Aprende de tus emociones, ¡aquí y ahora!

Raquel Lemos 23 abril, 2017
Todas tus emociones pueden enseñarte algo, tanto las buenas como las malas. No huyas de estas últimas, ya que seguirán ahí cuando te des la vuelta, esperando a que las resuelvas

Aprende de tus emociones para así tener un mayor control sobre las mismas. Porque estas siempre te quieren decir algo, ya sea bueno o malo.

Tendemos a lamentarnos por aquellas emociones negativas que nos abordan y parecen sumirnos en la miseria.

A veces, escapamos de ellas, las ignoramos y evitamos escuchar lo que tienen que enseñarnos.

Hoy descubrirás cómo aprender de tus emociones, sin huir de ellas y descubriendo todo lo que te quieren transmitir.

Conviértete en tu propio traductor

control-emocional

Aprende de tus emociones hoy mismo convirtiéndote en tu propio traductor. Dedícate a buscar el significado de aquello que te está abordando.

Sabes cómo te sientes, los problemas en los que has estado sumergido, por lo que tienes fácil saber cómo interpretar lo que te está sucediendo.

Por ejemplo, imagina que hay dificultades en tu relación de pareja, que desde hace un tiempo no te sientes bien en la misma.

Puede que, al no enfrentar esta situación, sino intentar que se solvente por sí sola, la ansiedad se haya hecho presente en tu día a día.

Cuando indagues en esa emoción, cuando te permitas expresarla, lograrás descifrar la información que tiene para ti.

Aprende de tus emociones para que estas te ayuden a solucionar lo que te ocurre.

No juzgues, solo estáte atento

pensar

A veces, puede que las emociones sean demasiado para ti y no sepas cómo gestionarlas.

Cuando esto suceda puedes salir a dar un paseo o hacer algo de ejercicio para despejarte y verlas con una mayor claridad.

Descubre: ¿Cómo podemos depurar nuestras emociones?

Lo importante en este caso es que no juzgues lo que sientes; tan solo limítate a observar tus emociones para así entender el mensaje que quieren transmitirte.

Para esto ayuda mucho practicar mindfulness o hacer algo de meditación. Y es que cualquiera de estas dos prácticas te permitirán centrarte en el aquí y el ahora y no irte al pasado en un intento insconsciente de juzgar tus sentimientos.

Estar atento a lo que notas en tu cuerpo y permitirle salir te ayudará a descubrir lo que te ocurre y aquello que debes sanar en ti.

Confía en ti y aprende de tus emociones

hombre-con-la-cabeza-en-la-tierra

Cuando te encuentres cara a cara con tus emociones, quizás te sientas abrumado por la cantidad de sensaciones que te van a abordar y que no vas a poder controlar.

Sin embargo, ahora ya sabes cómo poner orden ante todo ese caos: solo tienes que buscar calmar tu mente y aclararla moviéndote y no juzgándote.

A pesar de todo esto, puede que tengas la gran tentación de volver a enterrar la cabeza en el suelo para no ver aquello que te está haciendo sentir cosas nada buenas.

Lee: Confía en el proceso de la vida, estás justo donde debes estar

Ansiedad, miedos, todo esto es algo que no te gusta y de lo que desearás huir. Pero, si lo haces, todo seguirá estando ahí a la espera de que te escuches.

No te desanimes y disponte a aprender de tus emociones, sobre todo de las que menos te gusten. Tienen tanto que enseñarte que ni te lo imaginas.

¿Sabes lo mucho que podrás crecer tras este aprendizaje?

No intentes controlarlo todo

fluir

Quizás cometas el error de intentar controlar por absoluto tus emociones, pero hacerlo te llevará a desear acapararlas y encerrarlas.

¿Sabes qué pasa si actúas así? Que estas, tarde o temprano, explotarán.

Permítete esa inseguridad de que lo más probable es que no puedas controlarlo todo, aunque sí puedes poner cierto orden y redirigir lo que estás sintiendo.

De esta manera, todo fluirá mucho mejor.

Antes de irte no te pierdas: Mejora tu control emocional

Aprende de tus emociones permitiéndote expresarlas y observándolas sin juicios que puedan empañar la información que te están queriendo transmitir.

Tus emociones tienen mucho que enseñarte, así que déjalas que te guíen sin intentar controlarlas, reprimirlas o ignorarlas.

Hacer esto puede tener efectos muy negativos para ti que seguro no quieres experimentar. ¿Estás preparado para aprender de todo lo que tienen que mostrarte?

Gracias a ellas crecerás y te convertirás en una persona llena de experiencias de las que has sabido salir fortalecida.

Deja de darles la espalda y empieza a mirarlas de frente. Es importante ser valiente.

Te puede gustar