Propiedades del árnica para tratar los dolores de manera natural

Es probable que al sentir algunos dolores, hinchazones y moretones en el cuerpo empieces a buscar una forma de solucionarlos. Por lo general, buscamos alternativas químicas que suelen ser costosas y que no ofrecen muy buenos resultados a la hora de tratar este tipo de problemas.

Para esto debes saber que la naturaleza ofrece plantas muy beneficiosas y curativas, como por ejemplo el árnica. Esta flor será de gran ayuda para tratar los dolores de forma eficaz, segura y con resultados asombrosos.

A continuación vamos a hablar de las propiedades que tiene el árnica para tratar este tipo de problemas; esta planta es una de las más conocidas por sus beneficios analgésicos y antiinflamatorios. Estas virtudes son de mucha ayuda para el tratamiento de heridas, magulladuras y tensión muscular, entre otros.

Propiedades y usos del árnica

Las propiedades del árnica se basan en su poder antiinflamatorio, descongestionante y astringente. Se consume o aplica para tratar problemas de artritis, úlceras de estómago,  irritación de la garganta y curación de quemaduras.  Sin embargo, lo más recomendado es usarla solo a nivel externo, porque al ingerirla puede causar intoxicación debido a sus componentes.

Estos son algunos de los usos que tiene el árnica para tratar los dolores externos:

  • Golpes o contusiones: Disminuye a nivel significativo el dolor y previene la aparición de hematomas.
  • Desgarros o distensiones y dolores musculares: En este caso ayuda a aliviar el dolor y evita inflamaciones.
  • Artritis reumatoide: Calma el dolor, reduce las inflamaciones y es un buen tratamiento para aliviar los síntomas que produce esta enfermedad.
  • Congelaciones o ampollas: Los valores antiinflamatorios y antibacterianos evitarán una infección y aliviaran la sensación de dolor.
  • Moretones en los ojos: Una crema de árnica o su uso en compresas ayuda a disminuir los moretones en los ojos causados por algún golpe.
  • Postcirugía: Reduce la inflamación y el dolor después de una cirugía.

¿Cómo debes emplear el árnica para tratar los dolores?

Dolores que podemos tratar con árnica

Por lo general, los beneficios del árnica se obtienen después de extraer una tintura que se obtiene de ella; dicha tintura es la misma que se utiliza en la preparación de cremas y ungüento. Estos se encuentran con facilidad en el mercado.

Extraer la tintura es muy sencillo y lo puedes hacer en casa para aliviar dolores y heridas. Es importante que recuerdes que solo es de uso externo y que no debes usarla en el interior de las heridas porque puede causar irritación.

Tintura de árnica

  • Para empezar a extraer la tintura de árnica tendrás que triturar la árnica y por cada 5 partes de la misma, deberás añadir 1 de alcohol de 70 grados. Una vez lo hagas tendrás que macerar durante 5 días y luego al filtrar tendrás como resultado la tintura de árnica.
  • Para usar el árnica en los diferentes tipos de heridas, se recomienda diluir la tintura en agua tibia y con ella hacer compresas.
  • Una vez se termine con el tratamiento de árnica se debe guardar la tintura a temperatura ambiente. Las temperaturas muy frías o muy calientes la pueden ir dañando y esto hará que tenga menos efectividad.
  • Vuelve a realizar las compresas al día siguiente. Ser constante con el tratamiento dará buenos resultados curando más rápido los dolores hasta aliviarlos por completo.

Esta misma tintura es la que se utiliza en los ungüentos que ofrecen en las tiendas naturales. Por lo general estos ungüentos se usan para hacer masajes y aliviar el dolor en heridas inflamadas, dolor muscular, moretones, entre otros. En el caso de los ungüentos, la aplicación puede ser tan seguida como sea necesario. De hecho, la piel lo absorbe a un ritmo adecuado y esto  le dará la sensación de alivio.

Ungüento con árnica para los dolores

Advertencias del uso del árnica

El uso del árnica es muy beneficioso para aliviar los dolores. No obstante, en algunas ocasiones puede generar efectos secundarios en la persona.

  • Suspende el uso del árnica si sufres de irritación o eczema sobre la piel donde ha sido aplicada. Esto puede llegar a ocurrir con su uso prolongado.
  • No vuelvas a utilizar árnica hasta que la irritación haya sanado por completo.
  • Empieza aplicando árnica en pequeñas áreas de la piel para comprobar que no eres alérgico a esta planta.