Aprende a prevenir las piedras en el riñón

Además de beber 8 vasos de agua diarios, toma jugo de naranja, ya que contiene citrato, que minimiza la posibilidad de formación de cálculos. Es fundamental permanecer bien hidratados.

Las piedras en el riñón son unos pedazos de material sólido que se van formando de manera progresiva. Son la consecuencia de los altos niveles de ciertas sustancias en la orina.

En este artículo podrás aprender a prevenir las piedras en el riñón. Así evitarás también los dolorosos cólicos renales.

Las piedras en el riñón

El destino de las piedras en el riñón puede dividirse en dos:

  • Por una parte, pueden permanecer en el riñón.
  • Por otra, pueden descender por las vías urinarias.

El tamaño de éstas varía y asimismo cambia su efecto. Si se trata de una piedra pequeña, ésta puede salir sola y saldría causando poco dolor o incluso sin causarlo. Si hablamos de una piedra más grande, ésta podría quedarse atascada en las vías urinarias.

En este segundo caso, podría empezar a obstruir el flujo de la orina. Esto, sin duda alguna, provocaría sangrados intensos y mucho dolor.

Dolor por piedras en el riñón

¿Y cuál es su causa? El surgimiento de estas piedras en el riñón es causado por los niveles altos de determinadas sustancias.

Estas son el oxalato de calcio y el fósforo en la orina. Por tanto, siempre es importante saber qué tipo de cálculos tenemos para prevenirlos.

¿Cómo sé que tengo mayor riesgo de que se formen las piedras?

Podrías correr mayor riesgo de tener piedras en los riñones, si quizá presentas alguno de estos factores:

  • Tienes problemas digestivos.
  • Tienes infecciones repetitivas o frecuentes en las vías urinarias.
  • Tienes bloqueo de las vías urinarias.
  • Sufres de alguna afección que altera los niveles de las sustancias en la orina.
  • Antecedentes familiares que han tenido problemas con la formación de piedras.
  • Otro factor que podría afectarte en este caso es el de beber poco líquido o tomar determinados medicamentos que no son nada beneficiosos para los riñones.

Síntomas de las piedras en el riñón

Podrías darte cuenta de que tienes o no piedras en el riñón si presentas alguno de estos síntomas:

  • Hay sangre en la orina.
  • Si sientes un dolor agudo e insoportable en la parte baja del abdomen (entre el pecho y las caderas) o en la espalda.
  • Sientes dolor al orinar.

Es probable que, si se trata de una piedra grande, experimentes dolores fuertes, posibles náuseas y un seguido vómito que acompañen al dolor. Si lo que tienes es una piedra pequeña, esta saldrá sin problema y quizá no presente ningún síntoma.

¿Cuándo sé que es urgente y debo visitar al doctor?

Acudir al médico por piedras en el riñón

Si presentas alguno de estos síntomas, es importante que visites al médico lo antes posible:

  • Vómitos reiterativos.
  • Sangre en la orina.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen o en la espalda, frecuente y que no quiere desaparecer.
  • Orina con mal aspecto, mal olor y color turbio.
  • Dolor muy fuerte al orinar.

¿Cómo puedo prevenir las piedras en el riñón?

Prevenir las piedras en el riñón es posible

Pautas fundamentales

Puedes utilizar diferentes métodos que serán efectivos para tu proceso, tales como:

  • Conoce los tipos de cálculos renales (piedras) para que, si alguna vez te dan, puedas combatirlo de la forma más adecuada. Deberás consumir alimentos que no tengan la sustancia que está afectando tus riñones.
  • Controla tu peso. Aquellas personas que tienen mayor masa corporal y un tamaño más grande de cintura, suelen tener mayor riesgo en cuanto al desarrollo de estos cálculos.
  • Bebe, al menos, 8 vasos de agua a diario. Es muy importante que lo hagas y mucho más si eres de las personas que acostumbran hacer ejercicio o si el clima está muy cálido.
  • En este punto, puede resultar muy eficaz consumir el jugo de naranja, pues contiene citrato. Con este se minimizan los grados en los que se cristalizan el ácido de calcio y el ácido de oxalato para la consiguiente formación de las piedras.

Consejos de alimentación

  • Reduce el consumo de proteínas de origen animal, tales como el pescado, los huevos y la carne. Puedes tener una dosis de 6 onzas por días. Lo que sucede con estos alimentos es que contienen sustancias naturales que se descomponen o metabolizan en ácido úrico (como las purinas). En este caso, evita también las sardinas y el hígado y sustituye unas proteínas con otras, con nueces y legumbres, por ejemplo.
  • Minimiza el consumo de sodio (sal). No la elimines por completo, pero intenta utilizar, en lo posible, las menores cantidades de ésta.
  • Consume alimentos que contengan buena cantidad de potasio, así como los vegetales (calabazas, papas y tomates) y las frutas (melón, banano y albaricoques).
  • Ten mucho cuidado al tomar suplementos multivitamínicos que contengan calcio u oxalatos.
  • Cuidado con la grasa. Consume productos lácteos bajos en grasa.

Otras cuestiones

  • La edad. En general, las personas mayores de 40 años son más propensas a sufrir la formación de cálculos renales.
  • Los antecedentes. Pregunta en tu familia sobre la existencia o aparición de las piedras en el riñón, si quizá han tenido o si nunca han debido lidiar con ello.
  • La ayuda profesional. Visita al urólogo por lo menos una vez al año.

De ti depende que la formación de estas piedras avance, disminuya o ni siquiera suceda. No obstante, si los síntomas no son para nada agradables.

No olvides pedir ayuda a un médico, pues, si no eres cuidadoso, la situación podría empeorar. Empieza por revisar tu dieta, no lo olvides.

  • Worcester, E. M., & Coe, F. L. (2010). Calcium Kidney Stones. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMcp1001011
  • Moe, O. W. (2006). Kidney stones: Pathophysiology and medical management. In Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(06)68071-9
  • Frassetto, L., & Kohlstadt, I. (2011). Treatment and prevention of kidney stones: An Update. American Family Physician. https://doi.org/d10124 [pii]