Aplicaciones medicinales de la Caléndula

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 15 noviembre, 2018
La caléndula se destaca por sus múltiples usos a nivel tópico para tratar diferentes afecciones de la piel. Se usa en quemaduras, irritaciones e incluso arrugas. Además, su aceite estimula la producción de colágeno.

La caléndula, cuyo nombre científico es Caléndula officinalis, es conocida desde hace mucho tiempo por su eficacia en el tratamiento de pequeñas heridas y lesiones en la piel. Si te interesa conocer cuáles son las principales aplicaciones medicinales de la caléndula, te invitamos a continuar leyendo este artículo.

Si bien la mayoría de los estudios científicos sobre las aplicaciones de la caléndula se realizaron sobre animales, en la práctica de la medicina natural se continúa utilizando esta planta para diversas afecciones. Por lo general, su aplicación siempre está acompañada de muy buenos resultados.

Las mejores aplicaciones medicinales de la caléndula

Para aliviar la dermatitis aguda

Un estudio realizado en mujeres que recibían tratamiento de radiación para el cáncer de seno demostró que la crema con extracto de caléndula, aplicada dos veces por día, resultó muy útil para reducir la inflamación de la piel —dermatitis aguda— provocada por la radiación.

Además, la caléndula se usa también para aliviar el enrojecimiento que causan las picaduras de insectos; del mismo modo, permite tratar quemaduras leves y sirve para ayudar a cicatrizar pequeñas heridas en la piel, entre otros problemas dérmicos.

Aceite de caléndula para rejuvenecer tu piel

El aceite de caléndula contiene numerosos agentes antioxidantes, llamados flavonoides, que pueden eliminar radicales libres del organismo y ralentizar el proceso oxidativo de las células. De este modo, se logra mantener la piel sana y joven durante más tiempo.

Asimismo, este aceite humecta la piel y estimula la producción de colágeno. Esto ayuda a eliminar arrugas y a mantener la firmeza de la piel.

La infusión de caléndula y sus beneficios

El té de caléndula tiene muchas aplicaciones medicinales. Por ejemplo, esta flor puede utilizarse para aliviar la inflamación en casos de úlceras estomacales, gastritis o enteritis.

Caléndula contra morados.

Por otra parte, la infusión de caléndula también puede ser útil para aliviar el dolor de garganta o, una vez que se ha enfriado, para aplicar en los ojos y aliviar la inflamación que causa la conjuntivitis.

Para preparar el té de caléndula, coloca dos cucharadas de pétalos secos en agua hirviendo (unos 200 ml), durante 10 minutos. Se recomienda tomar hasta tres tazas de té de caléndula por día.

Lee también: Métodos para curar la gastritis

Como antibacteriano y antifúngico

Distintos estudios científicos han podido comprobar que el extracto acuoso de caléndula contiene saponinas, flavonoides, taninos y polisacáridos que le confieren propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Por esa razón, el extracto de caléndula se puede utilizar como antiséptico en pequeñas heridas sobre la piel. Del mismo modo, puede resultar efectivo para prevenir la infección de úlceras varicosas o de escaras por decúbito.

Otros usos

Al parecer, los derivados de la caléndula pueden ser útiles para estimular la función hepática y la secreción biliar. Asimismo, ciertos especialistas sostienen que la caléndula puede ayudar a reducir el dolor provocado por infecciones de oído, dado que tendría un suave efecto anestésico.

calendula

Te puede interesar: Bálsamo labial casero de lavanda y caléndula para labios secos y sensibles

Precauciones en cuanto al uso de la caléndula

Como habrás notado, las aplicaciones medicinales de la caléndula son realmente muy variadas. Sin embargo, antes de tomar una infusión de caléndula o aplicar uno de sus extractos sobre la piel, se deben tener en cuenta algunas posibles interacciones y contraindicaciones de su uso. Las más importantes son las siguientes:

  • Alergias: Muchas personas son alérgicas a la caléndula u otras plantas de la misma familia, por lo que puede producirse inflamación de la piel e incluso un shock anafiláctico en pacientes alérgicos.
  • Embarazo y lactancia: No se recomienda el uso de extractos de caléndula durante el embarazo y la lactancia, pues aún no se han estudiado los efectos que esta hierba podría tener sobre el bebé.
  • Niños: Tampoco se recomienda el uso de derivados de caléndula en niños.
  • Interacción con medicamentos sedantes: Al parecer, la caléndula podría acentuar el efecto sedante de ciertos medicamentos, como las benzodiacepinas o los barbitúricos. En caso de que estés utilizando alguna de estas medicinas, debes usar la caléndula con mucha precaución y siempre habiendo consultado al médico previamente.

Para concluir, si los síntomas persisten o si al usar caléndula aparecen reacciones adversas, no dudes en consultar a tu médico de cabecera. No todos los organismos son iguales, por lo que es aconsejable empezar con dosis pequeñas para luego sí, proceder con su uso normalmente.

  • Fronza, M., Heinzmann, B., Hamburger, M., Laufer, S., & Merfort, I. (2009). Determination of the wound healing effect of Calendula extracts using the scratch assay with 3T3 fibroblasts. Journal of Ethnopharmacology126(3), 463–467. https://doi.org/10.1016/j.jep.2009.09.014
  • Preethia, K. C., Kuttanb, G., & Kuttan, R. (2009). Anti-inflammatory activity of flower extract of Calendula officinalis Linn. and its possible mechanism of action. Indian Journal of Experimental Biology47(2), 113–120. https://doi.org/10.1007/978-3-319-23476-2