Cómo aprender la terapia de las flores de Bach de manera sencilla

Una de las cualidades de las flores de Bach es que no presentan efectos secundarios ni contraindicaciones, por lo que las pueden consumir personas de cualquier edad

Muchos de nosotros tenemos un amigo, familiar o conocido que nos ha hablado de las flores de Bach y lo bien que le han ido para mejorar algún problema emocional.

Estas esencias florales son cada vez más populares gracias a su gran efectividad y a que no implican efectos secundarios para la salud.

Descubre en este artículo cómo aprender las bases de la terapia con flores de Bach para equilibrar el cuerpo, la mente y las emociones de manera natural.

¿Quién fue el doctor Bach?

Quién fue el doctor Bach

Las flores de Bach son las esencias florales que descubrió el doctor Edward Bach, un experto en salud con numerosas titulaciones académicas. Bach era bacteriólogo, médico y patólogo.

Asimismo, destacaba por una gran intuición y por sus ansias de descubrir un método de curación natural. El objetivo era que cada persona lo pudiera hacer en su propio hogar y con su familia de manera sencilla.

Con este objetivo dedicó su vida a la búsqueda, planta por planta, de los remedios adecuados para tratar los diferentes trastornos anímicos más frecuentes.

Entre los años veinte y treinta del siglo pasado, Bach encontró plantas para ayudarnos a superar trastornos como:

  • Miedo
  • Desconfianza
  • Ira
  • Timidez
  • Depresión
  • Aislamiento
  • Apatía

¿Quieres conocer más? Lee: Descubre la relación entre las flores de Bach y los dolores de espalda

¿Qué son las flores de Bach?

Qué son las flores de Bach

Las flores de Bach son 38 esencias florales que se elaboran mediante diferentes métodos (tinturas, infusiones, maceraciones) para extraer las propiedades energéticas de cada planta.

Al tomar estas esencias, sus virtudes curativas actúan a un nivel muy profundo y sutil sobre nuestras emociones, a modo de botiquín emocional.

Su gran ventaja es que no presentan contraindicaciones ni efectos secundarios. Las puede tomar cualquier persona a cualquier edad, incluso mujeres embarazadas o lactantes, bebés o personas enfermas.

¿Cuándo deberíamos tomarlas?

Flores de Bach

Aunque todas las personas tenemos puntos débiles que debemos mejorar según nuestra personalidad, en algunas ocasiones podemos tener algún bloqueo que nos cueste superar más de lo normal.

En este sentido, las flores de Bach pueden ser muy útiles en situaciones de estrés, en etapas de cambio, en momentos de duelo, en depresiones, etc.

Las 38 esencias se dividen en varios grupos. Estos nos pueden ayudar a entender un poco más los ámbitos de tratamiento que abarcan:

  • Miedo: Se relaciona también con pesadillas, fobias, falta de autocontrol o preocupaciones excesivas.
  • Incertidumbre: Incluye la falta de confianza, el desánimo, la depresión o la indecisión.
  • Desinterés: Relacionado con etapas de cansancio, confusión mental, apatía o dificultades de aprendizaje.
  • Soledad: El sentimiento de soledad no siempre se da en personas que están solas. A veces uno puede estar rodeado de sus seres queridos y, no obstante, sentirse solo.
  • Excesiva influencia de los demás: En referencia a personas que no expresan lo que sienten, que no saben poner límites o que tienen dificultades para adaptarse a los cambios.
  • Desánimo y desesperación: Se vincula con estados de autoexigencia, rigidez, culpabilidad, angustia o resentimiento.
  • Preocupación excesiva por los demás: También tiene que ver con cierta intolerancia, chantajes emocionales, nerviosismo, etc.

Para encontrar las flores de Bach específicas que necesitamos, recomendamos consultar con un terapeuta floral o bien estudiarlas una por una.

Visita este artículo: Limpiadores faciales a base de flores

¿Cómo las tomamos?

Cómo las tomamos

  • Las flores de Bach se pueden tomar de manera individual o bien combinarlas. Podemos mezclar hasta un máximo de 7 flores a la vez.
  • Se toman 4 gotas debajo de la lengua, 4 veces al día.
  • El tratamiento debe durar, por lo menos, 21 días. Lo ideal es tener paciencia y seguirlas tomando para ir observando los cambios más profundos que vayamos sintiendo.

Es posible que necesitemos ir modificándolas a medida que avance el tratamiento.

  • Las flores de Bach se preparan con una base de alcohol como conservante. No obstante, también se pueden preservar con vinagre.
  • Podemos conseguir las flores de Bach en herbolarios y farmacias.

El Remedio Rescate

Además de las 38 flores, Bach inventó una única combinación de varias de estas esencias que denominó el Remedio Rescate, a modo de primeros auxilios.

Esta mezcla tiene como objetivo tratar crisis puntuales y, por lo tanto, se usa como solución temporal o momentánea.

Es el complemento ideal para aportar serenidad y normalidad en casos de crisis de nervios, accidentes, enfermedades repentinas, pesadillas, etc.

Te puede gustar