Apomorfina: ¿qué es y para qué se utiliza?

19 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La apomorfina, al tener una estructura similar a la dopamina, ejerce su función al interaccionar con los receptores de este neurotransmisor, lo que justifica su indicación para el tratamiento de la disfunción eréctil y el parkinson.

La apomorfina es fármaco derivado de la morfina, por lo que ejerce efectos similares, pero sin los característicos efectos analgésicos o narcóticos de los fármacos opioides.

Este fármaco tiene una estructura muy similar a la dopamina. Es por ello que su efecto en el organismo se debe a la reacción que tiene con los receptores dopaminérgicos involucrados en el control de la erección.

La apomorfina también se utiliza como para el tratamiento de los vómitos y del parkinson. Veamos más detenidamente en qué consisten sus indicaciones.

¿Qué ocurre en la disfunción eréctil?

Drogas y disfunción eréctil ¿hay una relación
Uno de los usos de la apomorfina tiene que ver con el tratamiento de la disfunción eréctil. Sin embargo, debe emplearse bajo supervisión médica.

La disfunción eréctil es una condición en la que el hombre no es capaz de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para mantener relaciones sexuales. Los síntomas de esta patología incluyen:

  • Poder conseguir una erección a veces.
  • Tener una erección, pero no con la dureza suficiente para tener relaciones sexuales.
  • No tener el pene erecto en ningún momento.

Muchos factores que afectan al sistema vascular, sistema nervioso y sistema endocrino pueden contribuir o causar la disfunción eréctil. Aunque la edad sea un factor importante, no tienes por qué ser una persona mayor para tener esta patología.

Algunas de las siguientes condiciones pueden conducir a la disfunción eréctil, pero no son las únicas:

  • Diabetes tipo II.
  • Hipertensión.
  • Enfermedad el corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Aterosclerosis.

Además, la disfunción eréctil también puede ser un efecto adverso de algún fármaco o consecuencia de algún trastorno psicológico o emocional.

La apomorfina y la enfermedad de Parkinson

Enfermedad de parkinson y apomorfina
La enfermedad de Parkinson compromete el funcionamiento del sistema nervioso central. Por ello, los pacientes pierden su capacidad para tener movimientos corporales controlados.

El párkinson es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro y a la médula espinal. Al afectar a estas estructuras, el paciente pierde la capacidad de controlar sus movimientos corporales. En este sentido, un paciente con párkinson suele presentar alguno de los siguientes síntomas:

  • Temblores, sobre todo en las manos.
  • Dificultades para mantener el equilibrio.
  • Falta de coordinación.
  • Problemas para andar.
  • Rigidez muscular.

En las partes más profundas del cerebro hay unos ganglios basales, es decir, un conjunto de células nerviosas que ayudan a controlar el movimiento.

Estas células, cuando están deterioradas, no sintetizan correctamente dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que, entre otras funciones, se encuentra la de coordinar los movimientos.

De esta forma, un paciente con párkinson presenta bajos niveles de dopamina en el cerebro. Sin embargo, nadie sabe todavía porque estas células cerebrales se deterioran.

Descubre: Tratamiento del Parkinson

Mecanismo de acción: ¿cómo ejerce la apomorfina el efecto en el organismo?

La apomorfina, al tener una estructura similar a la dopamina, ejerce su función al interaccionar con los receptores de este neurotransmisor. Los efectos que desencadena al interaccionar con el receptor D2, son los que justifican su indicación para el tratamiento de la disfunción eréctil.

Desencadena un incremento de la producción de óxido nitroso que, a su vez, favorece la conversión de unas sustancias endógenas dando como resultado la relajación del músculo liso del cuerpo cavernoso del pene y la erección del mismo.

Por otro lado, al ser agonista de los receptores de la dopamina, se podría decir que la “sustituye”, por lo que los niveles bajos de dopamina se ven compensados con el fármaco.

Lee también: Dopamina

Contraindicaciones y precauciones de la apomorfina

Contraindicaciones y precauciones de la apomorfina
La apomorfina es un fármaco que puede causar efectos secundarios. Además, está contraindicado en pacientes hipersensibles a su principio activo o cualquiera de sus excipientes.

El uso de este fármaco está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al principio activo o a cualquiera de los excipientes de la formulación. También está contraindicado en:

  • Pacientes que sufren una angina de pecho inestable grave.
  • Personas que han tenido un infarto de miocardio reciente, así como un fallo cardíaco grave o sufren hipotensión.
  • Otros problemas de la salud en los que no se aconseje la práctica sexual.

Además, si se va a utilizar para la disfunción eréctil, siempre se debe tener precaución con la deformidad anatómica del pene, con la hipertensión no controlada, con la hipotensión postural y en pacientes tratados con antihipertensivos o nitratos.

La razón de ello es que pueden interaccionar y desencadenar graves consecuencias para la salud del paciente.

Conclusión

La apomorfina es un fármaco derivado de la morfina con una estructura similar a la dopamina utilizado principalmente para el tratamiento del Parkinson y de la disfunción eréctil.

Es un medicamento sujeto a prescripción médica y, por lo tanto, no se debe utilizar a no ser que el médico lo indique. De no ser así, el paciente puede sufrir graves consecuencias. Consulta con el médico o con el farmacéutico cualquier duda que te surja sobre el uso y los efectos de este fármaco.

  • Morales, A. M. (2010). Disfunción eréctil. Archivos Espanoles de Urologia.
  • Giménez-Roldán, S., & García-Muñozguren, S. (2002). Uso de apomorfina en la enfermedad de Parkinson. Revista de Neurologia.
  • Triarhou LC. Dopamine and Parkinson's Disease. In: Madame Curie Bioscience Database [Internet]. Austin (TX): Landes Bioscience; 2000-2013. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK6271/
  • Auffret M, Drapier S, Vérin M. The Many Faces of Apomorphine: Lessons from the Past and Challenges for the Future [published correction appears in Drugs R D. 2018 May 8;:]. Drugs R D. 2018;18(2):91–107. doi:10.1007/s40268-018-0230-3
  • Jenner, P., & Katzenschlager, R. (2016). Apomorphine - pharmacological properties and clinical trials in Parkinson’s disease. Parkinsonism and Related Disorders33, S13–S21. https://doi.org/10.1016/j.parkreldis.2016.12.003
  • Guillén, V., Rueda, J.-R., Ballesteros, J., & López de Argumedo, M. (2011). Apomorphine for the treatment of erectile dysfunction. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.cd009397