Aprende a preparar una cerveza de jengibre para reducir el dolor y la inflamación - Mejor con Salud

Aprende a preparar una cerveza de jengibre para reducir el dolor y la inflamación

El jengibre es una de las especias más utilizadas con fines gastronómicos y medicinales en todo el mundo.

Sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas han abierto la posibilidad de ofrecer tratamientos alternativos para tratar diferentes patologías, ya que disminuye el dolor y la inflamación en los tejidos del cuerpo.

Aunque su particular aroma y sabor es lo que lo ha hecho bastante atractivo en la cocina, sus principales usos tienen que ver con la salud al representar una fuente natural de vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes esenciales.

Hoy se sabe que incluirlo en la dieta es bueno para la salud del corazón, las dolencias musculares y la prevención de muchas enfermedades crónicas que se producen por la inflamación.

Todo indica que el gingerol, su compuesto activo, no solo es el que le da su sabor picante característico sino que, además, es el que lo hace ser uno de los mejores antiinflamatorios naturales.

Cerveza antiinflamatoria de jengibre

Cerveza antiinflamatoria de jengibre

Abriendo el catálogo de remedios con jengibre para tratar las dolencias nos hemos encontrado con la interesante receta de una cerveza antiinflamatoria que podría ser tan potente como para tratar la artritis reumatoide y los problemas musculares más graves.

Se trata de una bebida fermentada cuyas propiedades podrían disminuir el dolor y la inflamación para mejorar este tipo de condiciones.

Además, al contener grupos de bacterias saludables, también le aporta un beneficio extra al aparato digestivo al regular la flora intestinal.

Te recomendamos leer: Importancia de cuidar la flora intestinal para evitar problemas digestivos

Ingredientes

  • 5 cm de raíz de jengibre fresca
  • ½ taza de azúcar mascabado o miel
  • ½ taza de jugo de limón (125 ml)
  • ¼ de cucharadita de sal marina (opcional)
  • 8 tazas de agua (2 litros)
  • ½ taza de jengibre fermentado (ver la receta al final).

Preparación

  • Pica la raíz de jengibre.
  • Coloca a hervir tres tazas de agua en una cacerola y agrégale el jengibre picado, el azúcar y la sal.
  • Cuece a fuego lento durante 5 minutos y comprueba que el azúcar se haya derretido.
  • Incorpora el resto de agua y espera unas horas hasta que la mezcla se enfríe a temperatura ambiente.
  • Continúa agregando el limón y la media taza de jengibre fermentado.
  • Cuando esté listo, vierte el contenido en un frasco de vidrio hermético y llévalo a un lugar oscuro.
  • Lo debes dejar reposar entre dos y tres días para que se haga gaseoso.
  • Si lo dejas más tiempo la bebida comenzará a convertirse en alcohólica.
  • Cuela y transfiere el líquido a botellas individuales para almacenar en el refrigerador.

¡Para tener en cuenta!

El proceso de fermentación dependerá de la temperatura, el azúcar y la fuerza del cultivo añadidos.

Al final, la bebida tendrá un suave olor a jengibre pero combinado con el aroma propio de la fermentación o levadura.

No dejes reposar el líquido más tiempo del aconsejado, porque podría fermentarse demasiado y causar una mini explosión.

¿Cómo elaborar jengibre fermentado?

Cómo elaborar jengibre fermentado

Teniendo en cuenta que muchos tienen dificultades para conseguir jengibre fermentado en el mercado, a continuación queremos compartir los pasos para prepararlo en casa de una forma orgánica y segura.

Ingredientes

  • 8 cucharadas de jengibre rallado (80 g)
  • 8 cucharadas de azúcar (80 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Para empezar, mezcla dos o tres cucharadas de jengibre rallado con la misma cantidad de azúcar.
  • A continuación, agrégale las dos tazas de agua y remueve todo para que los ingredientes se incorporen bien.
  • Introduce el líquido en un frasco ligeramente cubierto y déjalo en un lugar fresco (no necesita estar oscuro).
  • A partir de entonces y durante 5 días, remueve la mezcla a diario  y agrégale otra cucharada de jengibre rallado y otra de azúcar.
  • El fermentado estará listo cuando se formen unas burbujas en la parte superior y el líquido esté turbio, de aspecto opaco y con un olor a levadura.
  • Este fermentado lo puedes conservar de forma indefinida, siempre y cuando lo “alimentes” alguna que otra vez.

Ver también: Descubre los increíbles beneficios de la infusión de jengibre, canela y miel

¿Cómo consumir esta cerveza de jengibre?

Cómo consumir esta cerveza de jengibre

Con la finalidad de disminuir las dolencias articulares y musculares, puedes tomar esta bebida todos los días o como mínimo tres veces por semana.

Para iniciar la dosis comienza con medio vaso (100 ml), aunque luego lo puedes incrementar a  150 o 200 ml, según lo consideres necesario.

Nota: Por estar elaborada con una cantidad significativa de azúcar, esta bebida no es apta para personas que sufran de diabetes o problemas de azúcar alta.

Si consideras que puedes ingerirla, vale la pena que intentes prepararla en casa para que disfrutes de sus beneficios tanto para tratar las dolencias, como para prevenir enfermedades y fortalecer las defensas. ¡Anímate!