Aprende a hacer un saludable mousse de chocolate sin nata

Elena Martínez 18 abril, 2015
Al no llevar leche este postre pueden tomarlo todos aquellos que sean intolerantes a la lactosa o tengan algún tipo de problema para digerirla. Asimismo, podemos sustituir el azúcar por otro endulzante

Hay pocos postres tan deliciosos, cremosos y saludables como este mousse de chocolate, elaborado sin ningún derivado lácteo. Sus ingredientes principales son el huevo y el cacao, dos alimentos que nos aportan muchos beneficios para la salud.

Descubre cómo elaborar este sencillo postre paso a paso, así como sus propiedades medicinales para que puedas comerla habitualmente sin remordimientos.

Un mousse de chocolate sin nata

La mayoría de las recetas de mousse se basan en un ingrediente principal: la nata. Pero la nata no es un alimento muy saludable, ya que es rica en grasas de difícil digestión que además aumentan nuestros niveles de colesterol y triglicéridos.

En esta receta te proponemos un ingrediente básico mucho más saludable: la clara de huevo. Es cierto que nos tendremos que entretener un rato más para montarlas a punto de nieve, pero el resultado valdrá la pena. Además, hoy en día muchas personas tienen en casa robots de cocina o varillas eléctricas que lo hacen muy rápido y sin esfuerzo.

Para cuando no tengas más remedio que usar la nata o crema de leche en las recetas, te recomendamos que pruebes a sustituirla por las cremas vegetales de arroz o de avena, que tienen una textura y un sabor parecidos y, sin embargo, son mucho más saludables y ligeras.

Beneficios del huevo

El huevo es un alimento que tiene un gran valor nutritivo.

  • Es muy rico en proteína de alta calidad biológica, lo cual significa que contiene todos los aminoácidos esenciales en las cantidades adecuadas para nuestro organismo.
  • Contiene vitaminas del grupo B (B1, B3, B12, ácido fólico y biotina), A, E y D.
  • Contiene minerales como el selenio, el zinc, el fósforo o el hierro.

La mayoría de los componentes se encuentran en la yema, pero la clara es la que contiene principalmente la proteína.

Para esta receta, usaremos los huevos completos, por lo que nos beneficiaremos de todos estos nutrientes.

Recomendamos elegir huevos ecológicos o de gallinas criadas lo más naturalmente posible.
huevo cobalt123

El chocolate

El otro ingrediente fundamental de esta receta es el chocolate. Cuando el chocolate es rico en cacao, sus cualidades lo convierten en un alimento medicinal con propiedades antioxidantes que retrasan el envejecimiento.

El cacao es rico en magnesio, calcio, vitamina C y fibra principalmente. Además contiene triptófano, un aminoácido que favorece la producción de serotonina, un neurotransmisor que lleva a una señal nerviosa que produce felicidad. Por eso, el cacao mejora estados de ansiedad, irritabilidad, depresión, etc.

Elige preferiblemente un chocolate con un alto porcentaje de cacao y de bajo contenido en azúcar.
chocolate John Loo

Cuidado con el azúcar

En anteriores artículos hemos hablado de los efectos dañinos del azúcar blanco para la salud, considerado por muchos nutricionistas un veneno que acidifica y desmineraliza nuestro organismo.

Es importante empezar a sustituirlo por otros endulzantes más naturales. La primera opción es el azúcar de caña integral, pero debemos asegurarnos que sea realmente azúcar integral de buena calidad, ya que muchas marcas comercializan un azúcar blanco teñido que sigue siendo igualmente perjudicial.

También podemos atrevernos con otros endulzantes como la miel, el sirope de agave, las melazas de cereales o la estevia, pero entonces deberemos probar con las texturas, sabores y cantidades para encontrar el punto exacto en nuestras recetas.

Ingredientes

  • 150 gr de chocolate para fundir o para postres.
  • 3 huevos ecológicos.
  • 3 cucharadas soperas (90 gr) de azúcar moreno o de caña integral.

 Elaboración

  • Fundimos el chocolate al baño María y cuando esté listo, le añadimos las tres yemas de huevo y el azúcar. Removemos bien para que se mezcle todo y dejamos enfriar.
  • Paralelamente, podemos ir separando las tres claras y montándolas al punto de nieve.
  • Mezclamos las dos preparaciones con mucho cuidado para que las claras montadas no pierdan el volumen. Podemos hacerlo con la ayuda de una espátula de silicona.
  • Repartimos el mousse en los envases, preferiblemente de cristal, y los dejamos enfriar en la nevera por lo menos 4 horas. Lo más recomendable es prepararlo el día anterior.

 

Imágenes por cortesía de cobalt123, John Loo, kulinarno y webmink.

Te puede gustar