Aprende a hacer una deliciosa ensalada de betabel

Francisco María García · 10 junio, 2018 · Última actualización: 12 enero, 2019 12 enero, 2019
La ensalada de betabel es una deliciosa preparación para consumir este vegetal. Se puede elaborar de muchas formas; esta receta es un buen ejemplo.

El betabel (Beta vulgaris) es un vegetal cuya raíz es un tubérculo comestible de sabor y color muy característicos. De intenso color rojo oscuro como el vino, sabe un poco amargo y dulce a la vez. La ensalada betabel es una deliciosa preparación para consumir este vegetal.

También conocida como remolacha, entre otros nombres, y en la cocina suele emplearse de diversas maneras.  Con esta propuesta se proporciona una opción para disfrutar sus características en cuanto a sabor y textura, y también beneficiar la salud con sus nutrientes.

Nutrientes y beneficios del betabel

Puedes preparar jugo o ensalada de betabel y aprovechar sus nutrientes

  • Ofrece bajo aporte calórico. A pesar de su gran dulzor, solo contiene 43 calorías por porción. Por ello es un alimento ideal para evitar y controlar la obesidad.
  • Carece de lípidos y de colesterol, por lo que no representa riesgo para la salud cardiovascular. Por estas cualidades, es ideal para tomarlo en dietas de adelgazamiento.
  • Tiene un aminoácido conocido como betaína, que protege contra el cáncer estomacal y de colon.
  • Da un alto aporte de fibra dietética, excelente para mantener la salud del aparato intestinal.
  • Provee manganeso, que fortalece los sistemas óseo, venoso, muscular e inmunológico. Este también regula la cantidad de glucosa en sangre.
  • Otro mineral que incluye es el potasio, que contribuye a la formación de buena musculatura y optimiza la actividad eléctrica del corazón
  • Contiene vitamina C, folato y magnesio. Estos nutrientes benefician al ARN y el ADN, así como ayuda a evitar la anemia.

Todos estos componentes del betabel, en conjunto, lo convierten en un alimento de gran valor antioxidante. Además, según los nutricionistas, quienes lo consumen obtienen un elevado porcentaje de nutrientes.

A la hora de comprar el betabel

Para garantizar su frescura y que realmente contenga todos los elementos y nutrientes mencionados, a la hora de la compra, hay que escoger los que tengan las siguientes características:

  • Los tubérculos deben estar firmes al tacto. Si están reblandecidos no están frescos, o quizá no han sido correctamente almacenados.
  • Deben preferirse aquellos cuya superficie tenga aspecto un poco brillante. No hay que comprarlos si están muy opacos, es una señal de mala conservación.
  • Se recomienda escoger los de color más intenso con hojas de un color verde claro. A medida que esta verdura va teniendo más tiempo desde su recogida, va palideciendo el color.

Ensalada de betabel, manzana y naranja

Esta exquisita receta incluye ingredientes que junto al betabel resultan en una muy armónica combinación de sabores. Las proporciones de esta ensalada de betabel están pensadas para aproximadamente ocho comensales:

Ingredientes

  • 3 betabeles o piezas de remolacha (80 g).
  • 1 nabo (40 g).
  • 1 clavo de especia.
  • 3 manzanas (60 g).
  • 2 naranjas (50 g).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (30 ml).
  • 3 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1 lechuga mediana (40 g).
  • 50 gramos de azúcar moreno.
  • ½ taza de frutos secos (100 g).

Preparación de la ensalada de betabel

  • Primero, cocina en agua los betabeles, sin pelarlos, por unos 40 minutos, junto con el azúcar y el clavo de especia.
  • Una vez terminada la cocción, sácalos y retira la piel. Córtalos en trozos de 1 centímetro. Reserva el agua de la cocción.
  • A continuación, corta la lechuga finamente y enjuágala muy bien. Sécala completamente.
  • Luego, quítale la cáscara a las naranjas, la piel fina y las semillas, si tiene. Separa el fruto en gajos y córtalos por la mitad.
  • Pela y corta el nabo en cuadros de aproximadamente 1 centímetro.
  • Después, pela y corta las manzanas de la misma manera. Los trozos de manzana se usarán lo antes posible, porque pueden oxidarse.
  • Luego, prepara un aderezo emulsionado con el aceite de oliva, el vinagre, la sal y la pimienta.
  • Por último, junta todos los ingredientes y baña con el aderezo y algunas cucharadas del agua de la cocción.

El betabel o remolacha se puede preparar de muchas otras formas. Por ejemplo asado, en sopas y purés. Aprendiendo a elaborar esta deliciosa ensalada de betabel, se dispone de un plato colorido y a la vez nutritivo.

  • Clifford, T., Howatson, G., West, D. J., & Stevenson, E. J. (2015). The potential benefits of red beetroot supplementation in health and disease. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu7042801
  • Domínguez, R., Cuenca, E., Maté-Muñoz, J. L., García-Fernández, P., Serra-Paya, N., Estevan, M. C. L., … Garnacho-Castaño, M. V. (2017). Effects of beetroot juice supplementation on cardiorespiratory endurance in athletes. A systematic review. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu9010043
  • Hobbs, D. A., Kaffa, N., George, T. W., Methven, L., & Lovegrove, J. A. (2012). Blood pressure-lowering effects of beetroot juice and novel beetroot-enriched bread products in normotensive male subjects. British Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1017/S0007114512000190
  • Wylie, L. J., Kelly, J., Bailey, S. J., Blackwell, J. R., Skiba, P. F., Winyard, P. G., … Jones, A. M. (2013). Beetroot juice and exercise: pharmacodynamic and dose-response relationships. Journal of Applied Physiology. https://doi.org/10.1152/japplphysiol.00372.2013