfermos reumáticos, a los que tengan gota, diabetes, piedras en el riñón y de vesícula.

Favorece la circulación

Para disfrutar de una mejor salud renal necesitamos controlar dos factores: el colesterol y la presión arterial. Tal y como te hemos señalado al inicio, el apio ya nos ayuda a equilibrar el colesterol pero, además, nos permitirá también cuidar de la hipertensión.

El apio es rico en potasio que compensa y equilibra su elevada cantidad de sodio. El equilibrio sodio potasio es muy importante en la alimentación y en la hipertensión.

Sus componentes disminuyen la concentración sanguínea de las hormonas asociadas con el estrés, catecolaminas, las mismas que producen constricción de los vasos sanguíneos. Además relaja las paredes de los vasos sanguíneos. Por tanto, el apio puede resultar más beneficioso para quienes sufren de hipertensión asociada al estrés e hipertensión emocional.

También te puede interesar: 5 increíbles beneficios del apio que tú desconocías

Licuado de apio para cuidar de nuestros riñones

Licuado de apio

Para preparar este licuado necesitas los siguientes ingredientes:

  • Una rama de apio.
  • 1 cucharadita de perejil (5 g).
  • Un vaso de agua (200 ml).
  • 1 cucharadita de menta fresca (5 g).
  • Una manzana.

Lo primero que haremos será limpiar bien la manzana y el apio. En lo que se refiere a la manzana, si lo deseas, puedes pelarla. Aunque también puedes hacer el licuado con su piel. Si sabes que es orgánica, podemos beneficiarnos de los nutrientes presentes en su piel. Sea como sea, no olvides retirarle las semillas del centro.

A continuación, corta en trocitos tanto la manzana como el apio para facilitar el licuado. Pica un poco el perejil y la menta fresca, de ese modo conseguimos que afloren sus aceites esenciales durante el licuado, y aporten un sabor intenso en nuestra bebida.

El siguiente paso consiste en añadir  la manzana, el apio y las hierbas frescas junto con el vaso de agua, para conseguir un licuado verde homogéneo. Para notar su efecto diurético, se recomienda tomar tres días a la semana en el desayuno.

Las personas con problemas renales severos deben evitar el consumo de apio en grandes cantidades, al igual que las embarazadas durante el primer trimestre, por su contenido en apina, un tónico uterino que puede provocar aborto. Asimismo, el apio puede generar reacciones alérgicas en personas sensibles a las furanocumarinas y fotosensibilidad.

  • Zhang, Y., Coca, A., Casa, D. J., Antonio, J., Green, J. M., & Bishop, P. A. (2015). Caffeine and diuresis during rest and exercise: A meta-analysis. Journal of Science and Medicine in Sport. https://doi.org/10.1016/j.jsams.2014.07.017

  • Kamperis, K., Hagstroem, S., Radvanska, E., Rittig, S., & Djurhuus, J. C. (2010). Excess diuresis and natriuresis during acute sleep deprivation in healthy adults. American Journal of Physiology-Renal Physiology. https://doi.org/10.1152/ajprenal.00126.2010

  • Potasio, T. D. E. L. (2008). Trastornos del potasio. Power. https://doi.org/10.3265/Nefrologia.2010.pub1.ed80.chapter1837