Aprende a elegir la pizza que no sabotee tu dieta

Para que nuestra pizza no sea excesivamente calórica y nos podamos permitir un capricho de vez en cuando es importante que sepamos elegir los ingredientes adecuados, como verduras y especias

La pizza es el alimento favorito de muchas personas. Quizás también lo sea para ti. Pero, ¿qué pasa si estás en una dieta? ¿Sabes preparar o elegir la más saludable o baja en calorías?  

Este alimento normalmente va asociado a bocados altamente calóricos. Sin embargo, si la preparas con una masa e ingredientes de calidad puede convertirse en una verdadera delicia.

Si, además, sigues algunas pautas muy sencillas, puede convertirse en una opción saludable y muy rica. Aquí te dejamos algunos consejos para que no sabotees tu dieta.

Los ingredientes correctos de tu pizza

No porque tu pizza contenga muchos ingredientes significa que sea menos saludable o que contenga más calorías. El truco está en elegir los ingredientes de manera cuidadosa para que la combinación resulte ligera.

Vegetales no fritos, tales como la rúcula, las hojas de espinaca, el brócoli o el aguacate son buena idea. Para la carnes, elige pollo a la plancha o jamón.

Si sumas alguna especia levemente fuerte, como la pimienta negra, le aportará efectos saciantes, por lo que será una opción muy adecuada en la elaboración de tu pizza.

No olvides leer: Síntomas de que no consumes suficientes vegetales. ¡Muy importante!

Las calorías del queso

pizzadillas

Una pizza sin queso no tiene mucho sentido ni sabor. Sin embargo, el queso le proporciona alrededor de 220 calorías a cada porción.

Entonces, ¿cuál es la manera más fácil de reducir las calorías que le da el queso? Simplemente le puedes añadir solo la mitad de la cantidad recomendada de queso para reducir el consumo de grasas saturadas.

Si no deseas eliminar la mitad de tu queso, puedes solicitar el queso parcialmente descremado en lugar de queso entero. Algunas pizzerías te dan la opción de sustituir con queso feta el queso normal.

Esta es una buena opción, porque el queso feta es bajo en calorías. Proporciona alrededor de 50 calorías por 2 cucharadas

Las opciones más bajas en calorías son las libres de queso. Puedes prepararla o pedirla sin queso y, en su lugar, espolvorear hojuelas de pimienta roja en la parte superior.

Las calorías de la carne, salchichas y salchichones

pizza de patata y salchichas

Se supone que el tipo de carne que se agrega a la pizza añade alrededor de 40 calorías por porción. Por supuesto, ese número puede variar si le añades un montón de salchicha o pepperoni.

El número también puede variar según el tamaño de la porción.

El pepperoni o salami aporta unas 130 calorías por onza de carne cada vez que lo agregas.

Una rodaja típica de salchichas o de salami contiene entre 200 y 250 calorías.
Una alternativa baja en calorías es el chorizo. Este te permitirá ahorrar alrededor de 20 calorías por porción. Por el sabor ni te tienes que preocupar, porque el chorizo tiene un sabor delicioso que suele gustar bastante.

Otras alternativas incluyen carne de res molida extra magra o pechuga de pavo molida. El pollo a la parrilla o asado es otra alternativa que puedes usar como ingrediente principal para tu pizza.

Si no puede pedir una carne más magra, todavía puedes reducir las calorías del salami o de la salchicha de la pizza.

Basta con usar una toalla de papel absorbente o varias servilletas de papel para quitar algo de la grasa de tu trozo. Con esto, puedes ahorrar entre 15 y 25 calorías por porción.

Las calorías de la masa

Las mejores pizzas suelen ser aquellas de masa fina. Esto se convierte también en una ventaja para conseguir recetas más sanas.

Además, si esa masa es casera y la elaboras con ingredientes integrales, los resultados son todavía mejores. Las masas elaboradas con harina blanca refinada hacen crecer los niveles de insulina.

Esto provocará una sensación de antojo y que quieras más cantidad.

¿Quieres conocer más? Lee: Delicioso batido de frutas bajo en calorías: ¡Descúbrelo!

Más baja en calorías

Pizza de calabacin y queso feta

Tu elección más baja en calorías casi siempre será una pizza vegetariana. Las verduras aportansabor con muy pocas calorías, lo cual le permitirá añadir una pequeña cantidad de queso.

La elección de aderezos de verduras, como los pimientos verdes, los tomates y las cebollas, también añadirá fibra y antioxidantes.
Puede ser que incluso intentes añadirle espinaca o brócoli. Después de un tiempo, es posible que prefieras verduras en lugar de ingredientes a base de carne en tus pizzas.

Consejos adicionales para reducir las calorías

  • Pedir que la masa quede crocante para ahorrar calorías. Por ejemplo, la corteza de la masa gruesa contiene alrededor de 100 calorías más que la de una más delgada.
  • Reemplazar masa normal por la de trigo integral para obtener casi el 20% de la fibra que necesita para el día.
  • Evitar la salsa de acompañamiento, como la mantequilla de ajo, para ahorrar cientos de calorías, especialmente si esta es del doble o el triple de tus rebanadas.

Por último, una visita a una pizzería local o a un pequeño restaurante, puede ofrecerte una mayor variedad de ingredientes saludables que las cadenas de restaurantes.

Las opciones podrían incluir camarones a la parrilla, guisantes, espárragos, corazones de alcachofa, frijol negro, maíz, pollo fajita picante, pollo a la parrilla de limón o ajo picado fresco.

Como puedes ver, al final, comer sano y tener ese antojo no es tan complicado.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar