Aprende a cultivar tomate en casa

Katherine Flórez 18 septiembre, 2016
Para evitar que las plagas arruinen nuestras plantas de tomate deberemos hacer la recolección cuando estos estén pintones, es decir, ni muy verdes ni demasiado maduros

El tomate es una de las hortalizas infaltables en nuestros planes de alimentación ya que, además de realzar el sabor de muchos platos, es de alto valor nutricional y representa una fuente de beneficios para nuestro cuerpo.

El problema es que no siempre se adquieren con facilidad en el mercado, dado que en algunas épocas son más costoso y de baja calidad.

La buena noticia es que es muy fácil de plantar en casa sin necesidad de utilizar pesticidas o químicos añadidos para su crecimiento.

De hecho, los métodos caseros son 100% orgánicos y nos garantiza un alimento libre de sustancias industriales o modificaciones genéticas.

Como sabemos que muchos están interesados en aprender a cultivarlos, a continuación queremos compartir algunos puntos clave para no fracasar en el intento.

¡Toma nota!

¿Cómo seleccionar la semilla de tomate?

Tomate

La semilla de tomate son las pequeñas pepas que se encuentran en el interior del fruto. Para recolectarlas, se recomienda elegir tomates grandes, saludables y maduros, dado que existe un 90% de probabilidad que los futuros frutos sean de las mismas características.

Una vez elegidas, se deben poner en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar durante tres días.

Pasado el tiempo aconsejado, se almacenan en una bolsa hermética hasta el momento de la siembra.

Lee también: Tratamiento con tomate para la piel grasa y con acné

¿Cómo preparar la tierra para cultivar tomate?

Para cultivar esta planta se recomienda un lugar donde pueda recibir el sol durante todo el día, es decir, mínimo 8 horas diarias.

Es importante tener en cuenta que el verano favorece la aparición de las plagas en el huerto, por lo que es importante mantenerla vigilada.

Se aconsejan suelos arenosos o arcillosos con arena, ya que se desarrolla con más facilidad en suelos fértiles y drenados; además, se debe abonar con abundante materia orgánica.

La profundidad del suelo no debe ser inferior a 18 pulgadas (45 cm) y se debe lograr que adquiera las condiciones físicas adecuadas: suave, drenado y ventilado.

Modo de siembra y algunas especificaciones

¿Cómo-plantar-la-tomatera

Siempre se recomienda germinar las semillas en un semillero pequeño antes de trasplantar las plántulas a un huerto o maceta grande.

Este procedimiento se debe llevar a cabo cuando las pequeñas plantas alcancen una altura de 4 a 5 pulgadas (10 o 12 cm).

Para el trasplante se debe hacer un hoyo de unas 6 pulgadas de ancho por 4 pulgadas (15 cm x 10 cm) de profundidad.

Luego, se incorpora una cantidad importante de compost y, posteriormente, se introduce la plántula con cuidado.

A unas 6 pulgadas retirado de la planta, clava una estaca de madera de 5 pies de alto (1,5 metros) con el fin de amarrarla y brindarle soporte conforme va creciendo.

Para que su desarrollo vegetativo sea más rápido, realiza hileras de plantas con distancias de dos pies (60 cm) y usa la misma medida entre una y otra planta.

Procura mantener la zona limpia, libre de hierbas malas y controlada en hongos, bacterias y otras plagas.

¿Cómo regarla?

En la etapa de sembrado en el semillero se debe mantener al sol y su riego debe ser de tres a cuatro veces al día.

La adecuada absorción de agua por parte de las semillas y las altas temperaturas causadas por el sol son las que promoverán la germinación.

Cuando la planta ya cuente con su primer par de hojas, reduciremos la exposición al sol a 4 o 5 horas diarias y el riego a dos veces al día.

Una vez se desarrolle su tercer par de hojas, el riego solo se realiza una vez al día.

Durante el desarrollo vegetativo, tras realizar el trasplante, la planta se riega con abundante agua, pero solo en su raíz.

La humedad nunca debe faltar en el suelo, pero tampoco debe ser excesiva porque puede causarle deterioro.

Tiempo de cosecha

Tomate

Dependiendo de la variedad de tomate cultivada la primera cosecha comenzará unos 65 o 100 días después del trasplante.

Se recomienda llevar a cabo la recolección cuando estén pintones, es decir, ni verdes ni muy maduros. Esto con el propósito de evitar que las plagas se adelanten a la cosecha.

Visita este artículo: Cómo cultivar zanahorias en casa: ¿Te animas?

En resumen…

Para conseguir unos tomates ecológicos, libres de pesticidas y 100% saludables ten en cuenta las claves para su cultivo en casa:

  • Semilla: extraída de un tomate orgánico.
  • Suelo: arenosos o arcillosos con arena, con drenaje.
  • Luminosidad: al menos 6 horas de luz natural al día.
  • Clima: una temperatura óptima de 20 ºC. No resiste el frío ni soporta las heladas.
  • Riego: debe ser abundante luego de la siembra.

¿Estás lista para hacerlo en casa? Anímate siguiendo nuestras recomendaciones y disfruta todos sus beneficios.

 

Te puede gustar