Aprender a vivir, de eso se trata

Raquel Lemos · 24 abril, 2016
La vida es un cambio constante, por lo que nunca dejamos de aprender a vivir. Por eso no debemos agobiarnos con los problemas que, a su manera, también nos enseñan

Para aprender a vivir no hay una asignatura en la escuela. Por eso, a vivir se aprende a base de tropiezos, mediante errores, mediante equivocaciones… ¿Nuestra meta? Ser felices y disfrutar de cada día.

Pero, ¿por qué nos resulta tan difícil?

Te recomendamos: 8 consejos para vivir más feliz

Aprender a vivir implica aceptar

A lo largo de nuestra vida hay algo que nos resulta tremendamente difícil: aceptar. Una aceptación que empieza por nosotros mismos y que debemos llevar a cabo, también, con los demás.

Pero, para aceptar a los demás, primero debes aceptarte a ti mismo, algo que no resulta tan sencillo.

manos-alcazando-mariposas-e1455365534937

Aceptarnos implica querernos y valorarnos con nuestros errores y con nuestros defectos. Aceptar que no somos perfectos, que hemos fracasado alguna vez y que todo ello nos debe ayudar a ser mejores personas y nunca avergonzarnos.

Una vez hecho esto, podemos empezar a aceptar a los demás, algo que resulta mucho más difícil.

Debemos aceptar que las personas entren y salgan de nuestra vida a su entera elección, que nos decepcionen, que nos mientan, que trunquen la confianza que hemos depositado en ellas.

No te pierdas: Consejos para fortalecer la autoconfianza

Todo esto forma parte de la vida, y para aprender a vivir debemos aceptarlo. Si nos negamos, estaremos yendo, de alguna manera, en contra de todo, algo que resultará inútil.

Las cosas seguirán pasando como hasta ahora, porque hay algo que no está de nuestras manos hacer: cambiar a los demás.

Mañana será otro día

Mentiríamos si dijésemos que la vida va a ser todo luz y color, pues la verdad es que habrá muchos momentos de absoluta oscuridad.

Eso sí, aprender a vivir implica también que dejemos de dramatizar, pues a veces vemos las cosas con más problemas de los que en realidad tienen.

mujer-entre-naturaleza

No todo es tan terrible. El gran problema es que nuestras emociones o nuestros sentimientos aumentan ese estado en lo que vemos todo como el fin del mundo.

Seguramente, hay muchas ocasiones en que cuando mires hacia atrás pienses “¡no fue para tanto!”, pero en el momento lo ves todo como algo terrible.

Por todo esto, aprender a vivir también implica no dramatizar en exceso ciertas situaciones por las que pasamos y que, aunque creamos que son el fin del mundo, realmente son cosas pasajeras que más adelante vislumbraremos como una experiencia más.

Lee: Los malos días vienen solos, los buenos hay que salir a buscarlos

¿Qué te recomendamos? Que disfrutes del presente, tanto de las cosas positivas como negativas y, sobre todo, que aprendas a vivir con todas ellas.

Las malas épocas también son beneficiosas, son un momento de inflexión para plantearnos nuestra vida y redirigirla. No es el fin del mundo: es el inicio de un nuevo camino.

Disfruta y valora

Otra de las cosas más importantes que debemos hacer para aprender a vivir es disfrutar del momento y valorar más todo lo que ahora tenemos.

El tiempo pasa rápido y estamos tan centrados en eso que no disfrutamos plenamente de la vida. ¡Un gran error!

beautiful-cool-cute-fashion-girl-Favim.com-429908

Esto no quiere decir que dejemos de lado nuestras obligaciones, porque es cierto que tenemos que trabajar, que tenemos responsabilidades y que una gran parte de nuestro tiempo está “ocupada”.

Pero, todos los días, dedícate un momento, por pequeño que sea.

Piensa que, realmente, no es que no tengamos tiempo sino que no sabemos organizarnos bien. La pereza y el caos en el que a veces estamos sumergidos hacen que perdamos tiempo y que lo malgastemos en vez de disfrutarlo.

¿Empezarás hoy a sacar un poco de tiempo para ti? Haz algo que te guste cada día: dedícale ese tiempo libre a tus hijos, da un paseo, relájate, disfruta con un pasatiempo… pero no permitas que los días pasen uno tras otro, convirtiéndose en un sinsentido.

Antes de irte debes descubrir: Ya no voy a perder más tiempo en lo que me hace daño

large-114

Como has podido ver, aprender a vivir es un proceso que nos llevará toda la vida, pues nunca dejaremos de aprender. Además, hay cosas que iremos descubriendo con el paso de los años debido a las experiencias vividas.

La vida es algo hermoso porque, aunque haya momentos de oscuridad, hay también muchos de claridad.

Disfruta de cada día y sigue aprendiendo sobre la vida que, continuamente, nos está enseñando.

¿Qué es lo más valioso que has aprendido últimamente?