Aprende a elaborar cremas vegetales crudas

Elena Martínez · 18 noviembre, 2014
Si bien la crema de tomate es la más famosa, existen otras muchas verduras que podemos combinar y consumir crudas para aprovechar todos sus beneficios.

Las cremas vegetales son una de las preparaciones más saludables por las que se puede optar para comer. Sus ingredientes son altamente nutritivos y, admiten diversas combinaciones, según el gusto. Por si fuera poco, pueden servirse tanto frías como calientes.

Lo que no todo el mundo tiene en cuenta en primera instancia, es que las cremas vegetales pueden prepararse en un momento, con ingredientes crudos. Por tanto, no siempre es necesario realizar un proceso de cocción de los ingredientes.

A continuación, te presentamos algunas recetas que de seguro saciarán tu apetito de una forma excepcionalmente deliciosa.

Crema de espinacas y arroz

Las cremas vegetales son muy fáciles de preparar.

La crema de espinacas y arroz tiene un sabor suave y es rica en minerales. Sobre todo en hierro. Por ello, es una excelente opción para subir los valores de este nutriente. En la versión tradicional, se cuecen los dos ingredientes principales, pero en este caso, la preparación será diferente.

En lugar de utilizar el arroz entero, utilizaremos solo la bebida, en su versión más espesa y la procesaremos junto con las espinacas crudas en la licuadora. Si se desea espesar un poco más, tendría que añadirse mayor cantidad de espinacas.

Crema de zanahoria, yogur y oliva negra

Zanahorias

Dentro de las cremas vegetales más gustosas, la de zanahoria, yogur y aceite de oliva es una de las más destacadas. El dulzor de la zanahoria contrasta con el sabor de la oliva negra.

Cabe destacar que, gracias a su contenido en betacarotenos, la zanahoria es un alimento medicinal que nos ayuda a mejorar la salud de nuestra piel, cabello y uñas, así como a conseguir un bonito bronceado.

Necesitaremos una batidora o robot de cocina muy potente para dar una textura cremosa a la receta, por lo que si no la tenemos, recomendamos rallar primero la zanahoria.

Batiremos la zanahoria rallada con olivas negras deshuesadas, yogur natural y un buen chorro de aceite de oliva. Condimentaremos la crema con olivas negras y, si lo deseamos, un poco de romero.

Descubre: Romero: descubre sus increíbles beneficios y usos

Crema de aguacate y berros

El aguacate es una fruta deliciosa y nutritiva, rica en vitaminas, minerales, proteína y grasas saludables. Con el aguacate podemos convertir cualquier receta en un plato muy completo, ya que tiene unos valores nutricionales excelentes. Además, en este caso, aportará la textura cremosa al plato.

Por otro lado, los berros son una verdura rica en calcio y con grandes propiedades diuréticas, que nos ayudan a eliminar el exceso de líquidos de nuestro organismo .

Batiremos el aguacate bien maduro con berros frescos, aceite de oliva y sal marina. Lo serviremos con una ramita de berro.

Crema de tomate y albahaca

Dentro de las cremas vegetales, esta es la que quizás tiene mayor cantidad de antioxidantes, con lo cual viene a ser perfecta para complementar una dieta balanceada y mantener una buena salud. La albahaca le da un sabor y aroma muy mediterráneo.

Batiremos tomates bien maduros y pelados con hojas de albahaca fresca, aceite de oliva y sal marina. Podemos añadirle también un punto de pimienta negra. Decoraremos con hojas de albahaca o tomates secos (que habremos puesto a hidratar previamente) y ¡listo!

Te puede interesar: 3 formas de hacer gazpacho con vegetales

Crema de avena y rúcula

cuchara de avena

La avena es uno de los cereales más saludables y completos que existen. Es muy nutritiva y tiene un alto contenido en fibra. También es especialmente útil a la hora de preparar diversas recetas, ya que puede complementar diversos platos y aportarles mayor espesor.

Al combinarla con la rúcula, un poco de aceite de oliva (o de sésamo) y un toque de sal marina, obtenemos una crema vegetal rica en nutrientes, saciante y perfecta para mejorar el tránsito intestinal. 

A tener en cuenta

  • Todas las recetas contienen algún ingredientes rico en grasas saludables, que es el que aportará textura cremosa a la receta.
  • Deberemos batir los ingredientes el rato suficiente para que la textura sea homogénea y sin grumos.
  • Estas cremas vegetales se servirán tibias o frías.
  • En cuanto a la presentación de las cremas vegetales, siempre se puede optar por lo más sencillo: unos cuantos cubitos de pan, una cucharadita de semillas de girasol, una rama de perejil fresco, etcétera.

¡Inventa tus propias cremas vegetales!

Las cremas vegetales son nutritivas y saciantes pero sin dejar de ser ligeras. Y al ser tan fáciles de preparar, siempre es posible disfrutarlas muy frescas. La clave está en elegir ingredientes de calidad, en la verdulería.

En cuanto a su conservación, cabe destacar que es posible mantenerlas en el refrigerador por un máximo de 2 días.