Aprende a detectar un posible cáncer de piel

Además de vigilar el aspecto de tus lunares y ponerlo en conocimiento del especialista si cambian de color o forma, es muy importante que te protejas del sol

El cáncer de piel es la variación de la enfermedad que más se detecta a lo largo del planeta. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, teniendo funciones diversas como la protección ante lesiones, pues le brinda al cuerpo una barrera protectora en contra de potenciales microorganismos que puedan resultar mortales. De igual manera, funciona como un almacén de agua e interviene en el almacenamiento del tejido adiposo y, finalmente, es regulador de la temperatura corporal.


Existen factores muy influyentes en la aparición de la enfermedad, como los rayos UV que libera el sol con su intensa radiación. Los rayos ultravioleta causan mutaciones en el ADN de las células epiteliales, lo que modifica la carga genética y se convierte en una célula maligna. Alrededor del mundo la enfermedad se hace presente con mayor medida en las personas blancas.

Tipos de cáncer de piel

Cancer de piel

Carcinoma basocelular

Este tipo de cáncer suele aparecer en lugares como la cara; suelen hallarse en la frente y nariz. Las personas pueden tener mayor riesgo por herencia genética, esto aumenta las posibilidades de padecerlo. Los rayos UV y la exposición a elementos químicos como el arsénico también influyen en la aparición de las células cancerígenas cutáneas.

Carcinoma de células escamosas

Este suele presentarse en lugares del cuerpo donde la luz del sol llega directamente, pues los rayos ultravioleta interactuarán fácilmente con el tejido cutáneo; sin embargo, no es garantía de que sólo aparezca en estas zonas. El carcinoma de células escamosas en un estado inicial se presenta como una zona de coloración rojiza, puede aparecer como forma de verruga. Este tipo de cáncer suele afectar sólo la zona donde aparece, pues suele alojarse con más profundidad en los tejidos que la rodean; sin embargo, también existe la posibilidad de que se extienda, penetrando en zonas de alto riesgo, llegando a causar la muerte.

Melanoma

Este es un tumor melánico, es decir que toma color oscuro por el aumento de melanina, un pigmento secretado por las células que tornan la piel de color oscuro, lo que conlleva a la aparición de manchas negras o marrones en la piel. El melanoma es el principal causante de las muertes por cáncer de piel, y suele presentarse en personas de raza blanca. Alrededor de 165.000 casos de melanoma son detectados en el mundo cada año, de las cuales 48.000 son víctimas fatales. Estas células son generalmente muy invasivas pues poseen una gran capacidad para hacer metástasis y extenderse por el cuerpo. Otros órganos que pueden verse afectados son intestino y ojos. El melanoma es el responsable de la muerte del 75% de las personas enfermas con cáncer de piel.

Generalmente, uno de los factores más influyentes en la aparición de la enfermedad es la exposición a los rayos solares, sin embargo, existen máquinas que usamos diariamente, como las bronceadoras, que son otro factor a tener en cuenta a la hora de la prevención. Existen métodos para el cuidado de la piel, medidas que si se aplican con constancia pueden prevenir la enfermedad.

Recomendaciones para prevenir el cáncer de piel

Protector solar

Hay factores de riesgo para las personas que suelen estar en contacto directo con la luz solar y deberían tomar medidas teniendo en mente la prevención de una potencial enfermedad, es recomendable que si vas a estar muchas horas bajo el sol utilices:

  • Capuchas.
  • Viseras.
  • Sombreros.
  • Protector solar.

Se debe prestar mayor atención a las personas blancas con ojos claros, que rodeen los 50 años, pues suelen ser más vulnerables ante la enfermedad.

En resumen, los factores causantes que desatan la aparición de cáncer de piel son:

  • Exposición en exceso a la luz natural o artificial, por ello debemos evitar los dañinos rayos UV, estos pueden ser filtrados con protector solar.
  • Ojos de color claro.
  • Debilitamiento del sistema inmune.
  • Cambios genéticos relacionados con este tipo de cáncer.
  • Exposición al arsénico.
  • Exposición a altas dosis de radiación.

 

No lo olvides, usa siempre protector solar. ¡Cuídate!

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar