Aprende a preparar pomadas antisépticas totalmente naturales

Carolina Betancourth · 6 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 6 diciembre, 2018
Hay algunas pomadas naturales que pueden durar hasta seis meses. No obstante, conviene recordar que, al no llevar conservantes químicos, estas podrían ir perdiendo propiedades con el paso del tiempo.

Las pomadas antisépticas están presentes en la gran mayoría de los hogares. Sirven para desinfectar heridas y evitar complicaciones ante cualquier lesión superficial. Se elaboran a partir de ingredientes y sustancias cuyas propiedades destruyen microbios, virus y todo tipo de microorganismos que pueda ocasionar una infección.

También tienen una ligera capacidad antiinflamatoria y calmante, que impide que la herida se inflame y duela. Encontramos muchas y bajo numerosas presentaciones diferentes en las farmacias. No obstante, hay métodos 100% ecológicos para elaborarlas en casa a partir de ingredientes naturales.

Las recetas que te presentamos a continuación, te permitirán no solo ahorrar sino cuidar del medio ambiente. ¡Anímate a prepararlas!

Pomada antiséptica de cera de abejas y aceites esenciales

Beneficios de la cera de abejas

La pomada natural y antiséptica de cera de abejas y aceites naturales es una combinación de ingredientes cuyos efectos destruyen los gérmenes y hongos. El aceite esencial de limón que contiene es un antiviral natural que protege la piel frente a infecciones y enfermedades.

También aporta vitamina E, un antioxidante natural que contribuye a reparar las fibras dañadas que favorece la recuperación de las heridas. Además, gracias a su contenido de aceite esencial de árbol de té, su aplicación calma la irritación y previene posibles complicaciones.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de cera de abeja rallada (45 g)
  • 20 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 10 gotas de aceite esencial de limón
  • 1 taza de aceite de oliva (200 g)
  • ¼ de cucharadita de aceite de vitamina E (1,2 g)
  • ½ cucharadita de aceite del árbol de té (2,5 g)
  • 1 frasco de vidrio oscuro

Quizás te interese leer también: 12 usos medicinales que le puedes dar a la mezcla de canela con miel.

Preparación

  • En una olla a fuego lento, calienta la cera de abeja rallada y deja que se funda.
  • Agrégale los aceites esenciales de lavanda y limón.
  • Retira el producto del fogón.
  • Echa el aceite oliva, el de vitamina E y el del árbol de té y remueve con un utensilio de madera para que todo quede bien mezclado.
  • Antes de que se solidifique, vierte la pomada en un frasco de vidrio oscuro que habrás de esterilizar antes.
  • Déjalo reposar y procede a utilizarlo cuando adquiera la consistencia deseada.
  • Almacénalo en un lugar fresco y seco.
  • Puede durar hasta 4 o 6 meses.

Pomada antiséptica de ajo

Cómo preparar esta pomada revitalizadora

Desde la Antigüedad, el ajo es uno de los antisépticos naturales más utilizados en todo el mundo. Su capacidad para destruir microorganismos dañinos se ha corroborado en numerosas ocasiones. De hecho, en la actualidad se dice que es mejor que algunos medicamentos convencionales.

En esta oportunidad, proponemos aprovechar sus propiedades en una pomada de uso tópico, la cual sirve para curar heridas, combatir hongos, aliviar el acné y controlar los síntomas de las enfermedades virales.

Ingredientes

  • ¼ de taza de aceite coco virgen extra (50 g)
  • ¼ de taza de aceite de oliva virgen extra (50 g)
  • 5 dientes de ajo
  • 1 frasco de vidrio

Preparación

  • Pon el aceite de coco sólido en una olla y llévalo al baño maría para que se derrita.
  • Cuando esté líquido, mézclalo con el aceite de oliva y añade los dientes de ajo machacados.
  • Baja el fuego, deja que la mezcla se consuma durante 3 minutos y retira del fuego.
  • Cuando haya reposado y antes de que se solidifique, vierte la pomada en un frasco de vidrio esterilizado.
  • Aplica la cantidad que consideres necesaria para tratar la herida superficial.

Pomada antiséptica de caléndula

crema natural

La caléndula es una planta conocida por sus potentes efectos antiinflamatorios, antisépticos y cicatrizantes. Sus extractos se utilizan en la elaboración de ungüentos y productos para cuidar de la piel. Contribuye a regenerarla y reducir el riesgo de infecciones.

Si deseas ampliar información, puede leer: Aprende a preparar un jabón natural de caléndula y manzanilla.

Ingredientes

  • ¼ de taza de aceite de oliva extra virgen (50 g)
  • 5 cucharadas de caléndula fresca o seca (50 g)
  • ¼ de taza de cera de abejas (60 g)

Preparación

  • En primer lugar, debes poner a macerar las flores de caléndula en el aceite de oliva, durante 40 días.
  • Para ello, viértelas en un frasco de vidrio oscuro, incorpora el aceite y consérvalas el tiempo indicado.
  • Transcurrido ese tiempo, toma un colador de tela y separa los restos de la caléndula del extracto.
  • A continuación, pon el aceite en un recipiente resistente al calor y ponlo al baño maría durante unos minutos.
  • Incorpora la cera de abejas, remueve con un utensilio de madera y asegúrate de que todo quede bien mezclado.
  • Cuando esté listo, vierte el ungüento en un frasco y déjalo en un lugar fresco hasta que se solidifique.
  • Consérvalo en un lugar oscuro y frío.
  • Puede durar hasta 6 meses.

Estás lista para hacer tus propias pomadas. Pon, entonces, ¡manos a la obra! Es muy fácil y económico.

  • Cecchini, T. (1978). Enciclopedia de las hierbas y de las plantas medicinales. Barcelona: Vecchi.
  • Ferrándiz, V. L. (1974). Medicina vegetal. Villadrau: Cedel.
  • Forés, R. (1997). Atlas de las plantas medicinales y curativas. La salud a través de las plantas. Madrid: Cultural.