Aprende a cuidar tu ropa interior

Para mantener la ropa interior en buen estado hace falta recurrir a algunos trucos. Recuerda que una ropa interior cuidada y de buen aspecto ayuda a que nos sintamos más confiados y mejor dispuestos a lo largo del día.

Muchas personas tienen el hábito de lavar y secar su ropa interior de cualquier manera, este no es el mejor método. Por otra parte, hay muchas otras acciones que, lejos de ayudarte a mantener tu ropa interior como nueva, la afean aceleradamente. A continuación las comentaremos con mayor detalle.

La ropa interior, independientemente del estilo y del material con que el que esté hecha, debe resultarnos cómoda y agradable a la vista.

Consideremos que es una pieza de uso diario que está en contacto con una zona de nuestro cuerpo muy delicada: los genitales. Nunca está de más esmerarnos un poco en su buen mantenimiento. 

Trucos para cuidar tu ropa interior

Ropa interior de algodón ¿sabes cómo lavarla?

1. Lava tu ropa interior a mano

El primer truco para conservar tu ropa interior en buen estado consiste en prescindir de la lavadora y lavarla a mano. Para ello, se recomienda utilizar un jabón neutro (sin aroma) o bien, uno especial para prendas delicadas. En este sentido, es muy importante recordar que no hay que excedernos en el uso de jabón, esto puede ocasionar molestias en la piel.

No solo se trata de lavar con el jabón correcto, también hay que utilizar agua a una temperatura adecuada. Lo ideal es que esté entre 20ºC y 30ºC, de ese modo no se deformarán las piezas.

Asimismo, es necesario colocar la ropa interior en remojo durante unos 20- 30 minutos aproximadamente, antes de proceder a aclarar y frotar. En caso de que decidas utilizar la lavadora, usa bolsas de tela especiales para proteger tus prendas.

Lee también: 8 errores comunes que sueles cometer con tu ropa interior y no tenías idea

2. Aprende a sacar las manchas de tu ropa interior

Ahora bien, en lo que respecta a las manchas, hay que proceder con delicadeza. Muchas veces nos desesperamos y tendemos a restregar con fuerza sin que la mancha desaparezca. Para este tipo de inconvenientes, lo mejor es aplicar los siguientes trucos:

  • Si la mancha es de sangre u otro tipo de fluido corporal, coloca la prenda en un balde y vierte un poco de champú justo sobre la mancha. Añade un poco de agua fría y deja reposar durante 20-25 minutos antes de aclarar con abundante agua. Una vez que salga la mancha podrás lavar tu ropa interior de manera normal.
  • Si la prenda es completamente blanca, para eliminar la mancha lo más conveniente es añadir una cucharada de zumo de limón o de bicarbonato de sodio.
  • En caso de que tienda a decolorarse con facilidad o quede demasiado áspera y acartonada, lávala siempre por separado. Además añade sal gruesa al agua mientras está en remojo.
  • Si la prenda es de seda lo más recomendable es lavarla siempre con un chorrito de acondicionar para cabello.

2. Seca tus prendas correctamente

A menos de que tu ropa interior sea completamente blanca y tu intención sea blanquearla, no conviene secar la ropa interior al sol. Esto hace que tienda a decolorarse con facilidad. Así que lo más recomendable es tenderla en un lugar donde circule el aire y el sol no incida de manera directa.

Por otra parte, el secado correcto de la ropa interior implica evitar siempre la secadora ¿Por qué?

Se debe a que las fibras con las que se hacen la mayoría de las prendas de ropa interior, se deterioran (pierden elasticidad) a altas temperaturas. Así que despídete de una vez de esta máquina para este fin. Tampoco la coloques sobre el radiador para que se seque ya que tiene el mismo efecto.

Si vas a colgar tu ropa interior para secarla, asegúrate de escurrirla bien y de utilizar pinzas que no sean demasiado fuertes. Estos elementos tienden a dejar marcas y a deformar los extremos de las prendas. De hecho, lo más recomendable es colgarlas sin pinzas, en un tendedero de interior. 

Ver también: 13 trucos para mantener en perfecto estado la ropa

3. Guarda bien tu ropa interior

Consejos para guardar tu ropa interior

A la hora de guardar los sujetadores, es importante saber cómo colocarlos para que no pierdan su forma. Si disponemos de suficiente espacio, lo mejor es apilarlos uno sobre otro, sin doblarlos. Pero si, en cambio, tenemos poco espacio, podemos colocar una copa sobre la otra, de tal forma que los aros formen un círculo.

En cuanto a las bragas, no hace falta apretujarlas como calcetines, con un doblado simple se pueden guardar sin que nos ocupen mucho espacio.

Como habrás podido observar, se puede mantener la ropa interior en buen estado con tan solo unos cuantos trucos. No te quitarán mucho tiempo y tampoco suponen un gran esfuerzo. ¡Anímate a ponerlos en práctica desde ya para darle una vida más larga a tus prendas!