Aprende a controlar los celos

Si los celos se deben a alguna infidelidad de nuestra pareja que no somos capaces de superar quizá la mejor opción sea dejar la relación para poder recuperar la autoconfianza

Los celos hacen parte de la naturaleza humana; es una respuesta emocional que se produce por un complejo proceso psicológico en el que existe temor a perder algo que se posee.

En las relaciones de parejas se pueden considerar como un arma de doble filo. Si bien es una de las formas de demostrar interés por el otro, también pueden ser el origen de muchos conflictos.

Y es que, una vez se instalan con fuerza, la persona aumenta su inseguridad y empieza a tener conductas y reacciones que son poco saludables para la relación.

Por este motivo, aunque parezcan inofensivos, es primordial aprender a controlarlos cuando empiezan a ser más fuertes y recurrentes.

¿Sientes demasiados celos e inseguridad? ¿La situación está afectando tu vida en pareja? Aprende a controlar este sentimiento siguiendo unas sencillas recomendaciones.

Determina cuál es el origen de tus celos

origen-celos

Para entender a qué se deben los celos es importante analizar de dónde provienen. En ocasiones, son el resultado de la falta de autoestima y seguridad en uno mismo.

También pueden estar basados en experiencias anteriores. Si es así, es primordial pasar la hoja y entender que cada relación es diferente.

Por otro lado, puede estar influyendo el hecho de haber crecido en un entorno familiar donde los padres presentaban celos de manera recíproca. ¿Hay otras razones? Es primordial dedicar un tiempo a encontrar la raíz del problema.

Visita este artículo: 6 problemas de las relaciones a distancia

Aumenta tu autoestima

Tener una buena autoestima es clave para controlar los celos con más facilidad. Cuando hay seguridad en uno mismo y se tienen claras las cualidades propias, disminuyen las comparaciones y el temor a que la otra persona se vaya.

Es primordial trabajar este aspecto, puesto que cuanta más confianza haya, más control hay sobre estas respuestas emocionales. Para ello, es aconsejable hacer proyectos propios y tratar de ser autónomo.

Deja que tu pareja tenga su espacio

pareja-espacio

En la etapa de enamoramiento es normal querer compartir todos los momentos en pareja; sin embargo, es necesario aprender a respetar los espacios propios, puesto que ambos pueden desgastarse.

Absorber a la otra persona y empezar a limitarla en algunos aspectos es una de las peores acciones. Si cada uno no consigue estar sin el otro en determinados momentos, acabarán aburriéndose y afectando la relación.

Estar siempre con alguien no garantiza su fidelidad. Así las cosas, es mejor que cada uno tenga su espacio propio sin que el otro se lo reproche.

Habla con tu pareja

Todos los problemas de la pareja se solucionan a través de la comunicación. Si ambos tenéis suficiente confianza para decir las cosas sin generar una confrontación, seguramente podréis canalizar esas emociones negativas.

A veces es necesario hablar del tema aunque cueste trabajo aceptar los celos. Cuestionar la situación que lo desencadena puede ser la vía para frenar la inseguridad.

El diálogo fomenta la confianza y permite conocer mejor a la otra persona. Así, poco a poco, mejora la capacidad para razonar en un momento de celos.

Ver también: Cuando hablar con la pareja es como hablar con la pared

Evita los pensamientos destructivos

pensamiento-destructivo

Decenas de personas empiezan a tener celos obsesivos por situaciones que solo ocurren en su cabeza. Los pensamientos negativos elevan al 100 % la inseguridad y hacen creer que están pasando cosas que no existen.

Las situaciones pasadas o el temor a perder a la persona inducen a imaginar infidelidades en situaciones que son cotidianas. Por ello es fundamental controlar la hostilidad física y verbal en aquellos momentos “amenazantes”.

Reflexiona

Antes de explotar debido a los celos es conveniente respirar y tomar un espacio a solas. El enojo que se produce por una situación molesta puede causar una fuerte crisis en la pareja.

Este sentimiento impide pensar con claridad y hace ver cosas que no siempre son lo que parecen. Por eso hay que pensar con la cabeza fría, cuando el momento de rabia haya pasado.

De este modo se puede reflexionar sobre la situación que produjo los celos, y detectar si es real o si es producto de una inseguridad propia.

¿Atraviesas una crisis debido a los celos? Determina por qué no consigues controlarlos y sigue estas recomendaciones para mejorar tu vida en pareja.

Si estos se originan por infidelidades repetidas de la otra persona, considera si en verdad deseas estar a su lado.

 

Categorías: Relaciones Etiquetas:
Te puede gustar