Aprende a identificar a un abusador de niños

06 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
El abuso infantil hoy día se ha convertido en un tema controversial y del cual los adultos deben estar atentos, ya que puede suceder en cualquier entorno donde se encuentre el niño, bien sea en el parque, la escuela, la casa del amigo que visite, incluso en el propio hogar.
 

Ser capaz de identificar a un abusador de niños es un tema fundamental en los tiempos que corren. No obstante, reconocerlo puede llegar ser una tarea difícil, ya que son personas que se ganan la confianza de los pequeños y pueden lograr pasar desapercibidos. Estos no tienen una característica física en especial, pueden ser de cualquier etnia, religión o sexo.

Además de ello, el abuso puede darse en cualquier escenario. Se han conocido casos que han ocurrido en el propio hogar. Esto ha implicado que los críos desarrollen algunas complicaciones a futuro como la depresión, dependencia del alcohol y drogas, intentos de suicidio, trastornos de pánico y estrés postraumático.

En el siguiente artículo comentaremos algunas de las características que pueden ayudar a reconocer a un abusador de niños. Sin embargo, esto no quiere decir que sea una guía infalible. Por ello, se recomienda profundizar con un experto en el tema.

El abusador de niños suele ser de su entorno

En primer lugar, el abusador de niños trata de relacionarse con la familia, de caerles bien, de ser sociable y dado con ellos. Asimismo, cuida de ellos, los lleva a pasear, establece una amistad, busca ganar la confianza y suele comprometerse a trasladarlo a cualquier lugar que la familia necesite. Es una persona que enfoca mucho la atención en el pequeño, más que en el resto que lo rodea.

Niños
 

En este orden de ideas, algunos niños abusados fueron víctimas de un familiar. También, un alto porcentaje ha sido víctima de un adulto que era conocido y una minoría fue atacada por un desconocido. En general, estas personas cuentan con un historial de abuso en el pasado, ya sea físico o sexual. Algunos padecen trastornos psíquicos o de personalidad.

De acuerdo a un estudio publicado por una Revista de Psiquiatría, el comportamiento de un adulto agresor hacia un menor no suele ser violento. Lo habitual es que logre convencerlo para mantener la relación. Esto se debe a que la inocencia hace del pequeño un ser manipulable. Además, estos sujetos tienden a retraerse de manera social y le temen a la humillación. Esto conlleva a que se relacionen mejor con los críos, ya que los adultos les generan ansiedad.

Por consiguiente, a este patrón de comportamiento sexual se le llama paidofilia o pedofilia. Además, es complicado cambiar esta condición por medios propios y ajenos al paciente. En su mayoría, requieren de tratamiento psiquiátrico. Sin embargo, el abusador no es víctima, ya que se hacen ver de esa forma. El que abusa de menores es consciente de ello y es conducido por una condición psicopatológica.

¿Quieres conocer más? Lee: Maltrato y abuso en la pareja adolescente

 

¿Cómo se acercan a la víctima?

En muchos casos, pasan un tiempo considerable en el que comparten con ellos, personas como: entrenadores, niñeras, profesores, entre otros. Estos aseguran que aman a los niños y dan la vida por ellos. Seguido de esto, buscan emplear trucos, actividades y juegos para ganarse la confianza de los menores.

 

En algunos casos, el agresor le pedirá al pequeño que guarde secretos y lo amenazará si los revela a algún adulto. De acuerdo a los juegos, estos van a tratarse de contenido sexual, cariño, besos, tocamientos indebidos, entre otros. Tratarán de exponerlo a material pornográfico, extorsión y soborno. No obstante, lo van a combinar con afecto y amor para confundir y aislar al crío.

Otras características del abusador de niños

Algunas otras características notables en los agresores sexuales de menores suelen ser las siguientes:

  • Guardar recuerdos, prendas, libros y juguetes: no se enfoca en un solo niño, lo que conlleva al abuso de varios pequeños dentro del mismo rango o periodo.
  • No siente culpa de dichos actos: se le define como sociópata porque no desarrolla empatía ni remordimiento de las acciones que lleve a cabo.
  • Muchas veces la víctima es considerada un objeto: algunos expertos expresan que es una manera de evitar el propio sufrimiento que ellos padecieron.
  • En general, los abusadores fueron víctimas en la infancia: experiencias sexuales y de violencia pueden ser el origen de los trastornos que padezcan.

Consejos para prevenir un posible ataque de un abusador de niños

 

 

  • No dejar solos a los niños: En la calle, el parque, la cancha, la piscina, algún taller o curso, entre otros. Estar atentos de quiénes son los profesores o los que rodean al menor, incluso saber de la hora de entrada y de salida de las actividades cotidianas.
  • Orientar y comunicarle al niño de los peligros: explicarle los límites que debe imponer de que nadie, ni siquiera un familiar le debe tocar las partes íntimas. Además, ningún adulto le debe pedir hacer algo sin el consentimiento de los padres.
  • Identificar los cambios de ánimo en los niños: si se encuentran callados, deprimidos, encerrados, tristes, puede ser una señal de que algo sucede. Por ello, es crucial la comunicación con ellos.

 

  • Tener control de las redes sociales que frecuentan: estar al tanto de que no publiquen fotos propias, que no llamen la atención ni se expongan porque no saben quiénes están tras las pantallas. Además, estar atentos de que el menor no brinde información personal.
  • Los padres deben tener las claves de acceso: para monitorear los mensajes privados y las solicitudes de amistad, es importante tener acceso a las redes que manejan los críos. Hay que saber identificar al abusador sexual, ya que puede ser de cualquier sexo.

Visita este artículo: El secreto de los padres: no confiarse

El niño tiene que sentirse apoyado emocionalmente

 

Los niños que no tienen apoyo son la presa más fácil para los abusadores. Es fundamental hablar con el pequeño y establecer una relación de amistad y confianza. Hay que abrirse para que el menor cuente si tiene algún problema.

Un estudio realizado en la Universidad de Málaga concluyó que el abuso infantil implica el posible desarrollo de múltiples problemas emocionales, sociales, conductuales y físicos. Por lo tanto, es primordial observar cada detalle del comportamiento del menor y saber reconocer el problema a tiempo.

Además, es importante buscar ayuda si se sospecha de alguna situación y estar alerta con las personas que lo rodean. Para concluir, se aconseja romper el silencio y realizar denuncias sobre el caso. Los niños deben ser protegidos hasta tanto se conviertan en personas autosuficientes.

 
  • Margarita Ortiz Tallo; Luis Miguel Sánchez; Violeta Cardenal (2002). Perfil psicológico de delincuentes sexuales (España). https://www.uma.es/psicologia/docs/eudemon/investigacion/perfil_psicologico_de_delincuentes_sexuales.pdf
  • David Cantón Cortés; María Rosario Cortés (2015). Consecuencias del abuso sexual infantil: una revisión de las variables intervinientes (España). http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-97282015000200024