Arras en el matrimonio: ¿qué son?

Ángel Rodríguez · 24 febrero, 2019
Uno de los momentos más importantes de una boda es la entrega de arras, pero su significado actual es muy diferente al que tuvo en sus inicios. Sigue leyendo para conocer su historia y su tradición.

Las bodas están llenas de símbolos que representan promesas, deseos, unión y entrega. Uno de ellos son las arras, consideradas como una representación de la prosperidad material y espiritual de la pareja.

Las arras están llenas de sentimientos y significados que van más allá del simple acto de entregar unas monedas. Por medio de las arras el hombre transfiere sus riquezas a la mujer y ella retorna esas dávidas. Además, la realización de este acto recibe la bendición sacerdotal de la unión y la descendencia.

Así como el anillo simboliza la alianza, las arras representan el acto de compartir todo de ahora en adelante. «Lo mío es tuyo y lo tuyo es mío». La prosperidad es compartida. También son un deseo de abundancia para el futuro.

¿Qué son las arras?

Pareja de la mano
Las arras representan la unión material de la pareja. «Lo tuyo es mío y lo mío es tuyo».

Las arras son trece monedas, 12 de oro y una de plata, que un niño lleva al altar en una cesta o bandeja. Tras la ceremonia de los anillos, los padrinos se las dan al novio para que las entregue a la novia.

Generalmente son un regalo de la madrina de bodas al novio, pero esto es una tradición más moderna.

Hay también quienes buscan símbolos diferentes a las monedas, como joyas, flores o una vela. En algunos casos las parejas escogen monedas de un país diferente que tiene un significado especial para ellos, bien porque ahí están sus orígenes familiares o ahí vivirán en el futuro.

También se pueden entregar las arras en los matrimonios civiles, aunque, en este caso, sin la bendición de un sacerdote.

Te puede interesar: 15 cosa que no pueden faltar en una boda

¿Cómo es la entrega de las arras?

Después del intercambio de anillos, el sacerdote bendice la arras y el novio las entrega a la novia con estas palabras: “Recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir”.

Posteriormente la novia se las entrega al novio con las mismas palabras y, finalmente, el sacerdote bendice a la pareja y su bienes.

El lejano origen de las arras

La palabra arras tiene un largo camino de evolución que comienza en la época paleolítica de los sirios. En aquel entonces, 1400 AC, el «Erabatu» consistía en las tasas impositivas que pagaban las familias. La palabra evolucionó al griego «Arrabón», que era una prenda que se dejaba como garantía en las compras.

En la época del imperio romano lo conocían inicialmente como «Arrhabo». En los texto de Plauto, en el Siglo II AC, el Arrhabo era una promesa de pago que se depositaba también como garantía. Más tarde Gayo Plinio, procurador de Roma del 70 al 72 AD, ya usaba la palabra Arra, cuando se refería a las garantías de negocios.

También en la Roma antigua la palabra Arrabón se usaba en el argot de los proxenetas, para nombrar el pago que recibían a cambio de los favores de las prostitutas que estaban bajo su control.

Las arras en la Edad Media

Mano colocando monedas apiladas
Durante la Edad Media, el matrimonio se firmaba como una compra-venta aportando una dote.

El arra se mantuvo como un término comercial durante la alta Edad Media en la España de los visigodos. Entonces se usaba el término en los contratos de compra y venta para nombrar el depósito que el comprador dejaba como garantía previa a la compra.

Dentro de esos contratos comerciales se encontraba también los que se hacían entre el padre de la novia y el novio para la transferencia de la hija a su futuro esposo.

Y es que a principios de la Edad Media, el matrimonio era un acuerdo jurídico-comercial plasmado en un contrato. El padre de la novia acordaba ceder la patria potestad de su hija al pretendiente a cambio de la entrega de una dote.

Ese documento se llamada Desponsiato (de donde surgió la palabra esponsales). Paralelamente, se firmaba el Acta de Arras en la que se especificaban los bienes que eran transferidos a la novia. Esto se hacía sin el consentimiento de la mujer, generalmente menor de edad. Muchas veces los futuros esposos tampoco se conocían.

Mucho después del contrato de Desponsiato y al Acta de Arras, cuando la mujer llegaba a la edad de procrear, se celebraban las fiestas de las Bodas. Con el tiempo esta ceremonia se convirtió en un acto religioso gracias a la influencia de la iglesia. En ese momento las arras se mantuvieron como parte de la tradición.

Lee también: ¿Cómo elegir la mejor temporada para la boda?

El origen religioso de las Arras

En la tradición de la iglesia católica, las arras provienen del Antiguo Testamento. Abraham le envió a Rebeca vasos de oro, vestidos y unas Arracadas de Oro (pendientes), como señal del matrimonio que contraería con su hijo Isaac, según cuenta el Génesis.

Por eso, en la bodas el sacerdote dice: “Dios omnipresente que ordenaste a Abraham, tu siervo, destinar la arras a Isaac y Rebeca como señal del santo matrimonio”.

Por qué son 13 arras

No está claro el origen de las 13 arras.  La «Cartilla de Prelados y Sacerdotes» del Siglo XIX dice que el número está implícito en el Antiguo Testamento. La explicación es que Jacob, hijo de Isaac y nieto de Abraham, tuvo 12 hijos que fundaron las 12 tribus de Israel. Por lo tanto, el 13 es 12 más uno, que es Dios.

Otros creen que proviene de la tradición árabe. Es una moneda por cada mes del año, más una de bronce para los pobres para repartir la abundancia.

Escoge bien tus arras

Pareja intercambiando arras
A pesar de la tradición, también puedes escoger una opción más personal y representativa de vuestros valores.

Ahora que conoces a fondo todo sobre las arras, ya sabes que son una parte muy importante de una boda. Por eso escógelas bien y dales un significado especial. La mayoría de las joyerías tienen arras de diferentes tipos, pero también puedes ser original y que represente tus valores.

  • Lexicon Philologicum præcipue etymologicum et sacrum. Matthia MArtinio.(1655).Digitalizado por Google.
  • Las Arras en el derecho espanol medieval. Alfonso Otero Valencia. (1955). Dialnet.Unirrioja.
  • El por qué de todas las ceremonias de la iglesia y sus misterios. Cartilla de prelados y sacerdotes. Antonio Lobera y Abio. (1846). Pag. 489-450.
  • Área de Liturgia: Rituales: Matrimonio. Parroquia Asunción de Nuestra Señora de Torrent.