Aprosodia, cuando mis palabras carecen de emoción

Raquel Lemos · 7 marzo, 2018
La persona con aprosodia puede presentar dificultad para entender el lenguaje paralingüístico. También le puede costar emitir o procesar las emociones que acompañan al mensaje oral

La aprosodia es una alteración de los diversos mecanismos que tenemos para comunicarnos. Cuando la sufrimos, nuestras palabras carecen de tono, de ritmo y parecen no expresar emoción alguna.

Es necesario mencionar que esto no sucede de un día para otro porque sí, sino que la aprosodia es consecuencia de lesiones cerebrales. En algunos casos, también puede aparecer si la persona está diagnosticada con autismo.

Voz monótona y neutra

Hombre en silla de ruedas con aprosodia

Si hay algo que nos puede llamar la atención cuando estamos ante una persona que sufre aprosodia es que su voz es monótona y neutra.

Imaginemos que estamos hablando con un robot. Pues algo similar ocurre cuando nos comunicamos con alguien con aprosodia.

Lee: El autismo o trastorno del espectro autista

Aunque en nuestra vida diaria no le demos importancia a los elementos paralingüísticos que acompañan a nuestro lenguaje, nos damos cuenta de que son muy necesarios cuando nos comunicamos con alguien que presenta este tipo de problema.

De repente, la comunicación no fluye, cuesta mucho que nos podamos entender y que se genere una conversación “inteligible”. No existe ritmo, ni siquiera se respetan los tiempo de habla. La comunicación se vuelve un verdadero caos.

Las causas de la aprosodia

Lesión cerebral

Como bien mencionamos al principio, la aprosodia puede estar presente en las personas con autismo o, también, generarse debido a una lesión cerebral. Un ejemplo puede ser sufrir una afasia.

La afasia es una lesión cerebral que provoca dificultades para hablar. Tras un accidente o si nos damos con la sien contra una superficie puntiaguda, puede que se presente una afasia.

En las afasias existen dos tipos, afasia de Broca y afasia de Wernicke, dos áreas del cerebro que coinciden con las que pueden producir aprosodia. Estas áreas se encuentran situadas en el hemisferio derecho del cerebro y están vinculadas al lenguaje.

Descubre: Afasia progresiva primaria

Sin embargo, la aprosodia también puede aparecer tras un derrame cerebral o ictus. También se asocia a enfermedades como el alzhéimer y el párkinson, que provocan un importante deterioro cognitivo.

Asimismo, también se ha establecido cierta relación entre la aprosodia y la esquizofrenia.

Los tipos de aprosodia que existen

Podemos hablar de dos tipos de aprosodia, pues un tercer tipo abarcaría el conjunto de los dos de los que vamos a hablar. Al primero de ellos podríamos denominarlo aprosodia comprensiva y, al segundo, expresiva.

1. Aprosodia comprensiva

Este primer tipo de aprosodia hace referencia a las dificultades de comprensión que tienen las personas que la sufren para entender y, también, procesar los elementos paralingüísticos en las demás personas.

  • Para este tipo de personas es sumamente complicado procesar la entonación, el ritmo y el tono de voz de la persona con la que están interactuando.

Lee: Cómo superar las barreras de comunicación

2. Aprosodia expresiva

Problemas de comunicación

Este segundo tipo, hace referencia a la expresión y las dificultades que la persona que sufre aprosodia tiene para comunicarse de manera eficaz.

Debido a su voz monótona, falta de entonación, tono y emoción, el mensaje que pretende emitir no llega a su destinatario de una manera correcta.

No obstante, hay que tener en cuenta que en este segundo tipo podemos encontrarnos con límites físicos que imposibiliten esa correcta expresión del mensaje.

Dependiendo del tipo de lesión cerebral con el que nos encontremos podemos manifestar rigidez, parálisis o una dificultad para emitir gestos faciales.

Antes de irte no te pierdas: Los golpes leves también pueden dañar el cerebro

  • Si bien las lesiones en el cerebro son difíciles de solucionar y problemas como el autismo o la esquizofrenia también presenten sus propias dificultades, existen métodos que ayudan a lograr un significativo avance en las personas que sufren aprosodia.
  • A través de profesionales como los logopedas, que pueden llevar a cabo herramientas de imitación y un trabajo exhaustivo sobre la expresión emocional, se pueden lograr grandes avances.

A continuación, vamos a dejaros un vídeo sobre un ejercicio que se realiza con una persona que sufre aprosodia. La técnica utilizada es la de la imitación. En el vídeo podemos apreciar las dificultades que se tienen ante este problema:

Un buen tratamiento, llevado a cabo con constancia, puede conseguir que la persona comprenda lo que le ocurre y se implique más en su recuperación para así avanzar de manera más rápida.