Aprende a detectar los primeros síntomas del cáncer de mama

El cáncer de mama es uno de los más comunes dentro de la población femenina, sin embargo, su pronóstico suele ser bueno.

Actualmente, se estima que las mujeres que viven más de 85 años tendrán una probabilidad de 1 entre 9 de desarrollar cáncer de mama. De hecho, este tipo de cáncer es el más común dentro de este grupo de población.

Primeros síntomas del cáncer de mama

Las células de nuestro organismo se dividen de forma regular y controlada a fin de reemplazar las células viejas por otras más jóvenes y funcionales.

Sin embargo, estos procesos de división celular, que en un principio deben estar altamente regulados, pueden alterarse y generar una división incontrolada de células, originándose así un tumor.

Cuando esta masa de células en división adquiere la capacidad de invadir otros tejidos y seguir proliferando en ellos, en un proceso conocido como metástasis, estaremos hablando de un tumor maligno o cáncer.

Concretamente, el cáncer de mama es la aparición de un tumor maligno en las células de la glándula mamaria. Estas células, originadas en principio en el tejido glandular de las  mamas, son capaces de invadir los tejidos sanos de alrededor y proliferar en ellos (metástasis).

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres y la segunda causa de muerte en este grupo de población en todo el mundo.

No obstante, el cáncer de mama es uno de los canceres con mejor pronóstico, jugando un papel clave en el éxito del tratamiento su diagnóstico temprano.

Las causas de la aparición del cáncer de mama van desde factores genéticos a causas ambientales. En un bajo porcentaje de casos, su aparición se debe a una mutación hereditaria en un gen que provoca una alta predisposición a padecer dicho cáncer.

Sin embargo, en el 90 % de los casos de cáncer de mama su aparición es esporádica y no está relacionada con mutaciones hereditarias de ciertos genes.

A continuación, hablaremos de los primeros síntomas que se pueden dar en el cáncer de mama, así como de los aspectos a tener en cuenta para detectar a tiempo esta patología.

Lee también: Operación de cáncer de mama

Factores de riesgo

anticonceptivos

En primer lugar, es conveniente conocer cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de mama. Ciertos aspectos reproductivos como el uso de altas dosis de anticonceptivos hormonales, las terapias de reemplazo hormonal o la menopausia tardía pueden estar relacionados con la aparición de la enfermedad.

Otros factores que pueden influir sobre su aparición son aspectos nutricionales, actividad física, la duración de la lactancia materna, el tabaquismo o el alcoholismo.

Posibles síntomas

El cáncer de mama triple positivo

Una de las complicaciones a la hora de detectar tempranamente la enfermedad es que en ocasiones no se presentan síntomas durante las primeras etapas de la misma. De hecho, es habitual que las mujeres que lo padecen no experimenten dolor durante las primeras fases.

Pero existen otros aspectos que pueden revelar la presencia del cáncer de mama. Algunos de ellos son:

  • Dolor en las mamas o en el pezón
  • Cambio en la forma de la mama o del pezón
  • Hundimiento del pezón
  • Secreciones en los pezones
  • Irritación, enrojecimiento o descamación de las mamas
  • Aparición de bultos alrededor de las mamas, hacia la zona de las axilas

Es muy importante prestar atención a cualquier tipo de bulto o anomalía originada en esta zona, aunque su aparición no siempre es debida a la presencia de cáncer.

Generalmente, los bultos duros, irregulares e indoloros tienen más probabilidades de estar relacionados con cáncer. No obstante, ante estas situaciones lo mejor es consultar con un especialista.

Visita este artículo: La radioterapia en el cáncer de mama

Pruebas de diagnóstico precoz

La radioterapia en el cáncer de mama

La técnica más utilizada, por su alta eficacia, es la mamografía, capaz de detectar la patología años antes del desarrollo de posibles bultos o síntomas.

Es realmente importante, realizarse todas las mamografías de detección recomendadas por el médico. Habitualmente, se recomienda la realización de una mamografía al año a partir de los 40 o 50 años de edad, no obstante, esta edad puede reducirse en el caso de personas con antecedentes familiares.

Otra posibilidad es la autoexploración de mama (AEM), que consiste en una autoexaminación regular de las mamas a fin de detectar la presencia de bultos o cambios en las mamas.

Sin embargo, la utilidad de esta técnica es algo controvertida, pues no todos los casos de cáncer de mama pueden detectarse así y nunca debe reemplazar a una mamografía.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar