Aprende a preparar estos deliciosos canutillos rellenos de crema

Aunque nos pueda parecer que tienen mucho trabajo, lo cierto es que los canutillos son una de las preparaciones más sencillas y deliciosas que podemos encontrarnos.

Los canutillos son los dulces tradicionales por excelencia en todo el mundo. Su largo recorrido permite que estos canutillos tengan múltiples versiones.

Como se suele decir, en cada casa hay una receta. Y este postre no es la excepción. Esto se debe a que este dulce se puede rellenar con nata, crema pastelera, chocolate, etc.

Los canutillos son postres hechos a partir de masa de hojaldre, que a su vez es una masa de empanadilla clásica o quebrada. Aquí aprenderemos a hacer tanto la masa del hojaldre como el relleno. Toma nota.

Cómo preparar los canutillos de crema

Aunque siempre se ha vendido que los postres son difíciles porque las medidas de los alimentos son milimétricas, no es este el caso.

No te preocupes si te pasas unos gramos en uno u otro ingrediente, ya que esta receta admite pesos al gusto del cocinero o consumidor. Estos son los ingredientes:

Ingredientes (para 30 canutillos)

Para la masa:

  • 1 vaso de leche (200 ml)
  • 1 taza de manteca de cerdo (200 g)
  • 2 ½ tazas de harina de trigo de todo uso (300 g) (la que admita, esta cantidad es orientativa)

Para la crema pastelera:

  • 2 tazas de leche (500ml)
  • 4 yemas de huevo
  • ¾ taza de azúcar (125 g)
  • 3 cucharadas de maicena (45 g)
  • 1 ramita de canela

Descubre: Crema pastelera de chocolate blanco

Preparación de la receta

Empezaremos por la crema pastelera:

 

  • Reserva un vaso y calienta el resto de la leche junto con la ramita de canela.
  • Deja que hierva durante 2 o 3 minutos, retira la canela y baja el fuego.
  • Por otro lado, mezcla el resto de la leche con la maicena y remueve hasta que se disuelva completamente.
  • Añade a la leche y la maicena las yemas y el azúcar. Mezcla estos ingredientes bien con ayuda de unas varillas en un bol.
  • A continuación vierte esta mezcla en la leche caliente y sigue removiendo con las varillas mientras se calienta toda la mezcla. Recuerda que el fuego no puede ser alto, ya que esta masa tiene una gran facilidad para pegarse en el fondo.
  • Finalmente, una vez que la masa esté espesa, retira el cazo del fuego para que no se queme.
  • Ahora, pon esta masa en un bol tapada con un film transparente. Es aconsejable que dicho film toque la masa para evitar que esta forme costra en la superficie al enfriar. Reserva el bol en el frigorífico.

Para los canutillos:

  • Mezcla la manteca de cerdo a temperatura ambiente con la leche en un bol.
  • Mientras, ve vertiendo la harina con un colador para que no queden grumos. A la vez, intenta ir removiendo la mezcla con una cuchara de palo.
  • Cuando la masa se deje de pegar en las paredes del bol, empieza a amasar con las manos hasta que quede una mezcla homogénea. Para que te hagas una idea, tiene que dar como resultado una masa blanda y que no se pegue en las manos.
  • Ahora, forma bolitas de masa de unos 15 gramos (menos de lo que entra en una mano o del tamaño de una nuez) y déjalos encima de una tabla o plato espolvoreados con harina.
  • Una vez puestas estas bolitas en la harina, utiliza el moldeador de hierro de canutillos (también vale el típico rodillo de amasar, aunque no puede ser de madera) para amasar la masa (valga la redundancia) y darle la forma del canutillo. Dependiendo de la cantidad de moldes que tengas, podrás hacer más o menos de una vez.
  • Pon a calentar abundante aceite de oliva en una sartén. El aceite debe ser suficiente como para que el canutillo quede totalmente cubierto para que se haga a la vez por todos los lados.
  • Cuando el aceite esté ya caliente,  pon los canutillos en la sartén y fríelos. Intenta que no estén muy pegados al molde para que sean de fácil manipulación cuando se queden duros.
  • Finalmente, retira estos canutillos de la sartén y ponlos en un papel de cocina absorbente para quitar el aceite sobrante.
  • Para retirar el canutillo del molde, ayúdate de papel de cocina también y espera a que estén un poco fríos para ello. Como consejo, gira mientras sacas los canutillos para que sea más fácil de retirar.

Lee: Consejos para reducir el consumo de azúcar

Montaje de los canutillos

  • Coloca la crema en una manga pastelera y rellena los canutillos. Recuerda que ambos productos deben estar fríos para que estos no se deshagan por el calor.
  • La idea está en rellenar poco a poco la crema para que el canutillo no se desmonte. Además, procura añadir menos crema en el medio y más en los bordes, puesto que el canutillo puede romper. Si no tienes manga pastelera, puedes hacerlo con una cuchara o una cucharilla, aunque será mucho más difícil.
  • Para acabar, espolvorea los canutillos con azúcar glas. Como siempre, espolvorea con un colador para que no queden pegotes.