Aprende a hacer un bizcocho sin harina, azúcar ni lácteos

Elena Martínez 17 enero, 2015
Para reducir calorías en nuestras recetas podemos sustituir el azúcar blanco por endulzantes naturales, como la estevia, la miel de abejas o el sirope de agave

Cada vez nos encontramos con que más personas cuidan su alimentación y quieren prescindir de aquellos alimentos que no les sientan bien, como les sucede a muchos con el gluten o la lactosa. Otros alimentos como el azúcar blanco son totalmente prescindibles en la dieta de cualquier persona, ya que resultan venenos para nuestra salud.

En este artículo te explicamos cómo puedes elaborar un delicioso bizcocho de chocolate, de manera muy sencilla, y con unos ingredientes sorprendentes que no incluyen harina, azúcar ni lácteos.

Las harinas

Hoy en día nuestra alimentación está basada principalmente en las harinas. En cada comida del día encontramos algún plato que la contiene: pan, pasta, bollería, pizza, crepes, bizcochos, galletas, etc.

Por ello, no sólo las personas celíacas deben evitar las harinas por su contenido en gluten, sino que a todos nos conviene tener otras alternativas igualmente buenas para sustituirlas de vez en cuando. En este caso sustituiremos la harina por el garbanzo, aunque pueda sorprendernos.

La harina de garbanzo es muy conocida en algunas culturas, y en este caso usaremos garbanzos cocidos, lo cual aportará un gran valor nutritivo y proteico a nuestra receta. ¡Una deliciosa manera de comer garbanzos!

pan bolleria xavi talleda

Los lácteos

Además de las personas que no toleran la lactosa, muchas otras quieren prescindir de los lácteos por su contenido en colesterol, porque les genera mucosidad, problemas de piel, alergias, etc.

Esta receta no requiere leche, ni yogur ni mantequilla, y por eso será un bizcocho todavía más digestivo y saludable.

El azúcar

El azúcar blanco es totalmente prescindible de nuestra dieta. Numerosos estudios han demostrado que es un veneno que desmineraliza y acidifica nuestro organismo y, debido a que lo consumimos en abundancia a lo largo del día, empeora nuestro estado de salud .

En esta receta lo sustituiremos por edulcorante de estevia, pero también podríamos usar miel de abeja o siropre de agave, ya que ambos son alternativas muy sanas.

azucar Uwe Hermann

Un bizcocho rico en proteína

Los bizcochos suelen ser ricos en harinas, azúcares o cremas y, sin embargo, éste es rico en proteínas, gracias a los garbanzos y huevos que contiene, por lo que resulta muy nutritivo pero sin contribuir a hacernos ganar peso. Al contrario: será un bocado excelente para tomar como desayuno o merienda, o incluso si nos queremos permitir un postre saciante bajo en grasa.

También será ideal para niños y deportistas. Y lo mejor de todo es que nadie se dará cuenta de que está hecho con garbanzos.

Ingredientes

  • 500 gramos de garbanzos cocidos (podemos usar los que venden en bote ya cocidos o bien cocerlos nosotros mismos sin sal).
  • 2 tazas de chocolate negro para fundir, sin azúcar ni lactosa, o bien la cantidad proporcional de cacao puro en polvo.
  • 4 huevos.
  • 2 cucharadas soperas de estevia líquida (sin sabor, de color transparente) o bien 100 gramos de miel de abeja o sirope de agave.
  • Media cucharadita de levadura en polvo.
  • 2 puñados de nueces peladas y troceadas.
  • Opcional: canela, cardamomo, jengibre, esencia de vainilla.

Elaboración

La elaboración es facilísima y muy rápida. Deberás seguir los siguientes pasos:

  • Precalentar el horno a 180º C.
  • En el caso de que usemos chocolate para fundir, lo iremos calentando al baño María.
  • Batiremos los huevos y después añadiremos los garbanzos. Deberemos batirlo todo bien hasta que quede una textura fina. Si tenemos una batidora de vaso o robot de cocina será mucho más rápido.
  • Añadiremos el endulzante que hayamos elegido y la levadura en polvo.
  • Finalmente añadiremos el chocolate fundido o el cacao y las nueces troceadas.
  • Opcionalmente podemos añadirle algunas especias para disimular todavía más el sabor a garbanzo, que ya va a desaparecer gracias al chocolate, o bien para darle toques de sabor diferentes cada vez que lo preparemos: canela, cardamomo, jengibre, esencia de vainilla, ralladura de naranja, etc.
  • Prepararemos un molde. Lo untaremos con aceite y lo enharinaremos.
  • Lo meteremos al horno y lo dejaremos 40 minutos a 180º C. Después lo sacaremos del horno y lo dejaremos enfriar encima de una rejilla.

Imágenes por cortesía de Xavi Talleda,  Uwe Hermann y Olya Sanakoev

Te puede gustar