Todos los aportes de las algas en la alimentación saludable

Okairy Zuñiga·
29 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva al
01 Enero, 2019
Las algas son uno de los alimentos naturales más antiguos del planeta. Aunque hoy en día no es muy común consumirlos, civilizaciones antiguas sí que lo hacían. Un ejemplo son los aztecas, quienes en el siglo XIV ya consumían espirulina.
 

Cuando hablamos de vegetales, la mayoría piensa inmediatamente en los procedentes de la tierra. Sin embargo, también están aquellos que se encuentran en el mar: las algas. Esta vez te hablaremos sobre los aportes de las algas en la alimentación saludable. Estamos seguros que te encantará conocer más sobre estos vegetales.

Lo primero que debes saber es que son uno de los alimentos naturales más antiguos del planeta. Aunque hoy en día no es muy común consumirlos, civilizaciones antiguas sí que lo hacían. Un ejemplo son los aztecas, quienes en el siglo XIV ya consumían espirulina.

Con el paso de los años, esta costumbre se perdió hasta años recientes. Sigue leyendo y descubre más sobre estos increíbles alimentos.

Las algas te ayudan a perder peso

El primero de los aportes de las algas en la alimentación saludable es que te ayudarán a perder esos kilos extra que tanto molestan, tal y como afirman los últimos artículos científicos. Las algas que tienen mejor efecto en este sentido son las de color oscuro gracias a la fucoxantina que aportan. 

Algas comestibles.

La fucoxantina es una especie de carotenoide y el pigmento natural de las algas. Tiene un efecto quemador de grasa que favorece la pérdida de peso cuando se incluye en el marco de una dieta sana. Se ha demostrado que este químico ayuda a controlar los niveles de triglicéridos, la presión sanguínea y la grasa acumulada en el hígado.

 

Nuestra recomendación es que al menos una vez por semana incluyas algas oscuras en tu dieta. Puedes utilizarlas como base de las ensaladas e irla consumiendo cada vez con mayor cantidad.

Te interesa leer: 6 alimentos que contienen selenio

Ayudan a luchar contra el cáncer

¿Tienes antecedentes de cáncer en tu familia? ¿Temes que esta enfermedad llegue a tu vida? Aunque nunca se puede garantizar que estás completamente a salvo, existen alimentos que pueden reducir el riesgo. Justo este es uno de los aportes de las algas en la alimentación saludable.

Se han realizado varios estudios que fortalecen esta idea. El primero de ellos investigó los efectos de la espirulina en personas con cáncer oral. La prueba duró 12 meses y al término se encontró una reducción considerable en los síntomas.

La espirulina es una de las algas más comercializadas debido a que aporta proteínas y vitaminas del grupo B. Al momento de adquirirlas revisa que sean algas de buena calidad. Debido a que son tan comerciales, han surgido granjas especializadas en su producción.

Leer también: Clorofila, la “sangre verde” que protege nuestro hígado

Mejoran la salud del corazón

Otro de los aportes de las algas en la alimentación saludable es su capacidad para proteger la salud cardiovascular y para reducir la incidencia del hígado graso. Si estás padeciendo cualquiera de los dos problemas o si llevas una alimentación poco sana, presta mucha atención.

Corazón saludable.
 

Se ha demostrado que las algas azules mejoran el perfil de lípidos, evitan la inflamación y disminuyen el estrés oxidativo. Esto se traduce en un hígado más resistente a los efectos de los elementos dañinos, como el alcohol o la grasa. También reducen el riesgo de que corazón tenga problemas para funcionar correctamente.

Paralelamente, se ha publicado una investigación en la revista Pharmaceutical Biology que asegura que las algas marrones presentan la capacidad de reducir el riesgo cardiovascular. Esta propiedad se desarrollar gracias a la presencia de compuestos fitoquímicos con carácter antioxidante en las mismas.

Reducen la inflamación y el dolor

¿Estás lidiando con el dolor y con la inflamación ocasionados por enfermedades metabólicas? En este caso te encantará saber que la Laurencia obtusa, un alga roja, es capaz de ayudar a reducir los efectos de la inflamación. También se demostró que este tipo de alga tiene un efecto analgésico bastante potente.

Lo único que necesitas es comer unos 50 miligramos por kilo de peso. Para cubrir con esta porción te recomendamos consumir esta variedad de alga varias veces a la semana. Otro clase de alga que tiene un efecto antiinflamatorio es la Pyropia yezoensis. Esta tiene altas cantidades de péptidos activos que protegen contra la inflamación.

Los mejores tipos de algas en la alimentación que puedes consumir

Algas con espirulina.
 

Existe una gran variedad de vegetales procedentes del mar que puedes incluir en tu dieta. En particular, procura consumir los siguientes tipos con regularidad:

  • Espirulina. Aporta el 34% de proteína que requieres al día y 200 mcg de vitamina B12 en solo 100 gramos de alga. Es la más común, así que te será fácil conseguirla.
  • Chlorella. Esta es una alga rica en clorofila que facilita la limpieza de los órganos. Resulta perfecta para un régimen desintoxicante sin matarte de hambre o seguir dietas excesivas. Además, es rica en betacarotenos, selenio, vitamina B12, C y E.

Incluye algas en la alimentación para beneficiarte de sus propiedades

Como has podido comprobar, las algas son fuentes de fitoquímicos imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. Incluirlas en la alimentación habitual reduce el riesgo de desarrollar patologías complejas a medio y a largo plazo. A pesar de que todavía no son muy habituales en la gastronomía de muchas culturas, procura comenzar a consumirlas de manera gradual.

 
  • Wan Loy C., Siew Moi P., Marine algae as a potential source for anti obesity agents. Mar Drugs, 2016.
  • Mathew B., Sankaranarayanan R., Nair PP., Varghese C., et al., Evaluation of chemoprevention of oral cancer with spirulina fusiforms. Nutr Caner, 1995
  • Zaporozhets T., Besednova N., Prospects for the therapeutic application of sulfated polysaccharides of brown algae in diseases of the cardiovascular system: review. Pharm Biol, 2016. 54 (12): 3126-3135.