Aprende cómo hacer tortillas de harina, caseras y fáciles de preparar

Aunque nos pueda parecer que la manteca le va a dar una consistencia grasosa a las tortillas de maíz, si las elaboramos con aceite el resultado no será el mismo

La tortilla de harina es una parte esencial de muchas cocinas en Latinoamérica y Estados Unidos. Su forma aplanada se prepara sin levadura, lo cual la hace muy parecida al roti de la India.  En la mayoría de los países de Latinoamérica, sobre todo en Centroamérica, se utiliza para preparar varios platillos tradicionales.

En México, la tortilla de harina está muy difundida, mientras que en el centro y sur se acostumbra más comer la tortilla de maíz.

Historia de la tortilla de harina

El origen de la tortilla de harina se encuentra en el siglo XVI durante la conquista. Fueron los conquistadores los que introdujeron el trigo a estos países. Según la historia, en 1542, los españoles no encontraron ingredientes para preparar pan, para lo cual se ha utilizado por siglos.

Los españoles en Sonora empiezan a elaborar lo que se conoce como zaruki, una mezcla de trigo quebrado con agua, lo cual luego dio origen a la tortilla de harina tal y como la conocemos. Debido a lo fácil que era prepararlas, las tortillas de harina fueron parte de la comida de los españoles que exploraban las Californias allá por el año 1769.

Muchos años después aparece en México un platillo que rellena una tortilla de harina con carne.  A este platillo se le llamó burrito. En Estados Unidos a la tortilla de harina se le conoce más por ser el principal componente del tradicional burrito, el cual se vende mucho en ese país.

Valor nutricional de las tortillas de harina

Por los ingredientes que se utilizan para preparar la tortilla de harina, la clasificaremos dentro de los cereales. Una sola ración de esta tortilla tiene un aporte energético de aproximadamente 467 calorías. Para efectos prácticos, una ración es una porción de tortilla de más o menos 200 g de tortilla.

La cantidad de 467 calorías parece mucho, pero en realidad, dentro de los cereales, es la que menos aporte calórico tiene. Por ejemplo, las galletas de arroz aportan 387 calorías por cada cien gramos.  La tortilla de maíz aporta 237 calorías por 100 g, lo cual se considera bajo.

La harina de avena es muy saludable.

Aunque la tortilla se prepara utilizando manteca, esta no hace un aporte significativo al contenido energético. De forma más específica, el aporte nutritivo en 100 g de una tortilla incluye:

  • 7,6 g de grasa
  • 49,3 g de carbohidratos
  • 8,0 g de proteínas

Quizá el aporte que más preocupa a los consumidores es la cantidad de grasas que contiene. No obstante, lo cierto es que no es muy significativo. Cien gramos de tortilla de harina únicamente aporta un 11,7% de la recomendación diaria.

Cómo preparar tortillas de harina

Ahora sí pasamos a la receta para preparar tortillas de harina. Por mucho que odies la manteca, si la sustituyes con aceite, no tendrás el mismo resultado. Las cantidades indicadas nos darán para 24 tortillas.

Ingredientes

  • 1 ½ tazas de harina (180 g)
  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • 2 cucharadas de manteca de cerdo (30 g)
  • 2 cucharaditas de polvo para hornear (10 g)
  • 1 ½ vasos de agua (300 ml)

Modo de preparación

Mezclar ingredientes es de lo más sencillo de esta receta. No obstante, como muy probablemente vayas a descubrir, el secreto esté en el correcto manejo de la masa resultante. Esto determinará al menos la apariencia de la misma.

Trata de mezclar los ingredientes tal y como se dice y adquiere práctica para moldear la masa de las tortillas.

  1. En un tazón, mezcla la harina, la sal y el polvo de hornear.
  2. Luego, incorpora la manteca con los dedos y sigue moviendo hasta que se formen boronas.
  3. Agrega agua y mezcla hasta que la masa se junte.
  4. Espolvorea una superficie con harina de trigo y ahí coloca la masa que has preparado. Comienza a amasar hasta obtener una masa suave y elástica.
  5. Separa la masa en 24 bolitas.
  6. Calienta una sartén para tortillas (comal) a fuego medio alto.
  7. Utiliza un rodillo para aplastar las pelotitas y convertirlas en la forma circular.
  8. Coloca tu tortilla cruda sobre el comal y espera a que se vuelva doradita por ambos lados. Debes darle vuelta antes de que el calor extremo la queme.

Si te sobraron tortillas, guárdalas envueltas en una manta para que mantengan su frescura.  Si la tortilla se expone al ambiente por mucho tiempo, se puede echar a perder.

Atrévete a preparar esas tortillas deliciosas. Comparte tus resultados y si tienes alguna otra forma de hacer las tortillas, no dudes en contárnosla.