Aprende a gestionar el estrés para vivir mejor

Suele decirse que el estrés, es el principal problema de la sociedad actual. La rapidez con la que solemos vivir, las obligaciones diarias, el trabajo, la falta de tiempo y la sensación de que falta algo en nuestras existencias, es lo que nos ocasiona al final, multitud de enfermedades. De males cotidianos que puedes solucionar con las siguientes pautas.

Como lograr manejar adecuadamente tu estrés

Cuando escuchamos la palabra “estrés”, de inmediato pensamos en esa entidad negativa que altera muchas de nuestras funciones básicas: acelera nuestra respiración, la presión alterial, se incrementa una dosis dañina de la hormona cortisol en nuestro cuerpo… Todo esto es cierto, pero también debemos saber que el estrés cumple una función necesaria en nuestro organismo. ¿Quieres saber en qué puede ayudarnos?

  • El estrés es una repuesta de nuestro organismo ante una situación de peligro.
  • Es una respuesta instintiva que nos avisa de que hemos de reaccionar. Imagina que vas en coche al trabajo y encuentras un gran atraso. Llegas tarde. Es entonces cuando nuestro nivel de estrés se eleva avisándonos de que hemos de reaccionar. ¿Aparcamos el coche y cogemos el metro, quizá? El estrés no es responsable de si la respuesta es la más acertada o no, solo nos impulsa, nos hace reaccionar mediante impulsos y cambiando los ritmos de nuestras funciones básicas.
  • Todo ello puede ser adecuado en ciertos momentos. Es  un gran motivante en momentos puntuales. Pero si cada día sufrimos un nivel elevado de estrés, es cuando aparecen las consecuencias.

1. Identifica qué es lo que más te preocupa

Felicidad

Es imprescindible que, dentro de todas las preocupaciones que acompañan tu vida, sepas identificar cuál es el principal foco. ¿Temes perder tu trabajo? ¿Tienes problemas con tu pareja? ¿Te sientes incomprendida? Debemos ir quitando capas y capas hasta lograr identificar aquello que más nos quita el sueño. Lo que más ansiedad te genera.

Una vez identificado, piensa en ese problema. ¿Qué podemos hacer para solucionarlo? ¿Podemos hacer algún cambio que nos haga sentir mejor? Piensa que tu salud es lo primero, que debemos esforzarnos por todo aquello que de verdad valga la pena y forme parte de lo que somos y lo que amamos.

2. Establece prioridades

felicidad

Pregúntate qué es lo más importante para ti. ¿Tu familia? ¿Tus hijos? ¿Tu crecimiento personal? Tal vez estés esforzándote por cosas que no son realmente importantes y que a su vez, te está provocando perder aquello que verdaderamente quieres. Detente a pensarlo un instante.

3. Apuesta por la calidad de vida

feliz

Todos tenemos obligaciones. Preocupaciones. Pero en la medida de lo posible, debes decirte a ti misma que lo importante es vivir bien. Tener calidad de vida. Esto debe ser una prioridad esencial a la que aspirar cada día. Así pues, encuentra por ejemplo unas horas para ti misma al llegar a casa, para ser tu misma y disfrutar de los tuyos… lee, pasea, tómate un café. Comparte tiempo con los tuyos. Debemos conseguir levantarnos con una sonrisa cada día diciéndonos a nosotras mismas que estamos bien. Que nos sentimos bien.

4. Disfruta del “aquí y el ahora”

Feliz.y.alegre

Debemos aprender a disfrutar del presente de lo que tenemos ahora. Es un error muy común pensar solo en el día de mañana, en sacrificar el ahora para conseguir cosas, para acumular materiales. Las personas que practican esta “insana” costumbre, no aprecian lo que en verdad tienen ni lo que los demás pueden ofrecerle.

Algo habitual que está dándose últimamente, son esas realidades donde las personas se refugian en las redes sociales y en las nuevas tecnologías “para desconectar”. O para hacer amigo que nunca han visto. Falsas relaciones que no nos llevan a nada. Buscamos satisfacción inmediata para aliviar el estrés, pero en realidad es una satisfacción irreal.

Sal a la calle con tus amigas, pasea, da un largo paseo hasta la playa. Tómate un café en esa cafetería que tanto te gusta, cómprate un libro, disfruta de tu mascota, sal a jugar con tus hijos, planea un viaje intimo con tu pareja… lo esencial es que busques la ilusión en cada instante. Hacer que tu vida tenga en este mismo instante ese positivismo que tanto necesitamos.

Deja a un lado los malos pensamientos, y aléjate de quienes nos hacen daño, de quienes no saben reconocer lo que vales. La felicidad se consigue día a día a través de las pequeñas cosas. Gestiona el estrés para vivir mejor. Tú lo mereces.