Aprende a convivir con algunas personas y a sobrevivir sin otras

Raquel Lemos Rodríguez·
12 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
12 Diciembre, 2018
Las personas que queremos no van a estar siempre al lado. Por ello, es importante aprender también a convivir con las que menos nos agradan.

La vida es como un viaje en tren. Paramos en innumerables estaciones, gente que desconocemos se sube y compañeros a los que amamos, de repente, se bajan o cambian de ruta. Dadas estas circunstancias, aprender a convivir con algunas personas y a sobrevivir sin otras parece un desafío con el que antes o después nos encontraremos.

Porque se darán interacciones con las que tendremos que saber lidiar. Y, mientras tanto, habrá quienes se irán, con lo que el reto, entonces, consistirá en vivir sin ellos.

A continuación te invitamos a reflexionar sobre esto. Si te interesa, sigue leyendo.

Cómo convivir con algunas personas

A veces convivir con algunas personas puede resultar más complicado. Si sus puntos de vista, valores o estilo de vida son diferentes a los propios, tal vez nos cueste más encajar o conectar con ellas.

A pesar de esto, en ocasiones la única opción viable es aguantarse, ya que se trata de encuentros que tienen lugar en la misma familia, comunidad o en el lugar de trabajo. Es decir, son situaciones ante las que alejarse suele ser más bien difícil o algo casi ficticio.

Hombre atrapado entre manos

Sin embargo, si lo que queremos es mantener el equilibrio emocional, tal vez la alternativa más saludable sea la de tratar de establecer relaciones cordiales y aceptar al ‘otro’.

Por ejemplo, acaso no sea necesario cambiar de asiento cada vez que alguien nos incomoda. Admitir que los demás son como son, con sus defectos y sus virtudes, es también un acto de madurez y tolerancia.

Así, a pesar de que el feeling sea inexistente en ciertos contactos sociales, la norma tampoco consiste en escapar o salir corriendo en esas situaciones. Es más, es probable que si intentamos afrontarlas con paciencia y cierta ‘distancia’ afectiva, nos llevemos más de una lección o varios aprendizajes.

No dejes de leer: Las buenas personas tenemos más de una herida en el corazón

Cómo sobrevivir sin otras

Además de soportar a esas personas con las que apenas congeniamos, se da el desafío de sobrevivir sin aquellas que tanto nos aportan y enriquecen.

Los padres, las parejas, las amistades… Todos ellos pueden bajarse del tren en algún momento. Cuando ese sucede, el vacío que dejan resulta a menudo complejo de sobrellevar. Sentimos dolor y lamentamos esa pérdida.

Es un proceso natural que, de manera irremediable, forma parte de este viaje por la vida. Con el tiempo es posible que entendamos que este será un acontecimiento frecuente, aunque nos cause sufrimiento, aunque quede fuera de nuestro control

Mujer sufriendo

Acaso la idea parezca frívola, pero el trayecto se basará en aprender a aceptar que habrá quienes entrarán y otros tantos que saldrán del vagón. Pero, ¿por qué nos cuesta tanto admitirlo? ¿Por qué nos resistimos a creer que, al fin y al cabo, caminamos solos?

Aparte del apego razonable que establecemos con aquellos otros significativos, quizás estas dificultades tienen que ver con ese malestar que la incertidumbre provoca en el ser humano. Es cierto que nos acostumbramos a un orden determinado. Por eso, cuando éste se altera, es habitual experimentar miedo.

Son todas emociones comunes en esta clase de eventos. Pero según avancen las paradas, los episodios se repetirán y, con ello, la variedad de vivencias por las que habremos pasado aumentará de forma notable.

En esos casos, reconoceremos que la tristeza está ahí, pero también sabremos que convivir con ella será otro reto. Pensaremos en los buenos recuerdos, buscaremos apoyo alrededor y seguiremos andando. Porque la travesía continúa…

Ilustración de mujer con mariposa en la mano como símbolo del desapego

Tal vez te interese: Quiero en mi vida personas que sumen, no personas que resten

¿Convivir con algunas personas? ¿Sobrevivir sin otras?

¿Te has enfrentado alguna vez a estas situaciones? ¿Tener que convivir con algunas personas a las que apenas aguantas? ¿Verte en la tesitura de sobrevivir sin otras?

Son circunstancias de lo más corrientes y que llegan a ponernos a prueba en más de una ocasión.

¿Ya te vas? No lo hagas sin descubrir antes: 7 claves de las personas exitosas al crear relaciones interpersonales

No obstante, parece que la clave reside en ‘aceptar’. Es decir, en admitir que habrá quienes nos agraden más y otros que bastante menos. Incluso, es posible que aquellos que tanto nos gustan se vayan…

Con todo, parece que lo que podemos controlar es poco, excepto los propios pasos. ¿Cómo lo ves? ¿Qué es lo que sientes en tu viaje?