Arándanos: muy recomendados, pero ¿eficaces?

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Los arándanos son frutas que podemos incluir en una dieta equilibrada para poder brindarle al organismo variedad y todos los nutrientes que necesita para funcionar correctamente. Ahora bien, los arándanos no son un sustituto de la quimioterapia ni una solución contra las enfermedades urinarias.

Los arándanos son alimentos muy recomendados tanto para prevenir como tratar infecciones urinarias, mejorar la salud del sistema cardiovascular y otras cuestiones. Ahora bien, ¿realmente son tan eficaces como parece señalar la sabiduría popular? ¿Podría un puñado de estos frutos, protegernos de enfermedades y mejorar nuestra salud?

Se les han atribuido propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas y se han exagerado el alcance de sus nutrientes, a tal punto que se ha llegado a afirmar erróneamente que el consumo de arándanos podría ser hasta más beneficioso que la quimioterapia.

Para despejar algunas dudas y resolver inquietudes, a continuación haremos una revisión de los arándanos, con base científica.

¿Qué se sabe realmente de los arándanos?

Los arándanos son frutas ricas en fibra vitamina C (que tiene acción antioxidante) y otros nutrientes como: potasio, hierro y calcio (que cumplen diversas funciones en el organismo). También contienen una gran variedad de fitonutrientes, como son los proantocianidinas, ácidos fenólicos, antocianinas, triterpenoides y flavonoides.

Su contenido en proantocianidinas es lo que ha hecho que estos frutos se hayan hecho tan populares como supuestos protectores de infecciones urinarias y, en concreto, la adhesión de la bacteria Escherichia coli. Sin embargo, la evidencia que han arrojado los estudios realizados indican que es necesario profundizar en en este aspecto, ya que los resultados de las muestras infantiles distan mucho de coincidir con las muestras en adultos. 

De la misma forma, el tamaño de dichas muestras es insuficiente para determinar la validez de los arándanos en el tratamiento de las infecciones urinarias.

En conclusión, desde el punto de vista científico, la información que se tiene no es suficiente. Por lo tanto, no se puede acreditar estos frutos como válidos para tratar las infecciones urinarias. 

Ahora, si bien es cierto que incluir arándanos y otras frutas en una alimentación equilibrada puede contribuir a mantener un buen estado de salud, hay que tener siempre presente que ningún alimento, hierba o preparado constituye una solución mágica para lograr bienestar o protección contra enfermedades, por muchos antioxidantes que se crea que tengan.

Para prevenir o tratar las infecciones urinarias, lo más adecuado es apoyarse en un estilo de vida saludable.

Te interesa: ¿Es saludable consumir el zumo de naranja?

Mitos acerca de los beneficios del consumo de arándanos

El consumo de arándanos (enteros, en zumo, en batidos, etcétera):

  • NO «potencia», refuerza ni mejora las funciones del sistema inmunitario ni ayudan a prevenir resfriados, catarros ni la gripe. Aunque según diversos estudios es un alimento muy rico en antioxidantes, no existen evidencias científicas que avalen su supuesta labor protectora ante estas enfermedades.
  • Tampoco «combate» la cistitis. Para ello, lo más adecuado es seguir el tratamiento con antibióticos pautado por el médico, beber abundante agua y mantener buenos hábitos de vida.
  • Definitivamente, los arándanos NO son un sustituto para la quimioterapia. Aunque múltiples investigaciones afirman que podría neutralizar nitritos y acelerar e incrementar la síntesis de proteínas conectivas, la vitamina C no es una alternativa válida a ningún tipo de tratamiento oncológico.
  • NO ayudan a «eliminar toxinas«.

Descubre: ¿Cuáles son los nutrientes adecuados para el crecimiento del músculo?

En conclusión…

Tomar un puñado de arándanos al día o con cierta regularidad no va a protegerte de las infecciones urinarias y, en caso de que tengas alguna, tampoco va a ayudarte a mejorar el cuadro. Ten en cuenta que lo que resulta más conveniente es apoyarse siempre en un estilo de vida saludable y seguir las instrucciones del médico. 

  • Basu A, Du M, Leyva MJ, Sanchez K, Betts NM, Wu M, Lyons TJ. Blueberries Decrease Cardiovascular Risk Factors in Obese Men and Women with Metabolic Syndrome. The Journal of Nutrition 2010; 140 (9): 1582-1587. Available at: https://doi.org/10.3945/jn.110.124701. Accessed 01/24, 2019.
  • Jiménez-Bonilla V, Abdelnour-Esquivel A (2012). Identificación y valor nutricional de algunos materiales nativos de arándano (Vaccinium spp). Tecnología En Marcha 2012; 26 (2): 3–8. Available at: http://www.blueberrieschile.cl/wp-content/uploads/2015/11/pdf_32.pdf. Accessed 01/24, 2019.
  • Neto CC. Cranberry and blueberry: evidence for protective effects against cancer and vascular diseases. Molecular Nutrition & Food Research 2007; 51 (6): 652-664. Available at: https://doi.org/10.1002/mnfr.200600279. Accessed 01/24, 2019.
  • Pappas, E & Schaich, Karen. (2009). Phytochemicals of Cranberries and Cranberry Products: Characterization, Potential Health Effects, and Processing Stability. Critical reviews in food science and nutrition. 49. 741-81. 10.1080/10408390802145377.