Aprende aquí a hacer un suflé de jamón y queso

Por regla general, el suflé de jamón y queso se sirve y degusta durante todo el año. También es una preparación que se come sola y que hace de guarnición o de plato de entrada.

Para romper un poco con lo que seguramente has venido comiendo día tras día, hacer un suflé de jamón y queso te llevará por el camino del verdadero placer al comer. Es una preparación sencilla, dinámica y que combina dos ingredientes que siempre quedan bien en los platillos. Anímate y sigue esta receta.

Para poder hacer este platillo, debes entender que lo primordial es conseguir que la textura destaque. Para esto, deberás emplear huevos y combinarlos en un esfuerzo para hacer que todo quede bien. Aunque, francamente, para esto aún falta y pronto te explicaremos en qué consiste y cómo debes hacerlo.

Al hacer un suflé de jamón y queso puedes lograr una cena rápida aunque no ligera (debido a que contiene calorías y carbohidratos). No obstante, también puedes prepararla en la ocasión que desees y comerla a mediodía para obtener energía.

Así pues, no dejes que eso te asuste o te distraiga de lo que realmente es la receta como tal. Es decir, en muchas ocasiones se “asegura” sin ningún tipo de respaldo que las grasas, calorías, carbohidratos y azúcares son nocivos y negativos para salud, cuando en realidad lo que hay que disminuir son las porciones.

Así que, como puedes ver, si te provoca hacer un suflé de jamón y queso y tienes la disposición en casa para poder prepararlo, no te cohíbas en hacerlo. ¡Inténtalo y prueba nuevas opciones para comer!

El suflé de jamón y queso básicamente es un recubrimiento a base de huevos que, al pasar por el horno, brinda un fondo dorado, con textura un tanto gratinada y con el aporte calórico y excepcional que solo el queso fundido y el jamón pueden otorgar.

Así que no esperes más. Sigue los pasos e indicaciones que te brindaremos y realiza tú mismo un maravilloso suflé de jamón y queso en la comodidad de tu casa.

Cómo hacer un suflé de jamón y queso desde casa

Información nutricional

Es importante tener en cuenta que no todas las personas pueden disfrutar de este suflé de jamón y queso. No está recomendado para aquellas que tengan alguna condición marcada por la hipertensión, con exceso de peso o que presenten índices elevados de triglicéridos y colesterol alto.

Como ya te habíamos mencionando anteriormente, la carga de huevos, sal, jamón y queso en conjunto con lo gratinado del horno supone un valor alto en grasas y colesterol malo (LDL) para algunos. Sin embargo, si no estás entre los casos especificados y gozas de buena salud, e incluso haces ejercicio y no llevas una vida sedentaria, tranquilamente puedes darte el gusto que quieras y hacer este magnífico platillo.

Lee este artículo: 7 razones por las que te conviene añadir huevos en tu dieta

Ingredientes

  • 5 huevos
  • 1 taza de queso mozzarella (200 g)
  • 1 taza de tiras de jamón (150 g)
  • 3 cucharadas de harina de trigo (45 g)
  • 1 cucharada de sal (15 g)
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 3 cucharadas de mantequilla (60 g)
  • 2 tazas de leche (500 ml)
  • 1 pizca de nuez moscada (opcional)

Preparación

  1. Comienza calentando en una sartén mediana la mantequilla. No fijes el fuego demasiado alto: lo recomendable sería que lo hagas a fuego lento.
  2. Luego, cuando se derrita la mantequilla, agrega las cucharadas de harina de trigo e inmediatamente comienza revolver bien con la ayuda de una cucharada de madera.
  3. El resultado debería ser una pequeña masa dorada y consistente.
  4. Sin apagar el fuego y sin dejar de remover, vierte lentamente la leche y y deja que cuaje un poco con el resto de ingredientes. Obtendrás en poco tiempo una mezcla más espesa y uniforme.
  5. Llegados a este punto, apaga el fuego y, ya con la salsa blanca lista, añade trozos de queso mozzarella cortados en dados y las tiras de jamón.
  6. A medida que vaya entibiando un poco, agrega las yemas de huevo, condimenta con sal y pimienta negra molida al gusto.
  7. Para terminar, monta las claras de los 5 huevos a punto de nieve. Después,comienza a mezclar suavemente para verter en un bol engrasado.
  8. Procede a introducir en el horno a 180 ºC por 15 minutos, luego aumenta hasta 200 ºC y deja que cueza por 45 minutos más.
  9. Y listo, solo resta servir y disfrutar de tu delicioso suflé de jamón y queso hecho en casa.

Recuerda: la nuez moscada no está en la preparación porque es opcional, puedes agregarla si es de tu gusto.