Aprende a hacer un jabón y una loción hidratante antiacné

31 mayo, 2014
A pesar de ser un aceite, el de coco es muy poco graso y gracias a sus componentes antibacterianos nos ayuda a combatir el acné y nos aporta beneficios

Las personas que sufren acné suelen probar todo tipo de tratamientos naturales para prevenirlo, y si el acné es severo incluso pueden realizar tratamientos médicos. Pero antes de tomar esa decisión deberíamos probar de cuidar nuestra piel desde dentro y por fuera.

En este artículo explicamos cómo podemos limpiar nuestra piel naturalmente y la receta para preparar un jabón casero y una loción hidratante que nos ayudarán a prevenir y tratar el acné. Si somos constantes, en poco tiempo podremos notar la diferencia.

¿Qué causa el acné?

Aunque tratemos nuestra piel con productos naturales siempre debemos tener en cuenta que el acné puede estar causado por diferentes motivos, las cuales también deberíamos tratar si realmente queremos eliminarlo por completo. Las posibles causas son las siguientes:

  • Alimentación rica en leche y quesos grasos, embutidos, grasas trans (margarina, bollería industrial, etc.) y alimentos refinados.
  • Desequilibrios hormonales
  • Irregularidades intestinales, como estreñimiento o diarrea

Elaboración del jabón

Presentamos primeramente los ingredientes que usaremos:

  • 210 ml de aceite de coco
  • 30 gr. de soda cáustica
  • 65 ml. de agua destilada
  • Aceite esencial de árbol de té y/o de palmarrosa

Utensilios

Un molde con la forma que deseemos. Una opción es recortar la base de una botella o de un brick. No debemos usar moldes de aluminio.

  • Gafas de protección para manipular la sosa cáustica
  • Batidora de mano
  • Cazuela
  • Recipiente de cristal
  • Cuchara de madera para remover

jabon Jess

Elaboración

Con cuidado, y usando gafas de protección, pondremos un recipiente de cristal en el fregadero y echaremos dentro la sosa cáustica y despues el agua destilada, por este orden para evitar salpicaduras. Como produce una reacción que genera vapores, lo dejaremos reposar hasta que se enfríe. Idealmente lo haremos junto a una ventana abierta para ventilar bien lo antes posible.

Pondremos el aceite en un cazo, a fuego lento, y cuando éste se caliente un poco, a unos 40 grados, lo apartaremos del fuego, lo mezclaremos con mucho cuidado con la sosa cáustica y lo batiremos usando una batidora de brazo evitando en todo momento que salpique fuera. Batiremos hasta que la mezcla gane espesura y quede como un gel.

En este momento, y sin esperar a que se enfríe, añadiremos unas 20 o 30 gotas de aceite esencial que hayamos elegido y mezclaremos bien.

Introducimos esta mezcla en el molde.

Lo cubrimos con una toalla para que mantenga el calor y se lleve a cabo la saponización, y lo dejamos reposar hasta que se enfríe, entre 12 y 24 horas, vigilando de no moverlo ni removerlo.

Una vez frío ya lo podemos desmoldar. Lo dejaremos en un lugar fresco y seco para que se endurezca y madure entre un mes y medio y dos meses.

Recomendamos manipular la sosa cáustica con mucha precaución, evitando siempre que haya niños o mascotas cerca. Siempre usaremos gafas de protección, e incluso mascarilla y guantes, debido a que es un material muy corrosivo. Si en algún momento nos cayera sobre la piel podemos aplicar de inmediato un poco de vinagre.

¿Cómo lo usamos?

Con este jabón nos lavaremos la cara diariamente, una vez al levantarnos y una vez antes de acostarnos. Pero tan importante como limpiar bien la piel es el hecho de hidratarla. En el caso de la piel con acné debemos evitar cremas muy grasas o de mala calidad, para evitar que vuelvan a infectar los poros de la piel. Por eso ofrecemos una receta sencilla de un gel hidratante.

Gel hidratante

Podemos preparar nuestro propio gel casero hidratante y terapéutico con los siguientes ingredientes:

  • Gel de aloe vera
  • Aceite de coco o de jojoba: un aceite poco graso
  • Aceite esencial de árbol de té: con propiedades antisépticas y antifúngicas
  • Aceite esencial de manzanilla: con propiedades antiinflamatorias.
  • Aceite esencial de palmarrosa: es antiséptico, bactericida, astringente, cicatrizante y estimulante de la circulación.

Mezclaremos 30 ml de gel de aloe vera con 50 ml de aceite de coco o jojoba y con 5 gotas de cada uno de los aceites esenciales. Mezclaremos agitando bien. Lo aplicaremos diariamente por la mañana y al acostarnos, después de lavar nuestro rostro con el jabón casero.

Imágenes por cortesía de jess, mommyknows Kim Becker

Te puede gustar